loslunesserifilos

Review Peaky Blinders 3x01- Episodio 1 ¡Comienza la aventura!

¡Hola amigos de los gánsteres! ¡Sí! Por fin os traigo una de las reviews más esperadas del ...




¡Hola amigos de los gánsteres! ¡Sí! Por fin os traigo una de las reviews más esperadas del año (o al menos para mí), porque la familia Shelby ha vuelto y con ella, sus acentos, su fotografía, sus interpretaciones y un sinfín de “sus” que nos darían para muchas páginas de este blog. Si el primer capítulo de la tercera temporada os ha hecho felices tanto como a mí, ¡quedaros y seguid leyendo, vamos a disfrutarlo un poquito más!




(A partir de aquí, SPOILERS)




Es escuchar la música del inicio y algo te recorre el cuerpo, un no sé qué, que qué se yo. El caso es que te mete en materia rápidamente, estás deseando que los minutos pasen para deleitarte y a la vez no quieres que avancen demasiado porque la espera ha sido muy larga y te sabe a poco. La nueva trama parte ¡dos años! después de los acontecimientos del final de la anterior, y piensas, el panorama ha debido cambiar bastante… ¡pues sí! Como ya anunciaron los creadores de la ficción, sería la (esperada) boda la que rompería el hielo, un comienzo sentimentaloide que ya nos puede indicar los derroteros por los que irá esta tercera temporada, un énfasis aun mayor a la importancia de la unión familiar y la protección de todos sus integrantes. Yo por mi parte tenía muchas dudas sobre “la elegida”, aunque en el fondo sabemos que Tommy (Cillian Murphy) tiene su lado sentimental y escogería el camino del amor y no la conveniencia, y es por eso que Grace (Annabelle Wallis) es la que aparece tras el (nada estiloso) velo azulón, todo muy romántico y feliz (¿no os olíais que esto no podía seguir así?). Mientras tanto nos enteramos que Tommy ha visitado las américas, tiene una casita espaciosa (eufemismo, ¿dónde?), le ha dado por hacerse retratos y el hijo ya salido del nido está bien hermosote, a juego con lo demás. Pero no nos engañemos, lo que todos estábamos esperando es esa palabra clave, la que nos da la vida, sí, nuestro querido “fucking” (y sus derivados), que para alivio de todos, aparece por primera vez en el minuto nueve y lo que viene después en un no parar, hay cosas que no cambian (y que no deben hacerlo). 






Y tenemos que hablar de Arthur (Paul Anderson), porque este hombre, para bien o para mal, siempre es noticia. Resulta que dos años dan para mucho, porque de asesino en serie, adicto y alcohólico ha pasado a ser Santa Teresa de Jesús… va, no nos pasemos, estamos hablando de Arthur, pero al menos, lo intenta, que es lo sorprendente del asunto. Mucha culpa de esto lo tiene su novia, buena samaritana donde las haya, que lo está guiando hacia el camino de la luz y del Todopoderoso… ¡qué valiente la mujer! En menudo jardín se ha ido a meter, pero no juzguemos, hay gente para todo en la viña del Señor (nunca mejor dicho). Pero si ya decíamos que hay cosas que no cambian, Arthur es claro ejemplo de ello, su baja autoestima y su posición familiar le siguen persiguiendo; duda de los negocios de su hermano, vuelve a montar en cólera cuando un discurso de boda le sale mal y ahí es donde su ángel y su demonio internos luchan por ganar (me los imagino discutiendo, uno en cada hombro y la cara de Arthur moviéndose en ambas direcciones como un niño perdido… ¡qué dura la vida del primogénito!). 






Ya en medio de toda esa felicidad (con algo de postureo, todo hay que decirlo), Tommy está que no está, algo le preocupa, y a estas alturas de la serie los espectadores nos frotábamos las manos ante el suculento dilema mafioso que los Shelby tenían entre manos… ¡y con Rusia hemos topado! ¿Apostando fuerte Tommy? En realidad el (pobre) chico está pillado por delante y por detrás, y tendrá que arriesgar todo su dinero (y mucho más) al ser el ladrón entre los rusos y su gobierno corrupto, papelón de los buenos ¡oiga! 



