loslunesserifilos

BSO: Amelie (Yann Tiersen, 2001)

Billy Wilder, Martin Scorsese, Stanley Donen y Viccente Minelli son algunos de los directores q...


Billy Wilder, Martin Scorsese, Stanley Donen y Viccente Minelli son algunos de los directores que nos han llevado a París con grandes obras de arte. Ahora, esta ciudad vuelve a la gran pantalla con Amelie, de Jean Pierre Jeunet.

Amelie Poulain (Audrey Tautou) es una chica diferente a las demás, que descubre los placeres de la vida en las pequeñas cosas. Un día, decide intentar mejorar la vida de los demás a través de planes y estratagemas, desviviéndose para lograr la felicidad de los que la rodean.

Detrás de esta bonita historia, Yann Tiersen nos presenta una música con un delicioso aroma parisino. Al escuchar la interpretación de sus partituras, se puede saborear el romanticismo y fingir que estamos paseando a orillas del Sena, porque realmente es una música especial, con un ritmo inconfundible y, por tanto, una muestra de la creatividad del joven compositor (cuando compuso esta obra, contaba con sólo 31 años). Desde luego, no cabe duda de su talento.



En esta película, la música y la imagen se complementan, en un perfecto equilibrio, pues las originales notas junto a la estética del film dan como resultado una visión contraria en todos los sentidos, vemos aspectos tanto modernos como clásicos, ordinarios y extraordinarios…

Es digno de admiración que el compositor haga uso de instrumentos tan poco usuales con la agilidad que manifiesta a lo largo de la película. Instrumentos como la armónica, el banjo, el violín, el triángulo o los cascabeles, entre otros, aportan sus sonidos y completan la original creación de Yann Tiersen, pero las casi siempre nostálgicas melodías del piano y los rítmicos y alegres sonidos del acordeón, la clave de esta banda sonora, es lo más atrayente, capaces de enganchar a cualquiera para que acompañen a Amelie hasta el final de su historia. Por tanto, la destacada utilización del piano y del acordeón es perfecta, adecuada si tenemos en cuenta punto de vista que tiene Jean Pierre Jeunet: una París bohemia, mostrando una atmósfera agradable, sutil, cálida...

Encontramos varios temas inolvidables, como “La valse d’Amelie”, ejecutada en varias ocasiones y versionada según las exigencias de la historia (una con acordeón, otra con piano y otra orquestal); la melancólica “Comptine d’ un autre ete, l’apres midi” y otras piezas de indudable virtuosismo, como “J’y suis jamais alle”, “La noyee” o “Le moulin”, entre otras. 
En su totalidad, la música es captada de una forma curiosa, ya que refleja vitalidad, energía, y es inevitable que en muchos espectadores brote el deseo de ser como Amelie Poulain.

Concluyendo la banda sonora de Amelie, además de contar con una belleza indescriptible, contagia al oyente a través de emociones como el optimismo, el entusiasmo, en definitiva, las ganas de vivir. Sin embargo, Amelie también es una de esas obras odiadas y amadas a partes iguales. Los que la odian, no hablarán de ella, y los que la aman, la recordarán durante el resto de su vida, sin dejar que ni la historia ni su música pasen desapercibidos.

Reacciones: 

Related

Yann Tiersen 2742696080505151449

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item