loslunesserifilos

The Walking Dead, temporada 6: la caída de Alexandria

Tras el tenso final de la quinta temporada, muchos interrogantes quedaban en el aire pa...





Tras el tenso final de la quinta temporada, muchos interrogantes quedaban en el aire para el regreso de la sexta temporada, algunos de los cuales hemos podido ir descubriendo en lo que llevamos avanzada la trama y otros muchos se vuelven a plantear tras las acontecimientos recientes. Dilemas morales, dudas existenciales, muertes y sobre todo… zombies, son los ingredientes principales de toda esta mid season que analizaremos a continuación. 


(A partir de aquí, SPOILERS)


Como no podía ser de otra manera, esta sexta temporada empezaba cargadita de zombies, todos ellos aglomerados en una cantera de donde no podían salir. Nos llama la atención que el grupo y parte de los Alexandrinos reciben órdenes de Rick (Andrew Lincoln) en lo que parece un plan para deshacerse de los muertos vivientes que están empezando a escapar de su encierro y podrían ser un potencial peligro para la comunidad. Un capítulo atípico en cuanto a formato se refiere, con flashbacks en blanco y negro que nos narran cómo han decidido y urgido el plan, y de una duración mayor a lo acostumbrado. 

En este primer capítulo se sentarán las bases del resto de la temporada, el grupo se dividirá y las relaciones entre ellos irán evolucionando al más puro estilo de la serie. Por un lado Sasha (Sonequa Martin-Green), Abraham (Michael Cudlitz) y Daryl (Norman Reedus) abandonarán el grupo principal para el resto de la temporada, en un principio guiando a los zombies lejos de los muros de Alexandria, pero esto es The Walking Dead, nada es tan sencillo como parece. El personaje de Morgan (Lennie James), buscando el Rick que él recordaba, tendrá que lidiar con el Rick del presente, un conflicto moral que se mantendrá en los siguientes capítulos. Pero no sólo de Morgan tendrá que preocuparse el protagonista de la serie, con una Deanna (Tovah Feldshuh) más consumida que nunca, cargará con el control del grupo una vez más y suscitará recelos entre algunos Alexandrinos, que incluso trazan un plan fallido para matarlo, está claro, tomar el relevo de líder no le será fácil. 






Sin embargo, como ejemplo de plan fallido es el intento de deshacerse de los zombies, que gracias al sonido de una bocina procedente de Alexandria, todo lo planeado toma un nuevo camino y obliga a nuestros protagonistas a elaborar un plan B que marcará sus destinos y la forma de contar la historia, ya que nos presentan una temporada similar a la cuarta, donde cada capítulo se enfoca en ciertos personajes y hace que la trama salte de unos a otros hasta culminar con final de mitad de temporada. 

Y es que no sólo con zombies deben lidiar Rick y compañía, los llamados Lobos consiguen descubrir Alexandria y la invaden, un acto que hace a los Alexandrinos darse cuenta de que la burbuja en la que vivían acaba de estallar, que fuera hay muchos más peligros de los que ellos creían y que deben ponerse a trabajar si quieren salir con vida de ésta, algo en lo que participará Rosita (Christian Serratos), que les enseñará a defenderse. La lección es bien aprendida por Jessie (Alexandra Breckenridge), que acaba matando ferozmente a una intrusa. Carol (Melissa McBride) por su parte, con experiencia suficiente, es capaz de hacerse pasar por un Lobo y coger las armas para ir matando a quién se le pusiera por delante, un personaje cual camaleón, que durante la temporada ha sabido hacer el papel de ama de casa mientras observaba a todos, y de pasar a la acción cuando la situación lo requería, algo que no pasa desapercibido en Morgan, quién aun viendo la masacre antes sus ojos, decide seguir su lema de “toda vida es valiosa” y deja escapar a varios miembros de este grupo y secuestra a otro para hacerle ver el mundo de otra manera. Aún con todo, podemos ver a una Carol desecha cuando el derramamiento de sangre ha terminado ¿qué precio hay que pagar para seguir con vida? Una respuesta que Enid (Katelyn Nacon), la amiga especial de Carl (Chandler Riggs), no quiere esperar a conocer y sale huyendo ante la mínima dificultad, no sin antes dejar una nota “Just survive somehow”. Y por fin descubrimos que la bocina que tanto mal ha traído, proviene de la camioneta que los Lobos estrellan en los muros de Alexandria. 







