loslunesserifilos

Review The 100 3x07 - "Thirteen"

Una semana más, The 100 nos ha sorprendido gratamente con un capítulo mucho más potente ...


Una semana más, The 100 nos ha sorprendido gratamente con un capítulo mucho más potente que los anteriores, lleno de sorpresas y de giros totalmente inesperados. Y es que cuando empezaba a pensar que la temporada estaba decayendo progresivamente, nos maravillan con este episodio tan explosivo. Vamos a analizarlo desmenuzando cada una de las tramas porque esta vez hay mucho donde exprimir.

(A partir de aquí, SPOILERS)

“Thirteen” ha sido, sin duda, el mejor capítulo de esta temporada (por ahora). Sí, a pesar de la muerte de Lexa (Alycia Debnam-Carey) y de que la mitad del fandom haya estado al borde de un ataque de corazón y, algunos, de una depresión. Pero de eso ya hablaremos más tarde.

Empecemos por hablar de Murphy (Richard Harmon) y Titus (Neil Sandilands). El chico continúa secuestrado y torturado por la mano derecha de la Comandante, que tiene la intención de obtener información sobre Clarke (Eliza Taylor) y la relación que esta podría tener con el “símbolo sagrado”. Parece ser que en la habitación donde se encuentra Murphy no solo se esconde la cápsula espacial de Polaris, la decimotercera estación del Arka, sino también una gran cantidad de simbología ancestral de la cultura grounder, así que el chico no se demora demasiado en atacar cabos y descubrir cómo está vinculada toda esta información.


Esta simbología se nos presenta enlazada a los flashbacks de la guerra nuclear que aconteció 97 años atrás. Y esta es, en mi opinión, la parte más interesante del capítulo. No solo descubrimos cómo y por qué sucedió todo, sino que empezamos a tener mejor conocimiento sobre las Inteligencias Artificiales y su relación con la Comandante. Y, además, disfrutamos de nuevo del contexto del Arka con nuevos personajes, algo que echaba en falta y que viene bien para añadirle un tono más ameno y fresco a la temporada, que hasta ahora tan solo se había centrado en la Polis y Arkadia.

Situándonos atrás en el tiempo en la estación espacial Polaris, descubrimos cómo Becca (Erica Cerra) creó a A.L.I.E, la primera Inteligencia Artificial (a.k.a la mujer de rojo y best friend de Jaha (Isaiah Washington)), con el propósito de perpetuar la supervivencia humana. Pero el gran inconveniente es que Alie no es compatible con las emociones humanas por lo que, antes de que Becca y su ayudante logren mejorar la versión del programa y perfeccionen su funcionamiento, la Inteligencia Artificial realiza un cálculo de la sobrepoblación en la Tierra y consigue hackear los sistemas de seguridad de misiles nucleares de alrededor del mundo, provocando las explosiones que acaban volando la civilización por los aires.

Tras el devastador acontecimiento, Becca prosigue con su investigación para crear una nueva versión de la I.A. que logre ser compatible con las emociones humanas, pero su ayudante y el Comandante de la estación consideran que es una terrible idea y le ruegan que se deshaga del proyecto lanzándolo al espacio en una cápsula. Solo de esa forma la estación Polaris podrá unirse a las doce restantes estaciones del Arka que están orbitando en el espacio. Sin embargo, Becca se las arregla para escapar en la cápsula, llevando consigo toda su investigación, además de haberse implantado antes el chip de la nueva Alie en su cuerpo e inyectado una sustancia líquida oscura, la cual podemos suponer que se trata de la sangre negra que en capítulos anteriores descubrimos que tenían Lexa y los nightbloods. Cuando llega a la Tierra, descubre que, a pesar de los altos niveles de radiación, aún quedan unos pocos supervivientes. Todo esto sucede antes de que el Arka vuele la decimotercera estación por haberse demorado en deshacerse del proyecto.


En cuanto a Becca, cabe decir que ya no existe duda alguna de que fue la primera Comandante grounder y, no solo eso, también la ascendiente de los Natblida (nightbloods). Además, la cultura de los terrícolas está ligada al pasado del Arka, algo que no le hace ni pizca de gracia a Titus cuando Murphy le hace saber que ha llegado a esa conclusión. Asimismo, lo que me resulta más curioso de toda esta trama es haber descubierto cómo la tecnología creada en el pasado se ha convertido en la religión del presente para los grounders.

