Crítica: Pesadillas (2015), de Rob Letterman



Zach Cooper es un joven adolescente que se muda con su madre al pueblo de Greendale. Allí conoce a su vecina, Hannah, y a su mejor amigo, Champ. Poco a poco, Zach se da cuenta de que en Greendale nada es lo que parece. Al parecer, el padre de Hannah es el famoso escritor R.L. Stine, autor de la serie "Pesadillas", y todas las criaturas mágicas sobre las que ha escrito cobran vida. ¿Conseguirá Zach escapar del hombre lobo o del abominable hombre de las nieves?





'Pesadillas' es la adaptación de una saga que quizá todos hayamos leído alguna vez. Sin duda alguna, es muy interesante ver a Jack Black en un personaje dramático y, sobre todo, tan sufrido como lo es el de Stine y, a su vez, también es atractivo verle junto a unos miembros del reparto mucho más jóvenes que él. Dylan Minnette, Odeya Rush y Ryan Lee son los tres adolescentes que completan este film con el que la juerga está asegurada. 

Hay bastantes problemas con el uso excesivo del CGI, sin embargo, las cosas mejoran cuando los cuatro personajes aparecen juntos en escena. El proyecto está formado por gags y convenciones que todos estamos acostumbrados a ver en este tipo de películas, no obstante, acaba funcionando gracias a Jack Black y sus discípulos. Finalmente, el score de Danny Elfman ayuda a que la narrativa continúe y nos deje con ganas de ver más. Sin duda, tiene pinta de que tendremos 'Pesadillas' para rato, dado el final del film y la cantidad de novelas que hay. A pesar de ser un proyecto simple y tópico, éste acaba funcionando bastante bien y entreteniendo al público convencional, que es lo mínimo que se pide hoy en día.

NOTA: 7.5/10




COMENTARIOS