Aslaug de Vikingos: ¿Odio merecido o machismo latente?


¡Gracias a Odín, nuestros Vikingos están al llegar! Sí, la segunda mitad de la cuarta temporada se acerca y con ello quiero abrir un debate que me ha estado inquietando desde hace algún tiempo. Y es que yo he sido de esas personas tardías que se ha visto las cuatro temporadas en los últimos meses, así que tengo este tema bastante candente. Antes de nada quiero aclarar que Aslaug no es uno de mis personajes favoritos y que este artículo no será una defensa ciega y sin fundamentos de una persona que adora a un personaje, lo único que pretendo es analizar la opinión de un sector del fandom acerca de Aslaug, su juicio contra ella y si la vara de medir es la misma que para otros. Os invito a quedaros conmigo sea cual sea vuestra opinión ahora mismo y así poder debatir en la sección de comentarios sobre los aspectos que queráis, ¡yo encantada! Y sin más, ¡vamos a ello!



(A partir de aquí, SPOILERS)



Debemos empezar por el principio para entender por qué el personaje entró con un traspié a los ojos de los espectadores, en una de las salidas de Ragnar, éste se queda prendado de ella casi nada más verla, no sólo por su belleza, también por su ingenio. Y es que sí, Aslaug al comienzo gozaba de una picaresca que ha ido perdiendo, pero recordaréis aquella escena en la que se presenta ante todos con una red como vestuario, comiendo una manzana y con un perro de acompañante, y es que a Ragnar no le importaba si estaba vestida o desnuda, hambrienta o saciada, acompañada o no y ella se las arregló para aparecer ni de una cosa ni de la otra. Aquí tenemos el primer punto polémico, porque parece ser que a quién debemos culpar por la ruptura de Lagertha y Ragnar es a Aslaug, cosa que no entiendo muy bien. Sí, todos adorábamos a la pareja del comienzo de la serie y más aún, todos queremos a Lagertha y fue doloroso verla partir con el corazón roto, pero ¿debemos echarle toda la responsabilidad a la nueva mujer? En todo caso fue egoísta al meterse entre dos personas, nada más. Supo lo que quería y fue a por ello, no conocía a Lagertha y no le importaba, me parece lícito y más tratándose de la época en la que se desarrolla la serie donde todo vale y permitidme decir que no lo tuvo difícil, Ragnar se ofreció en bandeja de plata. El verdadero culpable, si queremos hacer eso de señalar con el dedo, es él (creo que no hay discusión aquí). Aun así, Aslaug entró con el pie izquierdo en el fandom de la serie y eso todos lo sabemos.


La parte peliaguda viene ahora. Para poneros en situación he de decir que suelo comentar la serie por distintas redes sociales, de ahí que me haya decidido a hacer este artículo. Por esos lugares me he encontrado opiniones sobre Aslaug bastante fuertes y machistas, llamándola de todo y donde lo más suave era leer “sueltecilla”, odiándola a más no poder. Y yo me pregunto, ¿qué ha hecho esta mujer que no hayan hecho los demás? ¿Qué actos deplorables se merecen un juicio tan duro? Ya os lo digo yo: nada y ninguno. Y esto no quiere decir que no se haya portado mal, quiere decir que en esta serie la mayoría tienen cargas muy pesadas con las que lidiar, errores y actos mezquinos que en su día creyeron conveniente, en esta serie vemos matanzas y traiciones, personajes fríos y duros con sus propósitos personales… ¿es Aslaug la peor de todos? Para cierto sector del fandom parece que sí, ¡y ojo! podemos no normalizar todas las escabechinas éticas que hacen los protagonistas, pero entonces, hay que medirlos a todos con la misma vara moral, cosa que no se hace, echando a Aslaug por tierra e insultándola con obscenidades cuando el mismo protagonista ha hecho esas mismas cosas y más y a él se le ríen las gracias. Alucinante. 



Repasando la trayectoria de Aslaug, podemos ver que es una mujer que pese a lo que parece, tiene la autoestima bastante baja, quizás no al comienzo, pero sí en su desarrollo. Todo esto viene a consecuencia de un matrimonio sin amor y un marido que no la hace sentir querida. Ella necesita que la amen, que le presten atención, anhela ese Ragnar del principio que fue desapareciendo. Con esta situación, su orgullo se ha visto herido, se ha sentido abandonada y traicionada, un objeto con el único fin de traer bebés al mundo para su querido Rey que pasa más tiempo de viajes que estando con ella, que cuando regresa de ellos apenas la mira. ¿Es tan difícil de entender que una mujer se sienta herida y mal consigo misma al estar en una situación así? ¿No es parece un ejemplo muy representativo de muchas realidades actuales? Y con todo esto no quiero desprestigiar a Ragnar, siempre he tenido claro la época en la que se centra la serie y sé contextualizar este tipo de tramas, lo único que quiero recalcar es que los sentimientos y las emociones no conocen épocas y que Aslaug se ha sentido repudiada y no bien tratada por su marido, quién le deja claro en bastantes ocasiones que no la quiere. ¿Quién tiene la culpa? No lo sé, ni si quiera sé si alguien es culpable, sólo planteo los hechos. 


Muchos pensaréis, “ella se lo ha buscado”, bueno, dos no tienen cuatro hijos si uno no quiere, dos no se casan si uno no quiere... Y así un largo etc. Ambas partes saben por qué están juntas y Aslaug no tiene por qué salir huyendo y abandonar a sus hijos y todo lo que ha conseguido, ¿verdad? Es la Reina y está en su derecho de quedarse en su trono. Y ahora entramos en la parte que más tristeza me da de todo este asunto: los dos guantazos que Ragnar le suelta en la cara. Vuelvo a repetir, sé contextualizar los hechos en las series, sé que es una trama vikinga y sé la época en la que están, hasta aquí todo claro. Lo que no quería saber y me he dado cuenta, es que parte de la sociedad actual sigue juzgando a la mujer con una vara mucho más alta que a los hombres, atacándonos de manera más agresiva por actos que hacen ambas partes, me explico.