Pasemos ahora a hablar de Lexa. La comandante se dispone a celebrar el “Día de la Ascensión”, momento en el que se elige al futuro Commander de entre todos los nightbloods. Pero la ceremonia es interrumpida por Semet (Zak Santiago), el líder de la aldea que el grupo de Pike (Michael Beach) quería “desalojar” en el capítulo anterior, y trae consigo a Octavia (Marie Avgeropoulos) como rehén para así demandar justicia a Lexa por el ataque de los skiers. Cuando parece ser que la Comandante ha convencido a los suyos de contener a Arkadia, Semet se revela intentando asesinarla, pero Titus intercede arrebatando la vida del hombre y salvando la de Lexa.

Por otro lado, Octavia convence a Clarke para que vuelva a Arkadia a liderar a la sky people. Pero, evidentemente, no podía marcharse sin despedirse de Lexa primero, así que cuando vemos que entra en la habitación de la Commander ya sabemos lo que va a pasar: #ClexaSex. La mitad del fandom de esta serie seguramente estaría en las nubes viendo esta escena, después de 6 capítulos de tensión sexual sin resolver.

En la escena post-sexo, Clarke descubre el tatuaje que Lexa tiene en su espalda. Se trata de nueve círculos que representan a los nightbloods que no lograron convertirse en Comandante durante la ceremonia de Ascensión de Lexa. Y, al parecer, falta uno: el octavo. No cabe duda de que se trata de algún/a grounder que sigue vivo/a y que probablemente conocemos. No puedo apostar por nadie, de momento, pero estoy segura que durante los próximos capítulos podremos hacer conjeturas.

Sigamos con Clexa. Sabemos que en esta serie, cuando algo bueno sucede, algo mucho peor está por llegar. Y así es. Cuando Clarke regresa a sus aposentos, se sorprende al encontrarse a Murphy atado y herido. Al intentar ayudar a su amigo, Titus interviene y le dispara, con la intención de eliminarla del mapa para que el amor que Lexa siente por ella no influya en el futuro de su pueblo. Sin embargo, la protagonista trata de escapar y justo cuando se dirige hacia la puerta aparece una Lexa asombrada, que acaba recibiendo una bala perdida debajo de su pecho. Aunque Clarke intenta salvarla, parece ser que es imposible, así que la Comandante acepta su final y le ruega a Titus que proteja a Clarke, quien se despide de ella en un mar de lágrimas.


Tras esta emotiva despedida, Titus extrae de la nuca de Lexa el chip con el símbolo sagrado (el mismo que se implanta Becca antes de volver a la Tierra), al que él hace referencia como "la llama”. Según parece, este chip se transfiere de unos a otros puesto que en él se almacenan recuerdos e información útil para el próximo Commander. La cuestión es: ¿cómo se elige al próximo comandante? ¿Es el chip el que selecciona?

Por su parte, Octavia decide marcharse a Arkadia sin Clarke, seguramente decepcionada y pensando que su amiga ha preferido quedarse en la Polis. Pero no parte sola, Indra (Adina Porter) la acompaña. Y menos mal porque ya echaba de menos a estas dos juntas en acción.


Y aquí va mi opinión sobre la muerte de Lexa. Me lo esperaba, sabía que tenía que suceder tarde o temprano y no solo por el papel que la actriz protagoniza en Fear The Walking Dead y su dificultad para compaginar ambos trabajos, sino porque también nos han dado muchas pistas a lo largo de la temporada: la cantidad de veces que Lexa ha mencionado el tema de la muerte, la presentación de los nightbloods y Ontari, los clanes revelándose contra ella, la debilidad que sentía por Clarke... Los guionistas nos hacían pensar que su muerte acabaría sucediendo, pero reconozco que no esperaba que ocurriera tan pronto. Y, si soy sincera, no me parece mal la muerte, sino el cómo. ¿Una bala perdida? Considero que es un final demasiado absurdo para una comandante, líder y guerrera. Quizás su muerte hubiese sido mucho más digna en el campo de batalla, pero eso ya es algo subjetivo. Así pues, May we meet again, Heda.


Por otro lado, entiendo que la muerte haya podido impactar a los fans, por ser un personaje muy potente y carismático, y sobre todo a la comunidad LGBT, debido a la representación queer que envolvía el personaje en la serie; pero no nos olvidemos de que hay más personajes que también dan visibilidad al colectivo, como Miller (Jarod Joseph) y su novio, o la misma Clarke, que es bisexual.

Para terminar, me gustaría destacar la calidad de este capítulo por la cantidad de información que nos han revelado y la perfecta sincronía con la que han fusionado ambas tramas: la Ciudad de la Luz y la Polis. Y a vosotros/as, ¿qué os ha parecido el capítulo? Ahora que ya no está Lexa, ¿qué creéis que pasará en la Polis? ¿Cómo afectará esto a la situación política y al conflicto Arkadia vs. grounders?


Reacciones: 

Related

USA 6416344286912307287

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item