Los lunes franceses: Aquellos días felices (2006), de Olivier Nakache y Eric Toledano



Historia de unos jóvenes en un campamento de verano. Batallas de comida, los primeros amores, los primeros pitillos a escondidas, los primeros guateques, excursiones a museos que son un "tostón", noches de acampada, canciones junto al fuego... Los ligues de los monitores, las locuras de los chicos, las visitas sorpresa de los inspectores de sanidad y los "previsibles imprevistos", harán las vacaciones más movidas de lo esperado. (FILMAFFINITY)

Qué gusto es darse un chapuzón en verano, tomar el sol olvidándote del reloj, beber algo fresquito para abrir apetito y ver películas que nos recuerdan que estamos en la estación más divertida del año. Aunque algunos trabajen, las cosas se ven de otro modo. Así es esta comedia veraniega francesa de los directores Olivier Nakache y Eric Toledano. Nos abren el baúl de los recuerdos y sentimos esa nostalgia de lo bien que se lo pasaba uno en los campamentos de verano.

Abro esta gran e interesante sección de cine francés (de los mejores de la industria en mi opinión) con una cinta que, claro está, no es la mejor del país galo, pero, os confesaré algo, es muy agradable de ver. No tiene esa profundidad tan característica suya. Sin embargo, la melancolía juega un papel muy importante. No tiene un guión hiriente, perturbador, ni desgarrador, pero sí ingenioso, gracioso, y divertido. Es una comedia familiar apta para cualquiera, incluso para los escépticos del cine francés. Y eso no es –permitidme la expresión- moco de pavo. Solo pretende que olvides tus problemas por un rato y te diviertas con las alocadas historias y alocados personajes que hay en ella. Sin más pretensiones. 

Hablando de los personajes, sus personalidades son geniales. Del típico niño inaguantable y mimado con tics nerviosos, a la niña pequeña adorable o al niño “emo”, o del monitor ligonzuelo al monitor maniático y controlador. Casi todos los personajes tienen algo especial, y algo real, ya que en los campamentos se junta una fauna de lo más variopinta y raruna.



Agradable, sencilla, entretenida, graciosa… en definitiva, recomendable si te apetece desconectar de tus quehaceres y reírte solo o con los tuyos.


Nota:7

COMENTARIOS