Llega un punto en el matrimonio en el que ambos incluso sienten asco y animadversión por el otro, sobre todo Aslaug, como he dicho, vive como si no tuviera marido, ausente física y emocionalmente. En una de las escapadas, Ragnar mantiene relaciones sexuales con otra mujer y Aslaug hace lo propio con otro hombre. Cuál es mi sorpresa al descubrir en los comentarios de los espectadores que ella era la “sueltecilla” (y demás adjetivos que me ahorro), que se merecía los tortazos por mala mujer y que pobre Ragnar, al que le ha tocado estar con semejante “bicho”. No sabía cómo reaccionar, simplemente pensaba que ojalá esto no fuera representativo de la mayoría de los fans de la serie y creo que no lo es, pero necesitaba expresarme. ¿Se merece que la peguen por mala mujer? Es increíble cómo aun hoy en día tenemos que leer este tipo de comentarios, donde se aplaude la violencia de género por no cumplir tu papel de esposa y donde se aplaude la violencia por ser “mala persona”, sin más. ¿Dónde vamos a llegar? Lo curioso es que Ragnar, haciendo lo mismo que ella, salió impugne de todo juicio moral e incluso era un machote por triunfar en cada sitio que iba, muy bonito todo. 


Otro de los puntos a recalcar es la comparativa constante con Lagertha, creo que no tiene sentido. Adoro a nuestra vikinga, es fuerte, valiente e íntegra. Pero esto no quiere decir que todas debamos ser como ella para que se nos respete. Sí, fue lo suficientemente fuerte para marcharse cuando le rompieron el corazón y rehacerse a sí misma, volverse fría y mirar sólo por ella, por encima de todos y aun así, mantener esa emotividad que la caracteriza. Es un personaje de diez y esto no significa que Aslaug sea peor mujer, no significa que no deba ser respetada por no saber lidiar con sus conflictos emocionales o por no ser lo suficientemente fuerte para controlar su dolor. Aslaug es una mujer más vanidosa y narcisista, que tiene otras prioridades y necesidades y esto te puede gustar más o menos, pero me parece injusto insultarla por ello. No todas las mujeres en la pequeña pantalla deben ser ejemplos perfectos de personas valientes y honorables, fuertes y emotivas, porque no es la realidad, hay que aceptarlo. Las inseguridades, la malicia, el sufrimiento, la codicia, el resentimiento… todo esto forma parte de la naturaleza humana y Aslaug hasta donde yo sé, lo es. 


Para terminar, otro tema polémico es la muerte de Siggy, la hija de Björn, la cual estaba a cargo de Aslaug. Lo primero de todo, ¿quiénes son los principales responsables de esa niña? Sus padres. ¿Dónde están ellos? Su madre la abandonó y su padre apenas la mira. Creo que si debemos culpar a alguien por lo que pasó, primero es a ellos, y sobre todo Björn, que lo adoro, pero ha evadido totalmente la responsabilidad de criar y estar con su hija aun viviendo en el mismo sitio, a sabiendas que Aslaug no se encontraba bien del todo en los últimos momentos. Tampoco voy a negar que la culpa directa de la muerte de la niña es ella, porque sí, estaba a su cargo, pero ¿por qué medimos sus actos más duramente que a los demás? Todos han hecho cosas deleznables, no vengamos con la hipocresía y la falsa moralidad con este tema. Por otro lado, ya sabemos que siempre que aparece Harbard algún niño va al hoyo, pero parece que de este punto nadie quiere acordarse. 


Es cierto que ella sonríe cuando conoce la noticia de que Siggy ha muerto, y obviamente esto está mal, pero una vez más quiero apelar a la empatía que creo que todos tenemos. Esta mujer es el resultado del dolor que ha sufrido, no ha sabido recomponerse y evitar el anhelo de ser querida por alguien, necesitada por alguien. De ahí que cuando se entera de que su amante la engaña, monte en cólera, un ataque de histeria reflejo de lo dañada que está, porque sólo quiere que la valoren y la amen, sin mentiras, con sinceridad. Está rota y corrompida, dejándose llevar por el único ser que siempre la ha necesitado, su ya oscuro hijo Ivar. Su odio y resentimiento hacia Ragnar están definiendo al personaje, invadida por ellos, esperando el momento de ser ella la Reina sin aguantar a un marido al que ya no quiere y que no la quiere. Y sus años ha tenido para disfrutar de su soledad en su trono, no puedo decir que no me alegre. 


Y hasta aquí mi reflexión de esta semana. Sé que muchos no estaréis de acuerdo conmigo y que este tema es bastante polémico, igualmente os invito a comentar aquí abajo y así poder debatir sanamente. Simplemente resaltar que he aprendido a valorar a los personajes grises y rotos, que actúan con esa ira que a veces ni entienden, aquellos que son menos queridos y a los que no se les comprende. Y desde aquí quiero hacer un ¡hurra! por todos estos personajes femeninos que no son ejemplos perfectos e idílicos. Basta de usar una vara de medir machista y arcaica cuando se trata de la sexualidad o los deberes maritales de la mujer, todos estamos en igualdad, ergo, juzgad por igual si es que queréis hacerlo, o mejor, intentad poneros en la piel de cada persona sin distinción de género.

¡Hasta la próxima! Y recordad… "A Viking never gives up on his revenge. This is who we are."

Como siempre, os dejo aquí mi Twitter para cualquier comentario o sugerencia María

*Publicidad
http://www.paraisofriki.info/

COMENTARIOS