Con todo el revuelo causado, Rick y los demás necesitan llegar a Alexandria, a la vez que asegurarse de que los zombies no serán un problema. Michonne (Danai Gurira), algo descafeinada esta temporada, es la encargada de llevar a unos rezagados e inexpertos Alexandrinos de nuevo a casa, pero tal y como predijo Rick, varios perecen en el camino sin que nada pueda evitarlo. Rick por su parte, herido en la mano al matar a unos zombies (a todos nos dio un susto el hincapié de la serie en la herida), se dispone a regresar a Alexandria cuando los Lobos libres que Morgan perdonó lo asaltan y están a punto de matarlo; la comida de bebé que uno de ellos llevaba encima delata de dónde provenían y crispa más aún el ambiente, y además traerá una nueva reflexión entre Morgan y Rick… ¿cómo sobrevivir sin mancharte las manos? ¿Hasta dónde hay que perdonar al alguien que intenta matarte?

Pero sin duda uno de los mayores impactos de la temporada lo protagoniza Glenn (Steven Yeun), personaje muy querido por los fans, que en un intento de desviar a los zombies de sus amigos, nos deja fríos en una escena en la que parece morir junto a Nicholas (Michael Traynor). Momento que dio varias teorías y causó mucha expectación por descubrir si en realidad habría sobrevivido a la horda de zombies que se le echaba encima. Como era de esperar la solución la conocemos más adelante, no sin antes empatizar con una Maggie que no se da por vencida con su marido, dándonos otra sorpresa más y que es ambos van a ser padres ¿sería esto un símbolo de esperanza? Finalmente resulto que sí, y Glenn consigue escapar heroicamente e irónicamente, ya que es gracias a Nicholas, ese personaje que intenta matarle y que él generosamente perdona, que consigue salir ileso mientras los atolondrados zombies se entretienen con el cuerpo ya sin vida del citado Nicholas, ¿estamos ante un ejemplo de karma? ¿O simplemente Glenn tuvo suerte? Cuestiones que siempre dejan en el aire para que el espectador medite. 






Y hablando de karma, Daryl, ese personaje algo invisible esta temporada (cuyos fans aún no perdonan), consigue tener al fin un capítulo compartido con Sasha y Abraham. De todos es sabido que Daryl tiene problemas para socializar y adaptarse a una comunidad asentada, y sin embargo es uno de los personajes más generosos de la serie, lo que queda demostrado en el capítulo en cuestión, cuando en un intento de ayudar a unos fugitivos y ofrecerles un hogar, finalmente es víctima de un robo que le deja sin las dos cosas más preciadas para los fans de este personaje: su moto y su ballesta. En paralelo a la trama de Daryl, podemos ver a un Abraham cada vez más imprudente, arriesgando su vida innecesariamente, lo que hace que Sasha (con un gran control de sí misma) le abra los ojos con un sermón que hace que los dos acerquen posiciones hacia el otro. Y es que si de algo ha tratado esta temporada, es de darle sentido a la lucha, vivir el momento y sobrevivir para construir algo más, y es algo que cada personaje va aprendiendo a lo largo de la temporada. Porque vivir es más difícil que morir, porque deben mantener la guardia constantemente, porque el premio puede ser tener un hogar y esto tiene un alto precio. 






Otro de los capítulos destacados de esta temporada es el temático sobre el pasado de Morgan, algo que muchos fans pedían para entender su cambio radical de mentalidad desde la última vez que se le vio en la serie. Eastman (Jonh Carrol Lynch) es el “culpable” de inculcarle los nuevos principios morales sobre el valor de la vida y el respeto por ésta, un lavado de cara para un Morgan, que tras un tiempo con este curioso amigo, aprende aikido, un arte marcial basado en la defensa personal que evita dañar al oponente, una simbiosis perfecta para un renovado personaje. Este cambio moral le traerá bastantes conflictos con el grupo de nuestros protagonistas (sobre todo con Carol y Rick), que en base a su experiencia, saben que finalmente uno debe cruzar la línea para sobrevivir. Aun así, Morgan no desistirá en el empeño de intentar cambiar a las personas como un día alguien le cambió a él, pero su secuestrado en clandestinidad y miembro de Los Lobos no parece cooperar a pesar de haber escuchado su conmovedora historia. 

