The 100: Adiós a la guerra. Empieza la cuenta atrás.



Mucha acción, emoción, giros de guión, reuniones y despedidas es lo que encontramos en los últimos 4 capítulos de la 3ª temporada de The 100. Hace ya más de dos semanas que se emitió la finale y a muchos nos está costando asimilar la larga espera hasta la siguiente entrega (cuyo estreno se espera para febrero de 2017, según comentó el actor Isaiah Washington en su Twitter). Pero no sufráis y olvidaos de este largo parón por un momento porque os traigo el análisis de los últimos episodios de la temporada. Es hora de comentar todo lo ocurrido, que, además, ¡no ha sido poco! Así que vamos a ello.

(A partir de aquí, SPOILERS)

Los delincuentes se organizaron y dividieron en dos equipos de trabajo, ¿recordáis? Bien, pues en “Join or Die” (3x13) el grupo formado por Clarke (Eliza Taylor), Bellamy (Bob Morley), Octavia (Marie Avgeropoulos) y Jasper (Devon Bostick) emprende camino en la búsqueda de Luna (Nadia Hilker). A pesar de no dar con ningún terrícola al llegar al mar del este, los chicos hallan una forma de mandarles una señal mediante la hoguera que Octavia ha encendido.

Durante la espera de la llegada del clan terrícola Bellamy termina frustrándose por el rencor que su hermana todavía le guarda tras haber perdido a su novio (¿alguien puede culparla?). Es entonces cuando Clarke da el paso de acercarse a su co-líder para mostrarle su apoyo incondicional y así empezar a solucionar los problemas que surgieron entre ellos durante la primera mitad de esta temporada. Sabíamos que, tarde o temprano, tendría lugar una charla emocional entre estos dos ya que es algo que tenían pendiente desde aquella intensa confrontación en “Hakeldama” (3x05). Clarke es consciente de que la mejor manera de salvar a los suyos es permanecer unidos y co-liderar juntos, por eso le recuerda, una vez más, cuánto se necesitan el uno al otro.

 
Por su parte, Jaha (Isaiah Washington), Alie (Erica Cerra) y una Abby (Paige Turco) chipeada reciben a Kane (Henry Ian Cusick) y a Pike (Michael Beach) en la Polis, ambos sorprendidos por los grounders crucificados y la sangre derramada en las calles (¡ay, si Lexa levantara la cabeza!). Tras ser crucificado y torturado y a pesar de sus esfuerzos por no tomarse la pastilla, Kane acaba accediendo cuando Alie y Jaha amenazan la vida de Abby. Mientras tanto, Pike es encarcelado en los calabozos, donde se encuentra nada más y nada menos que con Indra (Adina Porter). La grounder está dispuesta a tomar venganza por la masacre terrícola pero es interrumpida por Murphy (Richard Harmon), que también se encuentra apresado y le recuerda que necesitan al excanciller para vencer a Alie. Estos tres haciendo equipo, ¿quién lo veía venir? Yo desde luego que no.

Aparecen por fin los grounders del clan de Luna y conducen a Clarke y cía. a su base petrolífera en alta mar. Cuando nuestra protagonista le propone ser la nueva comandante, esta rechaza la oferta, tal y como era de esperar. Así que en “Red sky at morning” (3x14) Clarke no se da por vencida e insiste una vez más, pero la nightblood no tiene intención ninguna de abandonar sus ideales ni su comuna hippie. Posteriormente nuestra protagonista pierde los papeles e intenta implantarle el chip a la fuerza (¿en serio, Clarke? ¡¿en serio?!), lo que provoca que la líder acabe dejándola en el suelo. Además, le hace saber por qué huyó del cónclave: no fue por miedo a perder sino por miedo a ganar.  

Así que Luna acaba encerrando a los chicos con la intención de que sean llevados de vuelta a la playa, pero antes de que esto suceda Alie ya ha conseguido llegar hasta la base petrolífera y mediante los grounders chipeados tortura y amenaza a la última natblida para que se tome la pastilla. Sin embargo, esta no cede y acaba deshaciéndose de la I.A. teniendo que matar a los suyos, incluido su compañero sentimental.

Crees que para detener a un enemigo que no se detendrá ante nada, no debes detenerte ante nada. ¿A caso es eso diferente a “la sangre llama a la sangre”?

Y con esta excelente reflexión la líder del clan boatkru se despide de Clarke y cía. enviándolos de regreso a la playa.


Abro paréntesis para hablar un poco de Luna. ¿Alguien más se ha percatado del potencial que tiene este personaje? Su introducción en la serie me ha maravillado. Sé que las comparaciones son odiosas pero ella es todo lo que esperaba ver en Lexa (Alycia Debnam-Carey) durante sus inicios y no consiguieron dárnoslo. Me explico. Por supuesto que me gustaba Lexa, ¿a quién no? Sin embargo, me molestó que desde el principio su historia estuviera tan vinculada a la protagonista y careciese de un desarrollo individual más trabajado como el del resto de personajes. Pero ahora nos encontramos con Luna, un personaje bien definido desde el primer momento. Una líder tan badass y carismática como la anterior Commander, además de ser fiel a sus ideales, sensible y pacifista, todo a la vez. ¡Menudo pack! Imposible no enamorarse de ella. Estoy segura de que puede llegar a ser un gran personaje si en la siguiente temporada deciden contarnos su historia. Cierro paréntesis.



