"Quantico": el enemigo en casa


El pasado domingo, ABC estrenó el primer episodio de una de sus nuevas series para esta temporada, “Quantico”, que se centra en un grupo de nuevos aspirantes a formar parte de las filas del FBI. 


El piloto ha alternado su metraje en dos líneas temporales diferentes. En una, vemos como diferentes jóvenes se dirigen a Quantico para comenzar su andadura en la academia y nos van introduciendo a los personajes para que los vayamos conociendo. Son unos cuantos, y la versión que tenemos de ellos acaba siendo un poco superficial, ya que tampoco se ha profundizado demasiado en ellos, pero lo que se busca es transmitir la idea de que, en mayor o menor medida, todos o casi todos tienen algo que ocultar. Hay algunos más interesantes que otros, como suele suceder, aunque los que reciben más protagonismo son los personajes de Álex y Ryan, sobre los que parece que va a recaer más peso (y que ya tienen su primer encuentro antes de llegar a la academia) En cualquier caso, no creo que vaya a ser de esas series que le presten demasiada atención a sus personajes (solo hay que ver las escasas pinceladas que de momento dan de personajes como son los profesores o que las interpretaciones son normalitas, siendo generoso)


La segunda nos sitúa en Nueva York, donde ha tenido lugar un gran atentado terrorista en la estación central, y donde, sin saber muy por qué, Álex se despierta en medio de los escombros aunque ella jura que se estaba encargando de cubrir el perímetro. El FBI la interroga acerca de sus compañeros en la academia y de su entrenamiento allí, porque creen que uno de ellos es el responsable del atentado. No obstante, parece que de la que sospechan es de Álex, y que solo estaban entreteniéndola mientras buscaban pruebas para incriminarla. Finalmente, con la ayuda de una de sus profesoras de Quantico, que cree en su inocencia, Álex consigue escapar, aunque ahora está en busca y captura.

Mentiría si dijera que el piloto de “Quantico” no me ha parecido distraído, pero de momento no ha pasado de eso. Básicamente, se han limitado a soltar varios elementos al espectador sin de momento dejar del todo claro por lo que quieren decantarse. Creo que la serie tiene potencial para ser un buen entretenimiento si tocan las teclas y tramas adecuadas, porque no tiene malos elementos, pero que lo consigan ya es otra cosa. Le ha faltado algo de chispa, algo que te deje con ganas de ver más, in my opinion. Pero también es verdad que tiene margen de mejora, todo depende de cómo lo lleven.


COMENTARIOS