loslunesserifilos

Review Penny Dreadful 3x01- "The Day Tennyson Died"

¡Hola amigos de lo gótico! Penny Dreadful ha regresado y con ella, ¡las reviews! Y es que ...




¡Hola amigos de lo gótico! Penny Dreadful ha regresado y con ella, ¡las reviews! Y es que ya había ganas de tener de vuelta a los protagonistas de la serie más terriblemente bella del panorama actual. Los demonios físicos y metafóricos vuelven en esta tercera temporada, cargada de más dosis de poesía y toques bizarros al mismo tiempo. ¡Acompañadme en el análisis de esta siniestra pero deliciosa aventura!



(A partir de aquí, SPOILERS).



Comencemos por el principio de todo… ¡el opening! Carta de presentación de muchas series, éste podría estar repitiéndomelo en bucle y no me cansaría, es como un pequeño entrante del plato fuerte que viene después. Tras la segunda temporada, los personajes acabaron en lugares emocionales y físicos muy distantes unos de otros, cada uno con sus problemas internos y externos y su búsqueda personal. Es por eso que el punto de partida de esta nueva entrega los sitúa a todos en contextos diferentes, contándonos de manera fraccionada y a saltos su evolución en la historia. ¡El grupo está más separado que nunca! Sólo les queda sobrevivir por su cuenta, al menos, de momento. 


Empezaremos con Vanessa (Eva Green), con un plano general de la casa es más que obvio que el Mayordomo ha muerto y que ella prefiere vivir con los insectos a ocuparse de la higiene personal y del hogar. Tras la marcha de su familia adoptiva, se ha sumido en una jaula de soledad y abandono bastante preocupante, algo que ya se huele (nunca mejor dicho, viendo el estado de la mansión) nuestro querido Ferdinand Lyle (Simon Russell Beale) que decide hacerle una visita y darle un consejo que marcará el curso de la trama para ella; acudir a una doctora mental (psiquiatra, para que nos entendamos). Esto parece ser agua de mayo para Vanessa, que asiente agradecida la mano tendida del amigo que aún sigue preocupándose por ella, y sí chicos, esta mujer consigue sacar mi lado más tierno, quieres abrazarla y decirle que todo pasará y que no está sola. Y para sorpresa de algunos y no tanta para otros (los que vimos las fotos promocionales), la actriz que interpreta a la psiquiatra no es otra que Patti LuPone, que ya protagonizó uno de los mejores capítulos de la segunda temporada interpretando a la mentora de Vanessa, una figura muy maternal para ella que nos dejó huella a todos. La doctora Seward es descendiente directa de aquella, y consigue hacer un perfil perfecto de Vanessa en pocos minutos, cosa que nos deja a todos con la boca abierta, y a Vane también, que intenta igualar en perspicacia a esta rígida, seria y profesional mujer. Se avecina lucha de mentes inteligentes y una brecha de luz en la oscuridad que se cierne sobre Vanessa, si alguien puede llegar hasta ella y traerla de vuelta, esa es la señorita (o señora) Seward, sin duda. 





Y como en toda buena terapia, ¡los deberes no pueden faltar! Vanessa debe hacer algo nuevo ese día, que básicamente es evitar encerrarse en casa y comer comida rancia, ¿quién firmaría por tener deberes así el resto de su vida? Mientras va por la calle, un niño y su compinche (ambos con aspecto de chungos del barrio) la observan, ya empezamos con los malos rollos, y eso que la tarea parecía fácil. ¿Qué decide hacer la chiquilla en su primer día de renovación personal? Pues irse al museo bilógico, ¿por qué no?, y en cierto modo no podemos evitar las metáforas que esta serie nos pone delante de los ojos, tanto ella como nosotros observamos los animales disecados como un paralelismo con la vida inmóvil y congelada que ella está viviendo ahora mismo. Y como esta mujer tiene un magnetismo innato, un pretendiente, que no es ni más ni menos que el dueño de todo el museo (un tal Alexander Sweet, muy pasteloso ya de entrada) se le acerca para charlar de escorpiones, no podía ser de otra manera (ya sabemos la conexión divina que Vanessa tiene con ellos). Y parece ser el día de tocar la fibra sensible de ésta, porque el tipo da en el clavo con ella haciéndole saber que le enamoran las criaturas solitarias, rotas y que nadie quiere, ¡indirecta muy directa bien metida! Le tenemos que dar un pin por la proeza, tanto es así, que no me huele bien este asunto. Aunque parece que ella no opina lo mismo que yo, porque se queda bastante prendada del hombrecillo… aún así me encantaría ser Vanessa y salir a la calle desaliñada y triunfar a la primera, todo hay que decirlo. Todo esto culmina en una final muy optimista para ella, lo que hace que se anime a limpiar la gran casa donde vive, para eso hay que estar demasiado motivado, ya os lo digo. Se avecinan grandes tormentos para ella pero siempre con ese halo de luz que la hace salir a flote, unos claroscuros preciosos. 




