loslunesserifilos

'The Jinx'. La mala suerte del rico hombre blanco

El texto es una colaboración especial de la Analista de televisión social Teresa Díez Recio ( ...


El texto es una colaboración especial de la Analista de televisión social Teresa Díez Recio (@teresadiez) y, nos escribe sobre la miniserie documental The Jinx de la cadena HBO. El escrito tiene spoiler sensibles sobre la trama, así que solo es apto para aquellos que han visto la ficción.

En el año 2001 un cuerpo descuartizado apareció repartido en bolsas de basura en la bahía de Galveston, Texas, a excepción de su cabeza que nunca se encontró. La investigación policial identificó al vecino del difunto como el principal sospechoso. Sangre de la víctima debajo de su moqueta y una sierra en el maletero de su coche fueron las evidencias que llevaron a la conclusión de que este hombre, que vivía disfrazado de mujer y se hacía pasar por una persona muda, tenía relación con la trágica muerte. Aún hay más: resultó que este extraño vecino era el multimillonario neoyorkino Robert Durst, que vivía en la casa de al lado escondido de la prensa debido a su truculenta y mediática biografía.

Sin embargo Durst, gracias al asesoramiento de dos prestigiosos abogados, fue declarado inocente de asesinato con el argumento de que actuó en defensa propia. Admitió que descuartizó el cadáver por miedo a verse metido en un escándalo y aún así convenció al jurado de que la muerte fue accidental. El vecino entró en su casa sin su consentimiento, se pelearon, se defendió y la pistola se disparó. Y luego, ains…, lo cortó en trocitos. Todo muy fortuito y doméstico. Matar en defensa propia a tu vecino y después descuartizar el cadáver está dentro de las situaciones que le pueden ocurrir a cualquier ciudadano inocente en Texas. Y más si es blanco, tiene millones de dólares y dos excelentes abogados. Si hubiera sido negro y de origen humilde quién sabe si hubiera tenido la misma “mala suerte” para ser declarado inocente después de admitir que serró el cuerpo de su vecino.

Robert Durst explicando al Gran Jurado la muerte accidental de su vecino
La mala suerte es precisamente la traducción de The Jinx (The Life and Deaths of Robert Durst), la serie documental de 6 episodios producida por HBO sobre la vida y extrañas muertes alrededor de Robert Durst. Dirigida por Andrew Jarecki, este mes de septiembre recuperó notoriedad al obtener el Emmy a Mejor Documental.  

Jarecki es conocido por el famoso documental galardonado en Sundance y nominado al Óscar Capturing the Friedmans, una historia sobre el desmoronamiento de una familia de clase media, en la que el padre y uno de los hijos fueron acusados de pedofilia. Un excelente trabajo en el que recopilaba diferentes puntos de vista.

Durante The Jinx, a través de 25 horas de conversaciones con Robert Durst y personas cercanas a su historia, el director repasa su biografía y los tres casos de muertes o desapariciones en las que de alguna forma ha estado relacionado. Porque el caso del cuerpo desmembrado con el que comienza la serie no es el único incidente macabro de su vida. En 1982 su esposa desapareció misteriosamente según su versión, aunque familiares y amigos de Kathleen McCormack, su primera mujer, llevan treinta años sospechando que fue Durst quién se deshizo de ella de alguna forma. 

Por último su mejor amiga de juventud, Susan Berman, falleció un año antes del último caso con un tiro en la cabeza cuando precisamente se tenía la intención de pedirle que declarara en la investigación reabierta de la mujer de Durst. Un misterio que tampoco se pudo resolver hasta que se grabó este documental, que de forma inconsciente, mientras Durst iba un momento al baño con el micrófono puesto, grabó su confesión. "Los maté a todos, por supuesto", dijo para sí mismo enfadado. La serie finalizaba su emisión en los Estados Unidos el pasado mes de marzo justo cuando horas antes Durst era detenido por la policía de Nueva Orleans.

Robert Durst durante la grabación del documental.
La mala suerte (o El gafe) es un proyecto documental que se negaba en un principio a tener una visión a favor o en contra de Durst, el estilo habitual de su Director que tan buen resultado le dio en Capturing the Friedmans. Su título precisamente llama a la pregunta de si se trata o no de un hombre con mala suerte. Sin embargo, a medida que avanzan las grabaciones, Jarecki y su equipo fueron encontrando nuevas evidencias desconocidas hasta entonces sobre la posible culpabilidad de Durst en la muerte de Susan Berman. Situación que le puso contra las cuerdas hasta que se le escapó una confesión mientras iba al servicio.
 

La razón por la que al principio de la serie empatizamos con el personaje tiene que ver con el excelente trabajo de su director. Su durísima infancia, con una madre que se suicidó cuando él tenia 7 años, o la soledad del niño rico con declaraciones como que el dinero no le había hecho feliz. Jarecki nos dibuja el perfil de alguien que llevaba toda su vida sufriendo. Sin embargo, su gestualidad, sus tics y su mirada gélida nos mueven hacia caminos distintos. O frases como que “mucha gente no sabe realmente lo pesada que es la cabeza humana”, contada con total naturalidad y que paralizan la respiración a cualquiera. Si fuera una serie de ficción de la propia HBO, The Jinx estaría protagonizada por alguien como Billy Bob Thornton sin duda alguna.

Porque la verdad a veces es más escalofriante que una gran ficción interpretada por el mejor de los actores. Álvaro González denunciaba con bastante razón el mal momento que vive el género documental con la irrupción del reality. “Hemos pasado de transmitir emociones a que los documentales parezcan directamente realities”, decía al repasar los títulos que se paseaban este año por Sundance. The Jinx es un halo de esperanza en ese aspecto. El escabroso caso tratado en True detective, por ejemplo, parecería el trabajo de un mal aficionado al lado de la retrato de la trayectoria real de Durst, con episodios durísimos que solo alguien con una enorme sangre fría es capaz de llevar a cabo, combinados con otros muy chapuceros o cómicos, como lo de hacerse pasar por una señora muda. Al concluir la obra nos preguntamos si más bien no es un tipo que ha nacido de pie, más que un hombre con mala suerte, y si el título es más bien una ironía.

Robert Durst lleva treinta años apareciendo periódicamente en las cabeceras de la prensa norteamericana y su historia ya forma parte de la cultura popular. Cuando en The Good Wife apareció el personaje del excéntrico millonario Colin Sweeney, cliente de Alicia Florrick, la identificación de los espectadores con Robert Durst fue inmediata. Un millonario acostumbrado a jugar con la muerte que gracias a su fortuna consigue buenos abogados con los que consigue librarse de acusaciones tan graves como la de asesinato. Ni la mejor de las ficciones lo hubiera hecho tan bien. Para eso está la realidad, para superarla. 
Colin Sweeney con Alicia Florrick en The Good Wife
Un texto de,
Reacciones: 

Related

The Jinx 8203143992363587077

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item