loslunesserifilos

Review Shameless 5x04: A night to Remem...Wait, What?

Quizás la teoría de que el calor afecta especialmente a los Gallagher es cierta, será algo que ...


Quizás la teoría de que el calor afecta especialmente a los Gallagher es cierta, será algo que hay en el agua o en su sangre, pero el caso es que esta temporada todos están bastante desatados, puede que más de lo normal. Cada uno a su manera, eso sí. A partir de aquí, spoilers.

Empecemos por Debbie, que sigue lidiando con su adolescencia, cosa nada fácil. Sobre todo en un barrio como el suyo donde parece que ella no consigue dar el clavo para formar parte del rebaño. Su fiestón del capítulo pasado trajo más consecuencias negativas que otra cosa (Matty no quiere volver a verla) y para colmo la noticia de la violación ha corrido como la pólvora, algo que sus ahora enemigas no dudan en aprovechar. Pero Debbie no se queda callada ante los insultos y decide responder a golpes. Evidentemente esta no es la solución, pero algo mejor es apuntarse al gimnasio para aprender defensa personal. Con chico guaperas entrenando incluído. Debbie es una bomba de hormonas y está imparable. Que se lo digan a Fiona que se queda un poco trastocada cuando su ya no tan hermanita le dice que quiere empezar a tomarse la píldora para estar muy bien protegida la próxima vez que tenga relaciones sexuales. Creo que cada vez cabe menos duda de que Debbie tiene demasiada prisa por crecer y que quizás alguien debería ponerle el freno, sin embargo conociendo esta serie es posible que ese freno llegue de una manera drástica o desagradable.

vlcsnap-2015-02-03-17h29m59s203

Otro que está metiéndose en asuntos no muy adecuados para un adolescente es Carl. Para ganar algo de dinero se dedica a vender drogas, ya que funciona como reclamo para los pijos de Chicago que se acercan a pillar algo. Evidentemente desde el principio esto tiene pinta de ir a peor y posiblemente acabar mal. Me da miedo pensar que la cosa se pueda poner realmente seria/peligrosa, espero que todo tenga una solución salvaje y alocada y que a Carl no le pase nada malo.
Pero en esta serie no solo los pequeños andan desenfrenados o perdidos, los hermanos mayores tampoco se quedan atrás. Por un lado Lip, pasando unos días a todo lujo en casa de su ¿novia?. La cosa empieza tensa con el padre, pero acaba cambiando totalmente. Resulta que Lip tiene más cosas en común con él que casi con su novia. Quizás él sea la persona que por fin le haga ver las cosas claras a Lip y centrarse más y mejor en su futuro. Ojalá sea así, un genio como él no debería quedarse atascado para siempre en un barrio bajo de Chicago. Pero habrá que ver si este nuevo buen rollo con el padre de su chica no afecta a su relación, ya que ella parecía disfrutar mucho haberse enrollado con un chico tan opuesto a ella y que, en principio, debía traer de cabeza a sus padres.
Y luego tenemos a Fiona, que por mucho que ella crea que lo está consiguiendo no termina de estabilizarse, más bien todo lo contrario. La semana pasada conocimos a Gus y tanto Fiona como muchos y muchas fans (entre ellas yo) caímos rendidas ante él, su guitarra y su rollo sensiblero. Si, me encanta, pero creo que no tanto como para casarme con él (aún). Sin embargo para Fiona es más que suficiente así que nada, una mentira para no ir a trabajar, rellenar unos papelitos y al juzgado a decir el sí quiero. Con todos ustedes Fiona Pfender.
Aunque de verdad me gusta mucho la pareja que hacen todo esto tiene pinta de acabar muy mal, no solo por ser una decisión que ambos han tomado muy a la ligera, como quien va a comprar el pan, sino porque sabiendo que hay otros intereses amorosos de Fiona pululando por ahí, como Sean o Jimmy (que estará escondido en algún rincón de Chicago), no podemos esperar que Gus sea el hombre de su vida. Aunque si los guionistas decidieran lo contrario no me disgustaría para nada y sería mucho menos previsible que lo que acabo que contar.
Todo esto nos lleva a cuestionarnos ¿Qué le pasa a Fiona? ¿Desde cuando toma decisiones tan importantes de forma tan precipitada? Está claro que no consigue centrarse del todo y además está bastante apartada de los problemas que aún hay en su familia. Incluso está distrayéndose de su trabajo, algo que con Sean verde de celos por su maridito no tiene pinta de ir a mejor tampoco.
Tras la locura de la relación y boda express en un día, Fiona parece caerse un poco de la nube y ese gesto al final del episodio indica cierta preocupación. Quizás se le ha ido un poco todo de las manos, pero ahora es bastante tarde para rectificar.

