Crítica de ”Dos días, una noche” (2014) de Jean-Pierre y Luc Dardenne.

La película de los aclamados hermanos Dardenne ha cosechado una buena cantidad de reconocimientos a su paso por la temporada de premios, siendo nominada como mejor película en lengua no inglesa en los Bafta y consiguiendo una candidatura al Oscar a mejor actriz para su protagonista: Marion Cotillard, por decir algunos.


El primer éxito de los Dardenne fué con la película “Rosetta” en 1999 que consiguió la Palma de oro en el festival de Cannes a la mejor actriz. En 2011 dieron mucho que hablar con “El niño de la bicicleta” y ahora nos presentan el drama “Dos días, una noche”.

En ella su protagonista, Sandra (Cotillard) tiene que conseguir durante un fin de semana que sus compañeros de trabajo renuncien a su prima para que a ella no la despidan.

Ya el planteamiento resulta muy interesante, además Sandra padece una fuerte depresión lo que implica más dramatismo a la situación si cabe, así Sandra comienza un viaje acompañada de su marido para lograr conservar su trabajo y así poder sacar adelante a su familia, el espectador sufre junto a la protagonista en su viaje por defender su empleo y nos pone a veces en una difícil tesitura ante la situación de algunos de los compañeros del personaje de Cotillard que tendrían que renunciar a una prima demasiado valiosa en la mayoría de los casos como para dejarla escapar.


El film nos enfrenta cara a cara con la difícil situación económica que atravesamos, cada plano nos acerca a los personajes y a sus situaciones de una manera magistral, tanto Cotillard como el resto del elenco nos ofrecen grandes interpretaciones.
Excelente película que no te deja indiferente.

Nota: 7/10

COMENTARIOS