“Para ellos, la familia es una debilidad y van a por ella. Para mí, la familia es mi fortaleza”, frase que ya pudimos escuchar en el tráiler en boca de Tommy que puede resumir lo que nos queda por delante, de hecho, en este capítulo aparecieron pequeños retazos de esta premonición. Un tipo con una cara ya de por sí amenazante (y es lo mínimo que puedo decir sobre ella), resulta ser un espía soviético que se la quiere liar a Tommy, entre otras cosas, metiendo cizaña atacando el punto más débil, ¡ay Arthur!, que te las llevas todas. Y es que el hermano mayor de la familia se cuestiona por qué Tommy está haciendo negocios tan oscuros y por qué Polly (Helen McCrory) sabe más que él al respecto (es como si llevara un cártel encima que rezara “complejo de inferioridad activado, blanco fácil”). Todo desemboca en un encuentro nocturno con el malo malísimo para canjearse el “cash” y todos contentos, recordemos, ¡en la noche de bodas! ¿Qué mejor día para cometer un asesinato y quitarte el muerto de encima? Pero no es preocupéis, bailes por aquí, peleas por allá, encuentros sexuales entre medias y un Arthur a punto de morir en su pelea con el espía con mordida de dedo incluida, hacen que el trabajo salga adelante una vez más y Tommy aún con las manos limpias puede ir a darle amor a su mujer. Minutos finales muy carnales en comparación con los iniciales, un montaje espléndido de todas las salas y diversas actividades, mientras temíamos por la vida de Arthur una vez más, que finalmente siempre acaba limpiando lo ensuciado por los demás, esta vez con dudas, algo nuevo en el personaje. Este aspecto me parece bastante interesante, una vez que sobrepasara los límites en temporadas anteriores, ahora le vemos ir corriendo cual cachorrito a refugiarse en su mujer, en frente de Cristo, no podía alucinar más con la estampa. Veremos qué nos depara este par. 






Y no podía irme sin hablar de las mujeres de esta ficción, porque sí, es una serie de chicos (que no exclusivamente para ellos), pero siempre ha tenido personajes femeninos fuertes y siguen en la misma línea. Polly pisa fuerte por donde va, además de ser la mano derecha de Tommy, con sus “fucking” ovarios se atreve a plantarle cara a la mismísima Rusia, y mira que el tipo daba miedo con esa cara. Pero le ha salido competidora, Grace logra hacerle la triquiñuela para sacarle información, algo que va de serie con ella, y como ya le dijo Polly una vez, “nunca te perdonaré”, de aquí puede salir algo bueno. Mientras veía el capítulo, una idea rebotada en mi cabeza una y otra vez, y es que ese afán de Grace de tener una vida tranquila, de sentirse segura y protegida, de que nada malo pasará… es demasiado lapidario, creo que será una de las muertes de esta temporada (¡no es spoiler!, ¡es teoría chicos!). Una vez más Tommy carga con el peso de mantener a todos a salvo, ¿será demasiada presión para él? Pero ¡cuidado! Que si no tenemos suficiente con ellas y Ada Shelby (Sophie Rundle) (que sigue con sus discursos reivindicativos la muchacha), una nueva fémina ha aparecido y creo que para quedarse, Tatiana Petrovna (Gaite Jansen), en la línea de mujeres fuertes y con carácter señores. Muy a mi pesar (mi alma shipper de Grace y Tommy activó las alarmas), creo que será otro interés amoroso para el líder de los Shelby, por las chispas que saltaban en el encuentro y porque el beso con una morena en el tráiler ya dejan las dudas en el aire, no hay que ser muy listos para sumar dos más dos (Tommy sí lo es por lo que parece). 




Es obligatorio reservar unas palabras a Michael (Finn Cole), el recién llegado a la familia, que si bien me daba mala espina en la segunda temporada y no estaba segura de sus intenciones, en este capítulo lo he visto muy integrado en los negocios y dándolo todo (en todos los sentidos, ya me entendéis), y con una sobriedad (al menos a la nieve blanca) pasmosa, ¿nuevo Tommy Shelby en un futuro muy lejano? De momento no lo acabo de ver porque sigo teniendo mis reservas con este personaje.




Por último unas líneas para dar las gracias (y no lo diré mucho más, porque sé que seguirán haciéndolo) por la banda sonora, la escenografía, la fotografía, las interpretaciones, los acentos y todo lo que se os ocurra de esta serie. 




Por mi parte nada más que añadir, o bueno sí… “Don't fuck with the Peaky Blinders!”

Nota pequeña pero no menos importante: ¿cuándo aparecerá el “fucking” Tom Hardy? Necesitamos que Alfie aparezca dando tortazos ya. He dicho. 


¡Hasta la semana que viene!







Reacciones: 

Related

Tom Hardy 9196375980052223441

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item