loslunesserifilos

Review The Good Wife 7x03: Cooked

Esta semana The Good Wife ha subido el nivel y nos ha regalado el primer señor capitulazo de la ...


Esta semana The Good Wife ha subido el nivel y nos ha regalado el primer señor capitulazo de la temporada. Esperemos que no sea el último y que la serie vuelva a regalarnos un año genial, sobre todo cuando aún está la duda de si este es el último que seguiremos disfrutando de Alicia y compañía. A partir de aquí, spoilers.
Empecemos por el bufete, en el que los desacuerdos siguen a la orden del día. Y esta temporada el que empieza a estar más cabreado es Howard Lyman. Cary prendió la mecha y el hombre, que hasta ahora había vagueado como el que más, ha decidido ponerse las pilas y proteger lo que él cree que es suyo. Para eso necesita un abogado y ¿quien mejor que Alicia? No solo porque ella sea muy buena, sino porque sabe que en Lokchart, Agos & Lee van a reventar de ira con semejante movimiento. Alicia declina lo más amablemente que puede la proposición, no sin antes dar algún que otro consejo a Lyman. Esto es algo que veo normal y coherente, así que el enfado de Diane cuando se entera de todo el asunto me parece fuera de lugar.
Odio decirlo, pero Diane no me está gustando en este inicio de temporada. Parece más cerca de la postura de David que la de Cary y eso no puede ser bueno. Ni siquiera salvo que ahora vuelva a estar interesada en Alicia. ¿A qué juegan? No pueden estar siempre echando y volviendo a contratar a la misma gente, para más tarde volver a echarla. Y es que da la sensación de que a la mínima se sienten traicionados o en peligro y empiezan a mover hilos antes de tiempo. Que es un poco lo que acaba pasando con Howard.
Decide los consejos de Alicia y se plantea demandar al bufete, pero todo cambia cuando se cruza en su camino Jackie Florrick. Sí, en este capítulo comienza la historia de amor entre estos dos, todo muy fugaz y apasionado. Nunca imaginé que veríamos surgir a esta pareja, pero que ahora creo que tiene todo el sentido y es todo un puntazo. Además de ser beneficiosa para el abogado, puesto que puede usar los contactos de Jackie para cerrar tratos y ganar clientes. De hecho, el amor golpea tan fuerte a Howard que decide pasar de demandar a nadie, ya se siente completo y feliz de nuevo. El problema es que lo decide cuando ya es tarde y el daño está hecho. Ahora Alicia vuelve a ser algo así como el enemigo del bufete.


También es un soplo de aire fresco para Jackie, a la que quizás veremos más desmelenada a partir de ahora. No hay más que verla al final del episodio, enfundada en un traje de ejecutiva más cercano a los que usa Alicia, que a la ropa de abuelita entrañable a la que nos tenía acostumbrados mamá Florrick. 
Además de sus nuevos problemas con el bufete, Alicia sigue buscándose la vida con su propia firma, tratando de defender a delincuentes de poca monta. Vemos que ya se ha acostumbrado al ritmo y la forma de trabajar de ese lugar y cada vez se lleva mejor con Lucca. Por suerte entre cientos de casos iguales y aburridos, donde tiene que recitar prácticamente el mismo discurso cada día, aparece uno un tanto más interesante. Al menos al principio parece interesante pero luego se convierte en algo realmente enrevesado y retorcido.
Todo esto hace saltar las alarmas de Alicia, que con las elecciones tan cerca teme que se trate de una jugarreta para fastidarla a ella, o a Peter.  Tanta es la paranoia que por un momento manda a freir espárragos a Lucca, pero luego se arreglan por suerte. Sin embargo, esta vez no se trata de fastidiarla a ella o a Peter, sino que el acusado es un agente del FBI infiltrado tratando de pillar con las manos en la masa al juez, del que sospechan que acepta sobornos.

Aquí es cuando Eli vuelve a entrar en juego y nos deja con el culo bastante torcido al final del capítulo. Ese chivatazo al juez a cambio de que le ayude a encargarse de Frank Landau (aquel que hundió la carrera política de Alicia y que en el capítulo anterior le hizo una propuesta un poco extraña y además no vimos qué contesto ella), va a traer cola.
Ya sabemos que Eli es capaz de cualquier cosa por conseguir sus objetivos, pero quizás se esté empezando a enfangar demasiado. Pero por otro lado, nadie ha hecho nada por calmar las aguas realmente, ni Peter, ni por supuesto Ruth EastmanEl ninguneo hacia él no hace sino aumentar su rabia y ganas de fastidiar (tremendo el despacho que le han dado).
Y por si fuera poco, él tiene la baza de conocer a los Florrick muy bien, sabe cuales son sus puntos fuertes y cuales no y, sobre todo, sabe como funcionan sus relaciones familiares. Por eso las jugarretas le salen redondas. Ese programa de cocina donde Alicia y su madre tratan de aparentar que son una auténtica e idílica familia y acaban discutiendo es brutal y un zasca a Ruth en toda la cara. Eastman será muy buena en lo suyo, pero está cometiendo el grave error de subestimar al gran Eli Gold.


En definitiva, un gran capítulo, divertido, con un caso interesante y que sigue desarrollando las tramas poco a poco. Hasta ahora lo más interesante es el camino que está tomando Eli, pero no debemos olvidarnos del que sigue Alicia, con su propia firma. Y también la dirección que está tomando el bufete, con Howard Lyman on fire, Cary sin saber si está contento con su nueva posición y Diane echando de menos a los abogados de antes, no los de la nueva generación que se preocupan por su vida amorosa.
Solo llevamos tres capítulos y es pronto para opinar, pero de momento, The Good Wife ha vuelto con fuerza y un aire renovado después de una sexta temporada muy irregular. Que se mantenga así y que incluso vaya a más.


Reacciones: 

Related

The Good Wife 3648822609514281939

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item