vlcsnap-2015-02-03-17h34m02s81

El que nunca se centra, ni tampoco es que lo intente, es nuestro querido y odiado Frank, que comienza este capítulo tirado en una estatua, cubierto de cagadas de paloma. No es sorprendente ver a Frank en un estado lamentable, pero lo que perturba a nuestro protagonista es que no se acuerda de lo que ha hecho en el día anterior.  A ver, eso tampoco es raro, seguro que está acostumbrado a las lagunas mentales, sin embargo esta vez es más que una laguna, no recuerda absolutamente nada. Y lo peor es que era un día sumamente importante, en el que cobró un dineral de una indemnización que por supuesto no merecía. A partir de aquí comienza el periplo de nuestro 'héroe', siguiendo las pocas pistas que encuentra, para averiguar qué hizo todas esas horas. Sobre todo saber si consiguió el dinero y lo más importante: qué hizo con él. Por supuesto según vamos descubriendo todo lo que pasó nos damos cuenta de que para pocos frenos, los de Frank Gallagher. Un ser capaz de gastarse cientos de miles de dólares en un día, ferrari, apuestas, putas, alcohol, drogas y piernas ortopédicas para niños enfermos de por medio. Una vez más Frank nos sorprende, porque su irresponsabilidad y locura no tiene límites, ni piedad, ni siquiera duda en robarle una pierna a una niña. Simplemente tremendo.

Mientras tanto en Casa Milkovich, Ian tiene una nueva obsesión: recoger maletas extraviadas en el aeropuerto para ver si encuentran algún tesoro. Es una buena idea para hacerlo de vez en cuando, pero a Ian se le acaba yendo de las manos hasta tal punto que la casa parece un almacén. Cada vez siento más miedo de que llegue el momento en que la innegable verdad les estalle en la cara a ambos. Van a sufrir, vamos a sufrir. Disfrutemos de los momentos buenos que aún nos dan, como ese impagable momento persecución de Ian consolador en mano.
Y si ellos niegan los problemas, Veronica y Kev ya no pueden disimular mucho más. V está harta y necesitada de cariño de su marido, que solo tiene ojos para sus bebés. Ella parece incapaz de integrarse en ese círculo de familia feliz, algo que resulta preocupante. Pero es que Kev tampoco parece darse cuenta de que lo que quiere su mujer es algo más de atención. La cosa llega hasta tal límite que a Vero unos roces le bastan para desfogarse en medio de una pista de baile. Definitivamente esta parece la crisis más grave que han tenido estos dos hasta la fecha. Y tiene pinta de que va a ir a más porque cada uno parece estar en un lugar diferente. Kevin en modo padrazo que solo vive por y para sus retoños y Veronica tratando de asimilar que su vida ha dado un giro radical.

vlcsnap-2015-02-03-17h32m57s199

En definitiva, las cosas en el barrio siguen agitadas, con los Gallagher bastante separados, cada uno siguiendo su propio camino y tomando decisiones que acabarán teniendo unas consecuencias. Habrá que esperar a la semana que viene para ver si son positivas o todo lo contrario.


Reacciones: 

Related

showtime 715673919528809633

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item