El plan de nuestra protagonista ha fracasado. Viendo venir esto, no podíamos esperar que el equipo de Raven (Lindsey Morgan) o el de Murphy tuvieran tampoco mucho éxito. Ambos grupos lo intentan, de veras, pero Alie tiene ya demasiada influencia entre los grounders y los skiers y consigue completar su migración antes de que Raven y Monty (Christopher Larkin) logren eliminar los bloqueos para acceder completamente a su sistema y de que Murphy, Pike e Indra destruyan la mochila de Jaha, el dispositivo portable que actuaba como su fuente de energía. Pero, ¿cuál ha sido el destino de su migración? Y aquí, amigos, es cuando todos nos quedamos con la boca abierta. La I.A. ha migrado al Arka. Sí, allí arribota en el espacio. ¡Menuda locura! Me encanta que la serie nos sorprenda de esta manera.

Así pues… Alie ha dejado de ser vulnerable tras haber sido destruida su fuente de energía portable, haberse desactivado de Arkadia y completado su migración. Los chicos ya no pueden apagarla. Están justo donde se encontraban al comienzo. “¿Y ahora qué?”. Buena pregunta, Bellamy.


Pues no les queda otra que diseñar un nuevo plan así que en “Perverse Instantiation: Part One” (3x15) vuelven a Arkadia con la intención de unir fuerzas con los demás, pero antes de hacerlo se encuentran con una agradable sorpresa: Roan (Zach McGowan). Y digo agradable porque, además de acceder a prestarles ayuda a los chicos, lo considero un personaje con potencial, al igual que Luna, que podría haberse exprimido mucho más.

El nuevo plan consiste en usar al icer para llegar hasta Ontari (Rhiannon Fish) e implantarle el chip de los comandantes, previamente habiéndole frito los circuitos de Alie. Así pues Roan finge llevar a Clarke secuestrada hasta la Polis mientras Bellamy, Octavia, Miller (Jarod Joseph) y Bryan (Jonathan Whitesell) les cubren las espaldas escondidos en los túneles. Por su parte, Raven, Monty, Jasper y Harper (Chelsey Reist) trabajan en el plan desde Arkadia. Lo que nadie se espera es que Jasper ha sido chipeado (al parecer, decidió tomar la pastilla durante el tiempo que pasaron en la comuna hippie de Luna) y, por lo tanto, ahora Alie conoce todo el plan. En cuestión de minutos todo se desmorona: Kane dispara a Roan, Jaha atrapa a Clarke y los “zombies” de Alie capturan a los Blake y cía.

Nuestra rubia favorita se encuentra ahora con un problema mayor: Abby/Alie la tortura para sonsacarle la contraseña del chip. Sin embargo, Clarke no cede ante nada, ni siquiera al suicidio de su propia madre. Una vez más se demuestra lo dura que es esta chica, capaz de sacrificar a alguien que ama por el bien común.

Cuando parece que todo estaba perdido, aparecen Murphy, Indra y Pike para salvar a Bellamy y los demás de las manos de los skiers chipeados y ayudarles a rescatar a Clarke. Destacar que este es mi capítulo favorito de la tercera temporada pues gracias a estos reencuentros podemos observar la evolución que han tenido los diferentes personajes a lo largo de la serie.


Veamos. Por un lado, tenemos la reunión Murphamy. Hay que ver lo lejos que han llegado ambos. Murphy, dispuesto a prestar su ayuda, demostrando que ya no es el adolescente egoísta de la primera temporada (“No eres el único aquí que está intentando salvar a alguien que quiere”). Y Bellamy, tembloroso antes de apretar el gatillo por verse obligado a quitar una vida más para poder salvar la de Murphy.

Por otro lado, Octavia e Indra han logrado a tocar mi fibra sensible. A la pequeña de los Blake no le hace ninguna gracia tener que hacer equipo con Pike tras haber sido el responsable directo de la muerte de su novio (“He was my home”). Es entonces cuando Indra, quien entiende y comparte su dolor, la intenta proteger de la idea de vengar a Lincoln y cometer un error del que más tarde podrá arrepentirse. Parece que la grounder se va alejando poco a poco de la mujer vindicativa que era, aquella incapaz de hacer paces con los skiers, y es que Octavia no es la única de ellos con la que ha logrado conectar, no olvidemos que también lo ha hecho con Kane.


Antes de que el team Murphamy logre llegar a tiempo para rescatar a Clarke y a Abby, Jaha ya se ha ocupado de acabar con Ontari para que no puedan acceder a Alie. ¡Y qué poco ha durado esta chica!

Y ahora sí que sí, ¡vamos a por la season finale! En “Perverse Instantiation: Part Two” (3x16) Clarke logra recuperar a su madre de las garras de Alie y unos minutos más tarde esta ya le ha realizado una transfusión de la sangre oscura de Ontari al estilo Mount Weather. Posteriormente, nuestra rubia favorita toma las riendas de la situación implantándose el chip de la primera I.A. y accediendo a la Ciudad de la Luz tras ingerir la pastilla de Alie.


