loslunesserifilos

"La Chica Danesa": el drama fallido de Tom Hooper

" The Danish girl " (La chica danesa en España) llegaba a nuestros oídos desde hacía y...


"The Danish girl" (La chica danesa en España) llegaba a nuestros oídos desde hacía ya algunos meses anunciando, contando apenas con algunos visionados, la posibilidad de un segundo Oscar para Eddie Redmayne por su interpretación de un artista danés transexual de los años 20. Esta adaptación de una historia real basada en la novela de David Ebershoff y en los diarios de Lili Elbe/Einar Magnus, a quien intrpreta Redmayne, ha sido nominada a 4 premios Oscar: Mejor actor (Eddie Redmayne), mejor actriz secundaria (Alicia Vikander), Mejor diseño de producción y mejor diseño de vestuario para el español Paco Delgado.

Tras 120 minutos de metraje se me vienen a la cabeza muchas preguntas, pero no de esas buenas que deberían provocar todas las películas al trastocar tus convicciones sobre el mundo que ya conoces, sino las que resultan después de presenciar un espectáculo de dudosa calidad que te hacen preguntarte, una vez más, sobre los criterios de la Academia para otorgar premios/nominaciones, o los de un director para realizar un film o escoger a su actor principal, entre muchas otras.

La historia es en realidad bastante sencilla: se encuadra en la segunda década del S.XX en torno a la vida del pintor danés Einar Magnus y su mujer, también artista. Cuando la segunda necesita de una modelo para acabar algunas de sus obras, Einar accede a vestir con trajes de mujer y posar para su esposa. A partir de ese momento, ambos incian un juego en el que Magnus se convertirá en Lili, no obstante lo que empezó como una diversión para ambos se convertirá en el desencadenante de la búsqueda de Einar hacia su verdadera identidad.

"The danish girl" tiene varios problemas que para mí parten desde la interpretación de Redmayne, que parece contaminar como un humo negro el resto de aspectos del film, y acaban en la construcción de la historia. No me queda muy claro qué aspecto en concreto quería destacar Hooper o si acaso quería destacar alguno, y es que el equilibrio de la cinta está perdido, con una elaboración de los personajes que parece hecha con prisas y una sensibilidad construida mecánicamente así como un desarrollo de los hechos previsible, abrupto e inconsecuente. Los personajes están superficialmente construidos precisamente en una historia en la que la lucha interna y la construcción/búsqueda de identidades se torna esencial. Estamos hablando de un hombre que, en una sociedad aún sin referentes claves en cuestiones de género y sexualidad y mucho menos en la aceptación de sus diferentes variantes, decide llevar a cabo un proceso que no es nada más que el cambio de género masculino a femenino. La exploración de los pensamientos e inquietudes del protagonista se reducen a caricaturas que se construyen a través de actos que se retratan banales e incluso ridículos, como la pseudo experiencia extrasensorial de Redmayne al tocar unas medias o imitar una pose femenina. En poco más de media hora el personaje pasa de ser alguien que parece no tener ningún dilema interior a un individuo atormentado por un cuerpo que no le pertenece y que ya ni si quiera acepta que le llamen por otro nombre que no sea Lili. No hay transición, no hay proceso, sólo una ridícula presentación y directamente se nos muestra el resultado.


Esta carencia de profundidad en los personajes podría (relativamente) pasarse por alto si el director hubiera tomado la decisión de centrarse más en la importancia del suceso histórico como tal, con un desarrollo cronológico de los hechos sin más complicación que la de una buena estructura secuencial, pero hasta ese sentido supone un punto flojo. Este desarrollo es abrupto, precipitado. Tenemos un comienzo demasiado dilatado por momentos carentes de importancia que podrían haber sido aprovechados para ahondar en los personajes y menos en el "juego" de pareja que ya quedaba claro con 10 minutos de metraje. Hooper consigue que la transición de Einar hacia Lili parezca fruto de un capricho de la noche a la mañana en el que frases tan manidas como "Esto es lo que soy" "Einar ha muerto, ahora solo existe Lili" tan sólo contribuyen a ridiculizar aún más la situación.

No obstante, a pesar de lo tediosa que me haya resultado por la carencia de momentos memorables o tan sólo disfrutables, lo que termina de hundir la película es Eddie Redmayne. Sí, su estrella protagonista nominada a los premios Oscar y ganador de otro por interpretar a Stephen Hawking en "The theory of everything". Paco delgado, el diseñador canario nominado por su diseño de vestuario en la cinta decía con respecto a su trabajo en el diseño "Estaba preocupado por si iba a conseguir hacer un personaje femenino creíble o solo una caricatura". No hay frase mejor que pueda explicar lo que creo que ha hecho Redmayne con Lili: Una caricatura. Una coreografía mal ensayada de gestos y reacciones que además carecen de un amplio catálogo de posibilidades. No creo exagerar diciendo que incluso puede llegar a producir la risa después de 90 minutos forzando el mismo fruncimiento de labios, sonrisa nerviosa y lágrimas secas. Quizás el problema del actor es que es demasiado consciente de su propia interpretación. Tengo la sensación de que todo habría ido mejor si se hubiera dejado llevar algo más por sus propias sensaciones y menos por intentar plasmar una figura extravagante que no era tal. Bien es verdad que el concepto de feminidad y el comportamiento social en los años 20 dista del actual, y de presenciarlo en este momento nos produciría cierta extrañeza. No obstante, ni siquiera esto vale para justificar la actuación del actor protagonista. Si hay algo bueno a destacar en este sentido, es el aspecto físico de Eddie Redmayne, cuyos rasgos andróginos acaban resultando incluso interesantes y aportan la credibilidad que le ha faltado a su actuación.

En el lado opuesto, Alicia Vikander supone lo mejor de la película. Ni si quiera brilla, también porque el guión no se lo permite, pero en todo caso consigue hacer lo que su protagonista no puede ni insinuar: transmitir.

En fin, una decepción que en ningún caso merece nominación alguna que no sea la del vestuario de Paco delgado. O quizás si, todo depende de como de en serio se tome cada uno los Oscar. Una servidora desde luego, no les da ningún crédito.

Lo mejor: Alicia Vikander
Lo peor: La sobreactuación de Eddie Redmayne

Reacciones: 

Related

tom hooper 4630374170341966188

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item