Y finalmente, llegamos al último capítulo de mitad de temporada, con una premisa que ya anunciaba el desastre en Alexandria; precedida de los globos verde esperanza de Glenn, la torre de la Iglesia (¿ironía de nuevo?) se derrumba, abriendo una brecha en los muros del recinto para que los ansiosos zombies puedan ir en busca de la comida del día. Todo ello hace que el grupo quede de nuevo dividido mientras huyen de la horda zombie. Carol, que ha descubierto el secreto de Morgan sobre su secuestrado, inicia una batalla verbal y física con éste con el fin de acabar matando al susodicho, un enfrentamiento del que hemos sido testigo durante toda la temporada y que alcanza su clímax cuando ambos comienzan a pelear, terminando con los dos inconscientes y un Lobo suelto con una rehén entre sus manos (Denise, la médico del lugar) ¿Qué desastre ocasionará? ¿Está Denise sentenciada? No sabemos mucho de este grupo de criminales, pero están convencidos de que matando a la gente los liberan de una muerte segura, ¿formarán parte de una secta? Un secreto que esperamos se vaya descubriendo en lo que queda de temporada. 






Paralelamente a estos acontecimientos, Rick, Carl, Gabriel (Seth Gilliam), Deanna, Michone, Sam (Major Dodson), Ron (Austin Abrams) y Jessie se refugian en casa de ésta. Nos llama la atención Sam, el hijo pequeño de Jessie ha estado aterrado desde el asesinato de su padre, partiendo de la inocencia de un niño al que han protegido todo el tiempo, él se pregunta quiénes son los monstruos en realidad, ¿matar te hace malo? Entonces, ¿qué diferencia hay entre los que entraron a su hogar y su propia familia? Cuestiones que vemos nos son respondidas y el terror va creciendo en él, hasta llegar a este último capítulo, un Sam que nos inquietaba cada vez más. Mientras tanto, descubrimos que Deanna ha sido mordida durante la huida, una sentencia para la que aún no estaba preparada pero que acepta con resignación, no sin antes pedirle a Rick que cuide de su gente como si fuera suya, que tome de verdad las riendas de la comunidad, pero, ¿acaso no es lo que ha hecho durante toda la temporada? Como la misma Deanna dijo, ella tenía una visión utópica de lo que debía ser Alejandria, se consumió y desapareció en el dolor de sus pérdidas y Rick asumió el mando una vez más… pero él tiene que aceptarlos como su gente, y eso es lo que ella intenta pedirle ¿lo conseguirá? 

Y si creíamos que las cosas no podían ir peor, una pelea entre Carl y Ron provoca la entrada masiva de zombies a la casa, lo que hace que la situación se violente aún más. Necesitan cubrirse de tripas zombies para poder pasar entre ellos y escapar de una muerte segura. Con una música instrumental épica y emocionante, vemos como cada personaje supera los obstáculos de la vida una vez más. Deanna que debe quedarse a morir en una casa ya invadida de zombies, le hace una pregunta a Michonne “¿qué es lo que buscas?”, algo que deberá intentar responder si queremos una Michonne con más chispa en lo que queda de temporada. Agarrados de las manos, Rick y compañía, avanzan entre los zombies mientras nos revelan cómo Glenn y Maggie logran verse desde lejos, por fin. Una Deanna, que a punto de morir, se levanta a luchar contra los zombies, una lección que ha aprendido de los mejores en ello. Finalmente, cuando la tensión alcanza un punto álgido, Sam, ese niño atemorizado rodeado de zombies, pronuncia las palabras que pueden hacer que todo se venga abajo: “¿Mamá? ¿Mamá? ¡Mamá!” 






Si algo hemos aprendido de Marvel, es que debes quedarte tras los créditos, idea que The Walking Dead ha llevado a su terreno para mostrarnos algo muy revelador y que los fans de los cómics esperaban ansiosos. Daryl, Sasha y Abraham son los encargados de llevarnos hacia la trama fuerte que nos espera a la vuelta, y es que un gran villano se acerca, y su nombre es Negan (Jeffrey Dean Morgan).

The Walking Dead regresa a las pantallas el 14 de Febrero en AMC con el episodio 6x09 “Sin salida”. 
















Reacciones: 

Related

The Walking Dead 1705477073357437639

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item