A partir de aquí, todos los personajes trabajan en perfecta sincronía para ayudar a Clarke a cumplir su objetivo: encontrar el interruptor de apagado de Alie. Pero cuentan con un tiempo limitado ya que el ejército de lighters está empezando a acorralarles. Así pues, mientras Abby y Murphy se encargan de asegurar la supervivencia de la protagonista en la CoL haciendo bombear el corazón de Ontari, Bellamy, Octavia y Pike evitan que Kane y el resto de lighters lleguen hasta Clarke. Pero como ya sabemos, Octavia no lleva muy bien lo de trabajar con el excanciller así que durante un momento a solas con él aprovecha para herirle. En cuestión de segundos Bellamy aparece y salva la vida de Pike. Se vale este momento para cerrar la trama de estos dos personajes: “Quería ver las cosas como tú, lo necesitaba, creer que ellos (los terrícolas) eran los malos y nosotros los buenos. Ya no sé qué creer, solo sé que tengo que vivir con lo que he hecho”. Y así es como Bellamy acaba recuperándose más o menos del tremendo bajón que sufrió su personaje durante la primera mitad de temporada.


En la Ciudad de la Luz, Clarke se encuentra con Lexa. No sabemos hasta qué punto la mente de nuestra protagonista necesita inconscientemente o no a su chica y es por eso por lo que esta aparece (igual que el reloj de su padre). No importa, la cuestión es que, por fin, Lexa tiene el final que se merece. Era de vital importancia despedirnos de este personaje que en su momento tuvo una salida bastante decepcionante. Así pues, Heda se va de la serie por todo lo alto, ayudando a Clarke y luchando como la guerrera que siempre ha sido. Pero antes de esto hemos podido disfrutar de unos momentos Clexa.


Por otro lado, Raven logra acceder al código de Alie desde Arkadia y le envía una señal a Clarke mostrándole el atajo que le conducirá hasta el botón de apagado. No cabe duda de que nuestra mecánica favorita es una pieza fundamental para la resolución de problemas en la serie. Una vez más, Raven saved the day. Todos sabemos que sin ella el grupo estaría más que muerto desde la primera temporada. Sin embargo, este personaje no obtiene el reconocimiento que se merece.

Finalmente, Clarke llega hasta la palanca de apagado, que, no olvidemos, se encuentra en el Arka desde que Alie completó su migración. Allí da con ella y con Becca. Y ahora es cuando la cosa se tuerce para nuestros protagonistas pues se presenta el nuevo conflicto de cara a la siguiente temporada. Alie le muestra a Clarke el destino de la Tierra: las nueve centrales nucleares del planeta están cayendo y los niveles de radiación vuelven a ser elevados, por lo que en cuestión de 6 meses el 96% de la Tierra será inhabitable.


Pero, como ya sabemos, nuestra rubia no cede ante nada y está convencida de que junto a sus amigos hallará una solución. Me quedo con esta maravillosa frase que le dice a Alie: “You don’t ease pain, you overcome it. And we will”. Y con esto acaba accionando la palanca (y ya van 3... me pregunto si de cara al final de la cuarta temporada los guionistas serán más originales y se les ocurrirá otro final que no involucre palancas, just saying...), liberando así a todos los grounders y skiers chipeados. Nos encontramos con momentos realmente emotivos en los que Kane, Emori (Luisa D’Oliveira) y Jasper se muestran arrepentidos de las acciones cometidas.

Como guinda final del pastel, Octavia logra su objetivo de acabar con Pike, dejando la puerta abierta a explorar la ambigüedad del personaje de cara al próximo año.


Para terminar voy a añadir una lista de aspectos que me gustaría ver en la 4ª temporada: más Luna, más Roan (no puede haber muerto, me niego), Indra recuperándose por completo y pateando traseros, Octavia explorando su lado más oscuro, Clarke superando sus pérdidas y manteniendo su liderazgo, Bellamy recuperando su rol en la toma de decisiones como co-líder, Raven siendo feliz (¡ja!, seguiré soñando), Murphy conservando su sarcasmo e involucrándose más con el grupo, más minutos de pantalla para Monty, Jasper, Miller y Harper, y más Luna, Luna, Luna, ¿he dicho ya Luna? Pero la petición más importante es esta: mejorar el guión en referencia a los personajes. Por favor, señores guionistas, dejad de anteponer la acción y el efecto sorpresa al desarrollo de los personajes y permitid que sean ellos los que conduzcan la historia. Habéis logrado crear personajes maravillosos así que aprovechadlos al máximo. Sus motivaciones, metas y visiones contrapuestas de los acontecimientos son lo que debe dar sentido a la trama.

Y aquí termina mi análisis y reflexión. Pero no creáis que os vais a librar de mí tan fácilmente. Me he dejado muchas ideas en el tintero así que volveré para dar guerra. Mientras tanto…

May we meet again.

COMENTARIOS