Review Once upon a time 6x04- "Strange case"


Continuamos avanzando con la sexta temporada de Once upon a time, y este cuarto episodio, “Strange case”, ya indicaba con su título en quien iba a centrarse. Efectivamente, el protagonismo esta semana ha ido a parar al Doctor Jekyll y a Mr. Hyde.

La nueva alianza entre Hyde y la evil queen ha empezado a surtir efecto. Si bien Rumpel hizo un trato con la reina para que esta no pudiera hacerle daño a Bella, Hyde en teoría está libre de hacerlo, con la salvedad de que Rumpel no puede cargarse a la otra mitad de Jekyll debido a un hechizo de protección. Así pues, el oscuro se suma a la lista de interesados en que Jekyll reproduzca el suero. Parece claro que Hyde busca vengarse de Rumpel, y en el flashback vemos por qué.

Con la intención de eliminar los sentimientos que estaban naciendo en él hacia Bella, Rumpel se persona ante Jekyll, que en ese momento se encuentra trabajando en un suero con el que controlar a la bestia oscura que todos llevamos dentro. Le falta poco para completarlo, pero tampoco recibe el respaldo académico que necesita de parte del padre de Mary, su amiga y objeto de deseo. Rumpel aparece entonces para ayudarle a terminar el suero y para animarle a probarlo. Jekyll, con la personalidad de Hyde, se planta en una fiesta y chantajeando al padre de Mary, consigue la pertenencia académica que tanto buscaba.

Tras el éxito de esta prueba, Rumpel insta a Jekyll a realizar otra. Y en esta ocasión, Hyde se cruza con una Mary que se siente atraída por él y acaban pasando la noche juntos. Claro, cuando la mujer se despierta a la mañana siguiente en la cama con Jekyll, se sorprende. Al doctor le acaba dando un arrebato y, en un forcejeo, Mary acaba matándose cayéndose por la ventana. Tras esto, Rumpel acaba desterrando a Jekyll (y Hyde) a la tierra de las historias no contadas.

En Storybrooke, Hyde y la evil queen atacan el laboratorio de Jekyll, llevándose el suero. Aunque Jekyll, en previsión de que algo así pudiera ocurrir, se había guardado un pequeño vial. Rumpel, que tiene como objetivo proteger a Bella, no duda en llevarse el suero por la fuerza e impregnar con él la daga del oscuro para acabar con la vida de Hyde. Sin embargo, cuando le asesta la puñalada, el resultado no es el esperado. Y es que Hyde se adelanta a su mitad y ha cambiado los viales, permaneciendo vivo y con la daga. Con ella, lleva a Rumpel hasta el muelle del Jolly Roger y le obliga a presenciar, sin poder hacer nada, lo que va a ocurrir. Y es que, si Hyde es el malo, es en parte porque Jekyll también tiene maldad en él. El doctor también quiere vengarse de Rumpel e intenta acabar con la vida de Bella, que no puede salir del barco por el hechizo protector de su todavía marido.

Por suerte, Garfio aparece para sacarle las castañas del fuego, acabando con Jekyll… lo que repercute en Hyde, que también muere. Rumpel aprovecha esto para sugerir que la manera más fácil de acabar con la evil queen es matar a Regina. La verdad, no esperaba que se desharían tan pronto del binomio Jekyll/Hyde. Creía que aguantarían hasta la midseason al menos.

Por otro lado, Snow ha vuelto al colegio, y cuenta con ayudante nueva, una mujer que acabó en la tierra de las historias no contadas después de que la princesa de su reino no consiguiera salvarlo. Las clases no van como a Snow le gustaría, ya que sus alumnos no se muestran muy receptivos a las leyes de Newton. Pero como su ayudante le recuerda, puede utilizar quien es ella para la enseñanza, así que decide enseñar las leyes de Newton arco en mano, algo que resulta bastante más exitoso.


Al final del episodio, descubrimos como la ayudante de Snow resulta ser Jasmine, que está en Storybrooke buscando a Aladdín, y que además cuenta con la ayuda del oráculo que ya vimos en el primer episodio de la temporada. Supongo que en el próximo capítulo nos contarán más sobre esta historia. De momento, el de esta semana está en la línea de lo que llevamos de temporada, que en general está siendo un poco mejor de lo que esperaba.


COMENTARIOS