loslunesserifilos

Review Vikings 4x10- "The last ship"

Y llegamos al interludio de la cuarta temporada de Vikings. Esta media temporada, aunque notable...


Y llegamos al interludio de la cuarta temporada de Vikings. Esta media temporada, aunque notable, ha tenido sus altibajos (el darle protagonismo a ciertas tramas que eran menos interesantes que otras o el alargamiento en el número de episodios de la temporada influyen), aunque, desde luego, “The last ship” no se ha encontrado entre ellos.

El final del anterior episodio dejaba las cosas bastante claras: tras salvar varios obstáculos, los vikingos se dirigían hacia París, y Ragnar tenía en mente una cosa, pero no era conquistar la ciudad sino acabar con Rollo. Buena parte del capítulo ha sido una batalla entre los vikingos y los franceses liderados por Rollo. Las barcazas y la sed de sangre de los nórdicos contra unos franceses que, tras fracasar su primera oleada de ataques se veían desalentados, pero que han visto como su coraje volvía tras las arengas de su nuevo duque.

La batalla no ha decepcionado, pero lejos de producirse un gran despliegue (bien rodada y ambientada, pero esto no eran los ataques a París del final de la tercera temporada. Esto juega a otra cosa). Dentro de lo grande que es una batalla con tantos barcos en el rio, se centra en un pequeño espacio, con cierta sensación claustrofóbica. En un barco es donde se está decidiendo prácticamente todo. Laguertha, Bjorn, Floki, el rey Harald y su hermano… todos se enfrentan a la batalla sin saber si los dioses están a su favor en esta ocasión, mientras que Ragnar se enfrenta a otra cosa. Como si estuvieran en otro sitio, indiferentes del entorno que les rodea, los dos hermanos cruzan las espadas y, sobretodo, los puños, en un duelo en el que ninguno de los dos quiere caer, y en el que continúan en pié a pesar de que las fuerzas les abandonan.

Unas fuerzas que no solo les abandonan a ellos, ya que los vikingos empiezan a flaquear ante el ataque francés. Odín y compañía no se han personado (en cierto sentido esto parecía también una lucha de dioses) y entre gritos del profeta vemos como Laguertha, Floki o el hermano de Harald caen heridos, mientras pierden terreno. Un renqueante Ragnar, separado momentáneamente de su hermano por un oportuno gancho, ordena a Bjorn que se lleve a su madre al bote en el que los vikingos supervivientes de ese barco están escapando, mientras él se prepara para la cometida definitiva contra su hermano. Acometida que finalmente no tiene lugar, ya que Ragnar es arrastrado por sus hombres al bote y a emprender la retirada.

Mientras toda esta batalla tenía lugar en el rio, de París solo hemos visto un par de pinceladas, pero no han hecho falta más. Por un lado,  Gisla  rezando a una llorosa virgen. Por otro, al emperador Charles cumpliendo la máxima de “ten a tus amigos cerca, pero a tus enemigos aún más cerca”, ordenando ejecutar al recién nombrado conde Roland y a Therese sin que ni si quiera se tomen el postre de la comida que hasta ese momento disfrutaban, y demostrando que aún le quedaba algo de entendimiento

La sensación que embarga a los dos bandos y a sus líderes tras la pelea no puede ser más diferente. Mientras que Rollo llega a París alabado y aclamado por los ciudadanos y arropado por su mujer y suegro con un trato de salvador absoluto, y con un sentimiento de que por fin ha encontrado aquello que siempre ha buscado (y que a la sombra de su hermano era probable que nunca obtuviera), la lenta retirada y vuelta a casa de los vikingos está llena de pesar y de silencio. La gran mayoría yacen heridos y cansados, mientras que Ragnar se encuentra totalmente derrumbado.

Y es precisamente que, tras presentarnos ese punto de inflexión, la narración da un salto temporal de varios años que resulta tanto desconcertante al principio como interesante después. En Kattegat, Bjorn y Aslaug reciben dos noticias. La primera, la existencia de Magnus, el hijo de Ragnar y Kwenthrith, que ya cuenta con 12 años, y la segunda, que el asentamiento que se estableció hace años fue rápidamente destruido. El secreto de Ragnar finalmente ha sido desvelado, pero nadie puede echarle nada en cara, porque, al parecer, lleva desaparecido desde que los vikingos volvieron de París.

Bjorn se va a ver a sus hermanos, que están en la cabaña de caza, para comunicarles las noticias. Todos han cambiado bastante (bueno, por Ivar han pasado los años pero su cara de psicópata no ha desaparecido) Todos ellos, salvo Ivar, se muestran decepcionados con su padre, e incluso muchos hablan de matarle. Una afirmación que poco después iban a tener que poner a prueba. Bjorn va a visitar a Floki y Helga después, para corroborar que conocía lo del asentamiento, y para supervisar cómo va la construcción de unos nuevos barcos, con los que Bjorn pretende que los vikingos se dirijan al desconocido, para ellos, mar Mediterráneo.

Y finalmente, Ragnar decide volver a Kattegat después de todo ese tiempo. La ciudad ha cambiado mucho, la gente lo observa, pero nadie se atreve a decir nada, incluidos sus hijos. Y acabamos esta primera parte de la temporada con el rey reclamando que alguien le dispute el trono. Veremos si alguien lo hace cuando la serie regrese y prosigamos con la historia de Ragnar, o, como ya lo es realmente a poco que sepan jugar bien sus cartas, de su dinastía. 




Reacciones: 

Related

Vikings 6051249563016119508

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 79

Archivo del blog

item