Crítica: "Kiki, el amor se hace" (2016), de Paco León


“Kiki, el amor se hace”, la última película de Paco León habla de las filias sexuales de un vario pinto grupo de personajes.

Es la tercera película del director Sevillano, tras “Carmina o revienta” y “Carmina y amén” y la primera en la que aparece también como actor.

Ante una película que trata un tema como este el espectador no sabe en un primer momento lo que se va a encontrar, pero el director trata el tema con un exquisito buen gusto, dando lugar a una comedia divertida con unos personajes exquisitos.
Una historia que trata al final sobre el amor y aceptar al otro tal y como es.

La tónica de la película es la misma que la de las dos anteriores del director donde las interpretaciones de los actores se basan en gran parte en la improvisación, todos ellos están estupendos, con una mención especial para Candela Peña, impecable como siempre.


Recomendada especialmente para aquellos con la mente abierta y dispuestos a pasar un buen rato dejando de lado todo tipo de prejuicio.

Para la próxima solo pido una cosa, que vuelva Carmina.

Nota: 9/10

COMENTARIOS