loslunesserifilos

BSO: Cómo entrenar a tu dragón (John Powell, 2010)

La constante lucha entre dragones y vikingos parece inevitable, pero ¿qué mejor que ser acomp...


La constante lucha entre dragones y vikingos parece inevitable, pero ¿qué mejor que ser acompañada con una buena orquesta y una asombrosa partitura?

Cómo entrenar a tu dragón es una película contextualizada en el mundo de los vikingos, donde Hipo sueña con ser cazador de dragones, como el resto de su pueblo, pero no parece encajar. Todo su mundo cambia al encontrarse con el dragón más peligroso del lugar, y empieza a ver las cosas desde un punto de vista diferente.

John Powell demuestra el dominio sobre las bandas sonoras, con la influencia de otras músicas, dando como resultado una obra compacta, sólida y épica. Por ello, esta película le valió su primera nominación a los premios Oscar.


No se puede hablar de música diegética: no aparecen instrumentos musicales que finjan interpretar la música que el espectador escucha. Es importante señalar que en la música se percibe una pequeña influencia celta que Powell utiliza para hacer que el contexto de la historia sea más real, creando un ambiente medieval, rudo y natural (propio de los vikingos), destacando el uso que hace del coro, las gaitas o la flauta irlandesa.

La obra resulta muy heterogénea, ya que hay desde temas de gran sublimidad  con orquesta y coros a otros más intimistas, destacando uno o dos instrumentos. La música es muy sinfónica, generando un resultado espectacular, que roza lo épico, lo grandioso. Podemos destacar la sonoridad de los fuertes metales, la percusión, las secciones de cuerda y los coros, que realizan un papel fundamental a la hora de reflejar situaciones concretas. En algunas ocasiones se da la aparición de instrumentos menos frecuentes, pero consiguen el efecto deseado como el corno, el clavicordio, y el arpa acompañados de viento madera. 


La banda sonora musical de Cómo entrenar a tu dragón rebosa de material temático que aporta diferentes sensaciones. El tema de la amistad, posiblemente es el tema principal, es el que aparece en más ocasiones, muchas veces transformado, y quizás poco reconocible en comparación con la naturaleza del tema. Es un tema envolvente, lleno de energía, que emociona al espectador, porque consigue el efecto deseado junto a la imagen. La melodía es fuerte, viva, que acompaña a la historia en los momentos en que los personajes se reconcilian entre  ellos o la amistad que se va consolidando entre Hipo y el dragón.

El tema de los vikingos es un tema que representa principalmente la fuerza y el carácter vikingos. Es un tema que aparece normalmente cuando hay una guerra entre vikingos y dragones. La esencia del tema es introducida en diferentes bloques y se repite constantemente, y resulta difícil no identificarla. Este tema es interpretado principalmente por los instrumentos de viento metal, acompañados por los de cuerda, pero en varias ocasiones aparece suavemente a través de un solo instrumental (con flauta travesera, clarinete o flauta irlandesa).

El tema de Astrid o el tema del amor, aparece en contadas ocasiones en las que el compositor no ha realizado excesivas variaciones, por ello es el más fácil de identificar. Se trata de un tema intimista, delicado y la melodía es muy suave, guiada  principalmente por un violín por encima de la orquesta, muy dulce, y que hace recordar ese sentimiento amoroso entre los protagonistas. Siempre que suena va asociado a Astrid, pero incluso cuando no aparece ella, simboliza otro tipo de amor, como al final de la película, que pretende reflejar el amor de Hipo hacia su hogar.

El tema de los dragones es un tema muy intenso, que representa el peligro y el misterio de los dragones. Este tema permite al espectador identificar a los dragones como seres agresivos, crueles, y despiadados, en definitiva, enemigos de los vikingos. Su melodía, ejecutada muy a menudo por los instrumentos de viento metal (especialmente el corno inglés) y la percusión, es muy apagada, muy tétrica, que suele poner al espectador en tensión.

El tema del sufrimiento es uno de los temas más emotivos, en el sentido de que colocan al espectador en tensión debido a la potencia en que se interpreta. Es una melodía fuerte, pero apagada, con saltos entre agudos y graves, que aparece para representar el sufrimiento de Desdentao, el miedo de Hipo, y otros sentimientos. Los violines son los instrumentos que más destacan en este tema, dominando el contexto.

El tema de la valentía en sí misma. Es una melodía interrumpida, alegre, que a veces es interpretada por instrumentos de viento madera, como el clarinete, pero los metales le dan brillo y desenvoltura.


En definitiva, la música de Cómo entrenar a tu dragón está cuidada hasta el último detalle. Posiblemente, una de las mejores obras de John Powell. 

Reacciones: 

Related

Sinfonismo 4256764857811454370

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item