loslunesserifilos

Castle: del 7x11 al 7x23. Sus más y sus menos, pero aquí seguimos.

Estoy contenta. Bueno, rectifico, moderadamente contenta. Otra temporada de Castle llega a su ...



Estoy contenta. Bueno, rectifico, moderadamente contenta. Otra temporada de Castle llega a su fin (parece mentira que ya llevemos siete) y con una renovación asegurada (todavía tengo sentimientos contradictorios respecto a esto), nos despedidos de nuestro escritor y nuestra detective favorita hasta otoño.

Como ya es costumbre en este blog, voy a comentar la segunda mitad de la temporada de la serie al más puro estilo fangirl/maruja, pero bueno, esto no da para más. ¡Empezamos! (Spoiler a partir de aquí)

Echando la vista atrás, la verdad es que esta segunda mitad de temporada hemos tenido cosas de lo más variadas.

Empezaron con cinco capítulos que estuvieron dedicados a la trama en la que Castle ha sido expulsado de la comisaría y decide abrir su propia oficina de detective privado. (Esas cosas normales que hacemos todos vamos). Los tres primeros fueron capítulos divertidos y ligeros donde aprovecharon al máximo su nueva dinámica siendo conscientes de que se iba a agotar muy rápido y no debían desperdiciarla. Los dos últimos sirvieron para cerrar esta etapa y entramos en el capítulo sobre de la temporada, que bueno, no voy a mentir, no me gustaron mucho. Ya han demostrado que son capaces de hacer capítulos con un ritmo trepidante y tramas coherentes (sólo hay que ver Veritas) para que luego hagan churros como este. Pero bueno, no es lo peor que han hecho, ya llegaremos allí.

Este momento fue tan: ¿¡Beckett, nena que dices!?
Después llegamos a ese capítulo que ambientaron en “Marte”, al que guardo especial cariño. Aunque la premisa era un tanto ridícula e imposible, ese capítulo con aires de Doctor Who es de lo mejor de esta etapa de la temporada. Gracioso y sin grandes pretensiones, lo disfruté como una niña pequeña.

Siguieron con capítulos de relleno cuanto menos disfrutables, de los que destaco en el que Ryan y Esposito tienen que bailar, que la verdad es que estuvo muy simpático. Y acabar con Castle y Beckett cantando en la ducha fue muy bonico (omitamos el hecho del uso de dobles, para variar un poco)

Llegamos a “Sleeper” y no sé ni por dónde empezar a criticar. Me sale la vena hater y así no hay manera. ¿Para qué abres una mitología nueva en la serie si vas a terminar cerrándola unos capítulos más tarde de forma chapucera y surrealista? De verdad que estas cosas me ponen mala. Entiendo que tenían miedo a que cancelaran la serie y no les diera tiempo a cerrarlo, pero un poco de coherencia, por favor. (No puedo dejar este capítulo sin comentar cuando Castle le dice al psicólogo que fue al gimnasio. ¡¿AL GIMNASIO!? ¡¿EN SERIO!? Tuve que parar el capítulo de la risa que me entró.)


La recta final de la temporada ha estado compuesta de tres capítulos. El primero en el que Alexis y Castle acaban encerrados en un avión y se comente un asesinato. Capítulo previsible pero aun así divertido. Después llegó el centrado en el programa Saturday Night Live, y bien bien. Con ese toque ridículo que tiene algunos capítulos de Castle, pero fue muy divertido, y se nota que disfrutaron grabándolo. (El Caskett bailando, que monos por dio’) (Y me encanta ese toque “awkward” que tiene siempre Beckett, cada vez Stana Katic deja más cosas en ella y me gusta porque es como si cada vez Beckett se quitara una capa más y viéramos a la Kate de verdad) 

CUTIEEEESS
Por último llegamos a la season finale, hecha con cuidado por si tenía que ser el último capítulo de la serie, en el que descubrimos la razón por la que Castle se hizo escritor. Muy apañado todo. Nos dejan con un final de lo más cuqui (yo es que les tengo mucho amor y me pongo muy ñoña, pero el discursito del final fue muy bonito) y dejan la puerta abierta a Beckett siendo senadora. 
La cosa por la que estoy más contenta: ¡No han dejado a Beckett embarazada! Gracias, gracias. De verdad, creo que sería un error. No veo yo a ninguno de los dos predispuestos a tener hijos así de buenas a primeras. Puede que sea una cabezona, pero es que no me imagino al Caskett con un hijo, no sé, no sé.

Son unos bebés
Resumiendo la temporada, capítulos absurdos y divertidos, Castle y Beckett siendo muy monos y potitos (aunque lo sosos que llegan a ser a veces, madre mía) y tramas “serias” incoherentes y apresurada que me ponen mala. (Y mira que les quiero, pero lo que sobreactúan a veces, ais)
La cosa es así. Una última temporada de 13 capítulos en los que nos cuentan como Beckett llega al senado y me levanto a aplaudirles hasta que me sangren las manos. Pero no, la ABC no se conformará con eso. Miedo me da lo que puedan hacer con la serie. Yo sólo pido que no se convierta en Bones y empiezan a alargarla sin sentido hasta que decida que no merece la pena perder más tiempo.

Nos han dejado sin un cliffhanger en condiciones (casi se agradece) y tienen la oportunidad de despedir la serie por todo lo alto. ¿Lo harán? Seguramente no.

@LifeisBeckett
Reacciones: 

Related

Stana Katic 1401465294427928724

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item