loslunesserifilos

Prohibida la distribución de "La vie d'Adèle" en Francia por demanda de los ultracatólicos

Ya han pasado dos años desde que La vie d'Adèle , ( La vida de Adèle en España) se ...





Ya han pasado dos años desde que La vie d'Adèle, (La vida de Adèle en España) se estrenase en las salas cinematográficas. Hoy sin embargo llega la noticia de la prohibición de su distribución, es decir, no podrá volver a ser proyectada en las salas hasta nueva orden, momento en el cual el director, Abdellatif Kechiche deberá volver a pasar delante de una comisión.

La cinta que ganó en el año 2013 la Palma de Oro en el Festival de Cannes fue en su momento calificada como "Prohibida a menores de 12 años" en su propio país de origen en su estreno en las salas (que no "No recomendada", ojo). Ahora, el Tribunal administrativo de París, movido por la denuncia de la asociación Promovoir en el año 2014 que reclamaba que el film fuera prohibido a los menores de 18 años (en pro de la defensa de los valores judeocristianos), ha reflexionado acerca de su precedente decisión. Así pues, el tribunal ha invalidado la precedente censura referida únicamente a los menores de 12 años por contener "diversas escenas de sexo presentado en modo realista en primer plano, tales de herir la sensibilidad de un joven público. (Porque todos sabemos que ver a dos mujeres teniendo sexo en una pantalla más grande de 15 pulgadas puede dejar secuelas psicológicas irreversibles en cualquier niño menor de 18 años. ¿Quién no recuerda al joven Jimmy, ahora paciente de la López Ibor, que sufrió un serio derrame ocular y cerebral cuando vio el culo de Léa Seydoux en acción? Nuestras condolencias para sus familiares.)

El tribunal ha pedido de esta manera a la ministra de cultura francesa Fleur Pellerin que se lleve a cabo el reexamen de la calificación por edades (prohibición, más bien). En definitiva, el film no se podrá proyectar de nuevo, a menos que vuelva a pasar por el proceso de censura, esta vez dirigido hacia todos los menores de 18 años.

En cuanto a la asociación que ha promovido tal acción se trata de Promovoir, grupo ultracatólico (porque en estos casos el ultra no es malo, siempre y cuando luche contra el ultra sexo, el ultra amor lésbico en ultrapantallas, etc.) cercano además a círculos de la extrema derecha francesa fue fundada en 1996 por André Bonet, y desde entonces ha empleado su tiempo en impedir que películas como Saw 3D, Love de Gaspar Noé o Nymphomaniac lleguen a ojos del joven público (para así evitar catástrofes como la del adorable Jimmy). Esta asociación, que lucha también, en palabras textuales, contra "la obstaculización del incesto, la violación y la homosexualidad", parece tener además bastante éxito entre los altos cargos franceses pues con Love consiguió otro logro considerable con la prohibición de su visionado a menores de 18 años, noticia que nos llegaba este verano.

No es de extrañar que existan grupos de tal perfil que aún en el siglo XXI siguen empleando todos sus esfuerzos (entre los que incluimos dinero, odio, ganas, odio, tiempo y también odio) en luchar contra todo aquello que no se ajusta a su estrecha visión de una sociedad limpia y civilizada. Lo que ya es más preocupante es que la ley se ponga de su parte. Creo que todos somos conscientes de que el sexo y la sexualidad siguen siendo un tabú a la hora de su puesta en común en sociedad y más aún en su representación en las pantallas, ¿Por qué algo común a todos los seres humanos es motivo de vergüenza y ofensa cuando se trata de hacerlo público? Quizás no está demás pensar lo inocentes que hemos sido algunos pensando que hemos avanzado, que el arte es más transgresor que nunca y que la pantalla es ahora fuente inagotable de imágenes que siempre han existido y nunca han sido mostradas y que además nos encanta, que precisamente una de las posibilidades del arte es la de proyectar al ser humano y todo lo que nos rodea bajo el filtro de una subjetividad que muchas veces es necesaria para poder vernos y reflexionar. Qué tontos hemos sido pensando que las épocas oscuras de intimidación y censura habían acabado, que la pluralidad existe sin trabas y que los tabúes ya no están para permanecer como tales sino para retarlos. Al fin y al cabo supongo que lo que se necesita es tiempo. Tiempo para regenerar, porque unas épocas se van cuando las nuevas tienen la suficiente fuerza para imponerse de tal modo que la tradición no sea más que un recuerdo al que volver para confirmar lo que hicimos mal, y no la razón principal para permanecer estancados.

Y es que el problema, señores ultracatólicos y no tan ultracatólicos, no es sólo que Jimmy no existe, nunca ha existido y jamás existirá, sino que se sirven de él para extender unos ideales que no son sino arcaicos y represores con el fin conservar un poder que, por suerte, va a amenos. Y aunque el Tribunal les de la razón, el arte no entiende de leyes, y el culo de Lea Seydoux tampoco. Así que, esperemos que con el tiempo, todos los Jimmys del mundo acudan en tropel a las salas cinematográficas para disfrutar de él como lo hice yo.

Porque lo que nos da vergüenza no es tanto que nuestros hijos vean el sexo en pantalla grande (porque ya lo hacen, en una más pequeña, y si no lo saben yo se lo cuento), sino que todos sepamos que lo hacen (¿Hipocresia? ¿Cómo, quién, dónde?). Porque el cine es un sitio de puesta en común, de grupo, de sociedad. Y cuando lo privado (el culo de Léa en movimiento) y lo público (el de la butaca de al lado sabe que  estoy mirando el culo de Léa Seydoux en movimiento) se juntan, el pudor, la vergüenza y la tradición se mezclan y, claro, explotan.
En fin amigos, si no hace daño en casa, en el cine tampoco.

Léa Seydoux siendo ilegal para Marie Claire
Reacciones: 

Related

Opinion 8194343753254067956

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item