loslunesserifilos

Review Nashville 3x14- "Somebody pick up my pieces"

La semana pasada veíamos como Jeff era despedido por Benton después de que este considerara que ...


La semana pasada veíamos como Jeff era despedido por Benton después de que este considerara que ya había jugado demasiado sucio en sus intentos por conseguir nuevos artistas para Edgehill. Pues bien, en vez de nombrar a un sustituto para Jeff, Benton ha decidido que no quiere perder más dinero y ha decidido cerrar Edgehill directamente. ¿Qué significa esto? Pues que todos los artistas de Edgehill quedan libres de sus contratos y que queda mucha música y álbumes grabados disponibles para ser comprados, por lo que todas las discográficas de Nashville se han puesto manos a la obra para pescar en río revuelto, Highway 65 incluida.

Rayna ha ascendido a Bucky, y pronto empiezan sus primeras desavenencias. Después de que se dieran cuenta de que no iban a poder fichar a Will, comienzan a entrevistarse con varios artistas, pero ninguno de ellos termina de ser del gusto de Rayna. Y uno que si que les interesaba ya ha firmado con otra discográfica, por lo que Bucky le recomienda que fichen a un grupo que estuvo en el top 5 de ventas el pasado año, pero a Rayna tampoco le convence. Y después Rayna quiere contratar a Layla, algo que Bucky no ve adecuado porque la considera una “nueva Juliette” y cree que ya han tenido bastantes escándalos, pero Rayna está decidida.

Jeff, en vista de la situación, propone a Luke fundar su propio sello con el llevándole la parte empresarial. Luke acaba aceptando tras un encuentro con Rayna, y deciden ir a por los mejores artistas de Edgehill, Will el primero. Este se lo piensa, incluso le pide consejo a Deacon, pero finalmente decide aceptar la oferta, ya que en su situación le es más valioso trabajar con alguien que ya le conozca y que pueda protegerle llegado el caso. El problema es que Luke ha decidido que en vista de la fama que ha cogido Jeff, es mejor que esté fuera del proyecto, así que ya veremos cómo afecta esto a Will.

Layla, que se había llevado un nuevo varapalo después de que Jeff le dijera que Luke no la quería en su sello, decide seguir la recomendación del ex-jefe de Edgehill e ir a probar suerte a Highway 65. Tras muchas horas de espera, consigue hablar con Rayna y darle su cd, que a Rayna acaba gustándole y decide ficharla. Y viendo que Jeff está sin trabajo y repudiado, decide ofrecerle ser su manager. Veremos qué pasa porque seguro que a Rayna no le hace mucha gracia volver a encontrarse con Jeff.

Juliette de momento sigue reduciendo sus apariciones al mínimo, y en este capítulo la hemos visto molesta porque en muchos sitios dicen que ha engordado mucho. Esto la lleva a querer cancelar la sesión de fotos que tenía pactada con Vogue, pero Avery, quien si no, le hace ver que tampoco es para tanto y acaba haciéndose las fotos con éxito.

Saddie tiene problemas nuevamente, y es que tras el incidente en el estudio de grabación, Pete le ha puesto una demanda reclamando todo lo que le debe. Así que siguiendo el consejo de Avery ha decidido contarle toda su situación a Rayna, que decide apoyarla incondicionalmente. Dado que aunque sea en una servilleta tenían un contrato firmado, la abogada les hace ver que el caso está complicado de ganar, y que es mejor llegar a un acuerdo, por lo que Pete se lleva aproximadamente medio millón, el 25% de las ganancias de Saddie a perpetuidad y una advertencia de Rayna de que si vuelve a molestar a Saddie lo va a pagar caro.

A Deacon cada semana le pasa algo nuevo que vuelve a sumirle en la negatividad, y este esquema empieza a estar algo quemado. Esta vez, su médico le ha propuesto entrar en un ensayo clínico de un nuevo medicamento que podría quitarle el tumor sin necesidad de cirugía, pero eso sí, implicaría que tendría que renunciar a la posibilidad del trasplante durante al menos 6 meses (que es aproximadamente lo que le queda). Deacon decide pagar su frustración con Avery, que le había llamado para grabar unas pistas de guitarra en el disco de Saddie, y acaba discutiendo con él sobre la mejor manera de llevar a cabo las pistas. Al final, Deacon acaba recapacitando, decide rechazar el ensayo y seguir en lista de trasplantes y se disculpa con Avery.

Scarlett está muy quemada por la situación de Deacon, y el médico le recomienda que viva su vida. Lo intenta yendo a componer, pero la situación le puede. Por suerte, Gunnar (que andaba por allí siguiendo el consejo de Will de probar a componer en otro sitio para ver si así dejaba de pensar en Micah y compañía) se encuentra allí para animarla, y la convence para cantar con él y con Avery en el Bluebird. A Scarlett le sienta bien la experiencia, y el grupo no descarta hablar con el manager de aquel festival donde cantaron por primera vez, a ver si sigue interesado en ellos. Además, decide invitar a salir algún día al médico.

Por último, Teddy está preocupado porque Jeff vaya a revelar su asunto con las prostitutas. Jeff le dice que no va a decir nada, pero que ahora además de Rayna lo saben todas las personas a las que Benton haya querido contárselo. Tras revisar las facturas, Teddy decide visitar a Natasha para buscar una manera de justificar su relación, con la mala suerte de que al parecer había un equipo (¿suponemos que de prensa?) vigilando la casa de Natasha que se están enterando de todo. No pinta bien la cosa para el alcalde.

En fin, un capítulo en la línea de lo que hemos visto desde que la serie volvió de su parón navideño. En eso están siendo bastante constantes. No es el mejor "Nashville" que hemos visto, pero es el que tenemos ahora. 


Reacciones: 

Related

Somebody pick up my pieces 4946664344166565300

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item