loslunesserifilos

Review Shameless 5x10: South side rules

Shameless empieza a enfilar el final de su quinta temporada y un año más podemos decir que esta ...


Shameless empieza a enfilar el final de su quinta temporada y un año más podemos decir que esta serie no decepciona, el nivel no decae y que a los Gallagher hay que seguir queriéndolos. Este capítulo viene cargadito y lo mejor, o peor según se mire, es que aún quedarán sorpresas para el final. A partir de aquí, spoilers.
Las cosas siguen un poco descontroladas en la morada de los Gallagher y es que Fiona todavía anda demasiado distraída con sus propios problemas como para hacerse cargo del resto de la casa. Está claro que Fiona sigue sin centrarse. Ni está arreglando su matrimonio, ni está ayudando a estabilizar la situación familiar. Me da la sensación de que no se está enterando de nada de lo que pasa a su alrededor, por ejemplo la dificultad de Ian para sobrellevar su enfermedad o de las ideas loquísimas que se le están pasando a Debbie por la cabeza. Si al menos de verdad estuviera centrada en arreglar lo suyo con Gus...pero no. Al final siempre surge algo, un problema mayor que la distrae de arreglar los suyos propios. Esta vez es la difícil situación de Sean, que tiene que despedirse de su hijo por un tiempo, algo que puede desequilibrar su vida de nuevo. Hasta él se lo dice, Fiona antepone los problemas de otros para no tener que solucionar los suyos propios. ¿Cuando piensa aprender o darse cuenta de esto? ¿Realmente quiere estar con Gus o ya es solo por intentar demostrar que lo que ha hecho no ha sido una absoluta locura? Porque además está claro que algo pasa con Sean, no se trata solamente de una estrecha amistad, ese pequeño beso entre ambos y la reacción de Fiona lo dicen todo. Solo queda decir, Fiona aclárate la cabeza de una vez, porque como sigas así te vas a quedar sola. Aunque bien visto quizás es lo que necesita.

vlcsnap-2015-03-24-16h44m53s116

Volviendo a Debbie, hemos visto que en este capítulo parece muy harta de su familia, hasta un nivel que quizás no imaginábamos. La chica, en plena efervescencia adolescente, se siente invisible en una familia que parece tener demasiados problemas para prestarle atención a ella. Al menos tiene a su noviete, con el que cada vez parece más contenta. La cosa es seria, por eso decide empezar a tomarse la píldora. Cosa aparentemente muy responsable por su parte. Su relación con Derek va tan en serio que incluso conoce a su gran familia, todo un clan que demuestra amor y unidad. Hasta aqui todo muy bonito. Sin embargo, esto choca de lleno con la situación de los Gallagher ultimamente, que andan desperdigados y cada uno a lo suyo. Por eso y, supongo también porque su inconsciencia adolescente está en su máximo nivel, decide llevar a cabo un plan un tanto descabellado: quedarse embarazada para así quedar unida a una familia guay y que se preocupa por ella como la de su novio. O eso, o no es responsable ni consciente de lo que hace como nos había intentado colar. Esto es una buena forma de llamar la atención sin duda, pero está claro que Debbie no ha meditado bien las consecuencias que esto puede tener.
A este caos le sumamos que Sammi está en plan boicot a los Gallagher, debido a la ausencia de su adorado hijo Chuckie. He de decir que por un lado entiendo el enfado de Sammi, ya que su hijo fue utilizado de forma horrible por Carl para cometer un delito. Hasta ahí entiendo su enfado. Incluso parece que por fin la pobre desquiciada se ha rendido y piensa marcharse de esa casa para siempre. Sin embargo, ya conocemos suficientemente bien a Sammi para saber que si se va, lo hará dejando huella. Y qué huella. Está claro que ahora que no tiene a su hijo, no tiene límites y así lo demuestra cuando decide atacar a uno de los pocos Gallagher que nunca le ha puesto demasiados problemas.
Y hablamos de Ian, que desgraciadamente comete el error de abrirse un poco a Sammi y comentarle su difícil situación con el ejército. Y además este tenía que ser justo el episodio en que por fin Ian trata de volver a ser el que era y de reavivar su relación con Mickey. Ambos tratan de volver a los viejos tiempos, donde su relación se basaba en beber cerveza, darse palizas y después terminar de desfogarse con un poco de sexo. Esto no coincide con mi visión exacta del romanticismo, pero oye, para ellos es lo que les unió y por un momento hemos vuelto a esos idílicos días, donde la pareja no pasaba por problemas tan graves como los que tiene ahora. Y ver a Ian reírse y sentir algo por una vez en tanto tiempo es de agradecer.
Pero esto es Shameless y la felicidad dura más bien poco, sobre todo si tienes a una persona como Sammi en casa. La muy desgraciada, porque no hay otro término para describirla, ha dado el chivatazo al ejército para que detengan a Ian.