Hilando con los pretendientes de Vanessa, vamos a hablar de Ethan (Josh Hartnett) (aka “El Lobo de Dios”), un personaje que en la segunda temporada dio más de sí y que tiene un papelón bastante gordo con el que lidiar. En un tren, junto con el inspector que lo atrapó, hacia un destino fatídico, y visiblemente sin poder hacer nada... Pero de repente un grupo de pistoleros comienza repartir balas en cabezas ajenas en un festival de tiros y sangre que he disfrutado bastante (no soy la única, ¿verdad?). Un hombre sentenciado a muerte que rescatan hacia otro camino que no quiere recorrer; el de su padre (que seguro que tiene un sentido de la paternidad algo especial, ya lo veremos). Me hizo bastante gracia la música de mega villano que acompañan al plano del susodicho inspector, pero en verdad… Ethan mata gente, Ethan descuartiza cadáveres, Ethan se los come… no es el vecino que querría tener en mi barriada, Dios me libre. 




Siguiendo la cadena, hablando de Ethan, debemos mencionar a Malcoml (Timothy Dalton), que se encuentra en África en estos momentos. En un estado de decepción y rindiéndose con la vida, lamentándose de que todo esté corrupto y roto, se las apaña para romper unos cuantos huesos que reafirmen toda su desgracia. ¡Pero eh! Todo justificado, porque lo intentan matar de nuevo. Un hombre misterioso le ayuda a salir del apuro a cambio de una charla demasiado profunda como primer tema de conversación: es como un padre para Ethan y tiene que ayudarlo a sacar al chico del problema en el que está envuelto. El temita se complica señores, demasiada familia de por medio, todos sabemos que esto nunca sale bien.


Por su parte Víctor (Harry Treadaway) sigue consumiéndose en su monstruoso éxito, algo que él tanto anhelaba pero que supone una carga demasiado dura para su conciencia, porque a veces conseguir lo que uno desea es también la maldición que maca tu vida. Queriendo y odiando a partes iguales su creación, escondido bajo elevadas dosis de narcóticos, abre la puerta a un amigo y todos lo vemos como si de su propio experimento se tratase, como un muerto en vida, literalmente. Hacia el final de la segunda temporada nos mostraron cómo su adicción se acentuaba al ver a Lily convertirse en un reflejo exagerado de su lado más oscuro, siempre me ha tocado la fibra sensible el estado frágil y adicto de este personaje, y esta nueva temporada te presenta a un Víctor en su condición más límite. El mencionado amigo, que compartía el mismo sueño de vencer a la muerte, es llamado para ayudar a destruir a Lily, se perdió la gloria del éxito y ahora acude al grito de auxilio de su amigo para acabar con la fantasía que ambos un día imaginaron juntos… y obviamente no está por la labor, ¿para qué destruir a una zombie que quiere a su vez, destruir el mundo que le rodea? No, ellos van más allá, quieren domarla, hacerla dócil y que ame eternamente a su creador, ¿alguien apuesta un duro por esta estrategia? ¡Peligro, peligro! Por otro lado es la primera vez que Víctor cuenta los hechos en público, podría haber llamado a Venessa y rascarse juntos la suciedad y de paso, ayudarse mutuamente, pero no, es mejor acudir a tu colega de la infancia igual o más ambicioso que tú porque en el fondo sabías que te empujaría a intentarlo una vez más con tu ex novia muerta. ¡Agarraos que nos esperan curvas! 




Y no podía macharme sin mencionar a mi querido John Clare (aka “La Criatura”) (Rory Kinnear), uno de mis personajes favoritos de la ficción. Porque muchas veces es más humano y menos monstruo que muchas personas, con su lucha interna entre el bien y el mal, entre lo que va en su naturaleza y lo que siente en su inmóvil corazón. Este experimento que se identifica más con la gente muerta que dejó su legado en forma de libros que con los vivos a los que no pertenece y que le rechazan constantemente. Por eso su amistad con Vanessa es de mis relaciones preferidas de la serie, con esos momentos y conversaciones de unión mutua, donde dos almas atormentadas que no consiguen encajar en la sociedad se encuentran para darse algo de cobijo la una con la otra. Dos seres tan distintos en naturaleza pero tan iguales en esencia. Estoy deseando su reencuentro, porque John ha conseguido recordar retazos de su vida pasada y vuelve a casa para descubrir más sobre ello. 




Y el final nos deja una premisa bastante suculenta, todo hay que decirlo. Los dos personajillos con mala pinta que seguían a Vane por la calle, raptan al secretario de la doctora Seward mientras da rienda suelta a sus peculiares instintos sexuales, una manada de decenas de ellos con complejo de niña del exorcista se mueve hacia su presa con no muy buenas intenciones. Parece ser que es un caramelito delicioso lleno de sangre, esto ya nos daba la clave de por dónde iban los tiros, porque sí, por fin ha llegado el momento, el villano de esta temporada no es otro que el mismísimo Drácula, ¡y olé! Y para variar, quiere saber todo de Vanessa, esta chica no para, sale de una y se mete en otra. 




Para terminar tengo que reconocer que esperaba ver por fin a Dorian (Reeve Carney) y Lily (Billie Piper) como pareja del mal en este primer capítulo, ¡espero que me den esa satisfacción en el siguiente! 




En resumen, para mí (que vivo enamorada de esta serie) ha sido un gran inicio de temporada, con su bella estética, escenografía y fotografía, con ese guion cargado de poesía, profundidad y melancolía que en todo su conjunto crean una atmósfera que te atrapa sin poder remediarlo. 









Reacciones: 

Related

tercera temporada 8820163974477360084

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item