vlcsnap-2015-03-24-16h46m42s189

Y así, en cuestión de segundos es como todo se va a la mierda. Imposible no odiar a Sammi después de semejante acción. Es lógico su enfado, pero no por ello es justo que se vengue de esa forma y sobre todo metiendo en este marrón al único que no la ha despreciado por completo. Lo peor de todo es que aún quedan unos capítulos para el final y quien sabe si Sammi haga algo aún más horrible. Es momento para tener miedo.
Mientras tanto, otro que se dedica a las labores románticas es Frank. Sí, Frank Gallagher se ha enamorado de Bianca, la doctora con cáncer terminal. O eso dice. La mayoría no se lo creen, de hecho todos piensan que en realidad está pensando en estafar a la pobre muchacha de alguna forma. La verdad que sería un blanco perfecto para una persona como él, una chica moribunda y con dinero. Pero esta vez no son esos los motivos que mueven al caradura más grande de Chicago, sino los sentimientos. Frank tiene corazón, señoras y señores. Yo aún dudo que de verdad sea esto, pero sin embaro algo muy significativo ocurre en este capítulo. Mientras le cuenta todo esto a sus amigos del Alibi, Frank está tan distraído pensando en Bianca que no se acaba su pinta de cerveza. Para muchos quizás sea una tontería sin importancia pero a mí me llamó poderosamente la atención. Frank dejando el alcohol a un lado porque está pensando en alguien que no es él mismo. ¿Cuando hemos visto semejante situación? ¿Estamos viendo el lado sensible de Frank por fin? Es un giro de lo más interesante y si es cierto que Frank está sintiendo todas estas cosas puede regalarnos momentos enormes. Lo peor es que ha ido a enamorarse precisamente de alguien que no vivirá mucho tiempo. Ahora Frank dice que no le importa, pero si de verdad siente algo por Bianca cuando llegue el momento de despedirse de ella para siempre va a ser un duro golpe.

vlcsnap-2015-03-24-16h43m35s107

Mientras tanto, lejos del South Side de Chicago, Lip asegura que no se está enamorando de su profesora, pero solo por como se comporta y como lo dice parece todo lo contrario. Esta historia tiene pinta de acabar mal, porque ella no  tiene esos sentimientos (o lo disimula muy bien). Más bien Lip es su nuevo juguetito. Sin embargo, al menos ella está ahí para abrir un poco los ojos a su alumno aventajado. Lip  llega por fin a un límite en el que decide tomarse de verdad en serio su carrera universitaria. Después de un lío con una droga sintética que ha vendido Kev y que vuelve loco a medio campus, está decidido a cortar con todo aquello que puede hacer que su futuro se tambalee. Sin embargo no será tan fácil desprenderse de unos valores y unas reglas que le han sido inculcadas toda su vida. Para mí la cuestión está en encontrar un cierto equilibrio, no creo que tenga que rechazar de plano todo el ambiente en el que ha crecido para ser alguien próspero pero tiene que parar de dejarse arrastrar por unas miserias que el ya no tiene por qué vivir. Es el momento de que Lip aproveche las oportunidades que le han dado y deje de escudarse en su dura vida para no enfrentarse a ello.
Al menos le dice a Kev que se vaya del campus y vuelva a arreglar su situación familiar, que ya va siendo hora. Parece que por fin Kevin y Verónica van a arreglar lo suyo y van a ser esa familia adorable que todos queremos ver.

vlcsnap-2015-03-24-16h45m27s208

Y así nos deja Shameless, con otro Gallagher metido en un buen lío. Esto empieza a ser más que preocupante y seguramente no tenga una solución sencilla. A eso le añadimos que Ian no está precisamente en sus cabales y que Mickey cabreado puede ser muy peligroso. Nos queda muy poco para finalizar la temporada y puede pasar de todo, así que mejor vamos mentalizándonos de que otro año más Shameless tiene pinta de acabar por todo lo alto.





Reacciones: 

Related

South side rules 7037720553949147491

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 79

Archivo del blog

item