loslunesserifilos

Los Lunes de Culto: El tiempo en sus manos (1960), de George Pal

La máquina del tiempo según George Pal Este pasado 7 de enero fallecía a los 84 años de edad R...

La máquina del tiempo según George Pal

Este pasado 7 de enero fallecía a los 84 años de edad Rod Taylor, célebre actor y galán de Hollywood, especialmente durante la década de los 60. Retirado desde hacía tiempo, hizo una breve y última aparición encarnando a Winston Churchill en el film "Malditos bastardos" de Quentin Tarantino.
A lo largo de su carrera participó en varios films emblemáticos (por ejemplo "Los pájaros" del maestro Hitchcock) y otros como éste que nos ocupa que se han convertido en icónicos para los aficionados al género fantástico. Valga este artículo también como homenaje al fallecido actor.

El texto contiene spoilers.

Sinopsis

Londres, 1899. Un científico ha diseñado una máquina del tiempo con la que es capaz de transportar a una persona, tanto al pasado como al futuro. Después de recibir el rechazo de sus colegas ante sus descabelladas ideas, decide experimentar él mismo con la máquina y usarla para viajar hacia el futuro. Tras varias pequeñas paradas en las que aprecia la capacidad de autodestrucción del ser humano, llega hasta el año 802.701, donde la humanidad parece vivir en una especie de paraíso terrenal, sin preocupaciones y rodeados de paz y sosiego. Sin embargo, la realidad es muy distinta. La civilización se ha dividido en dos grandes estratos: los Eloi, que viven en la superficie, y los Morlocks, seres monstruosos que habitan en el subsuelo. Los segundos...se alimentan de los primeros.

Adaptación fiel de la obra de H.G. Wells

George Pal, de origen húngaro pero afincado en Estados Unidos, se había especializado en el cine de animación y fantasía. Durante años había sido productor de películas espectaculares que llevaban su propio sello, pero dejando la dirección siempre a su colaborador Byron Haskin. Así por ejemplo, hicieron juntos films como "La guerra de los mundos" (1953) o "Cuando ruge la marabunta" (1954). 

En 1960 Pal decide abordar la novela "La máquina del tiempo" de H.G.Wells y adopta también el papel de director. Contrata a Rod Taylor, estrella entonces en ciernes, para el papel principal y gestiona el trucaje de todos los efectos especiales. Él mismo diseña a las criaturas llamadas morlocks que aparecen en la parte final del film.  De hecho, rodar la obra de Wells ya era una obsesión de Pal desde 1953. Pero la Paramount no estaba para nada interesada en el proyecto, y después de varios intentos no pudo empezar el rodaje hasta 1959.

Es curioso que 55 años después de su estreno, la película de George Pal siga ganando adeptos. En el momento de su estreno no fue un éxito especialmente llamativo, más allá del que ofrecían por sus entonces espectaculares efectos especiales y la posibilidad de pasar una hora y media entretenidos. Sin embargo no deja de ser llamativo que precisamente el paso del tiempo, protagonista del film, haya hecho ganar enteros al mismo.

Considerada aun entonces un género de serie B, la ciencia-ficción no gozaba aun de demasiado prestigio. Aun faltaba casi una década para que Kubrick revolucionase el género con su "2001: odisea en el espacio". Pero la obra del director húngaro es uno de los primeros atisbos de que las cosas estaban cambiando en el género y que se podían hacer cosas interesantes dentro del mismo. 




Por un lado, y a pesar de las múltiples versiones que se han hecho de la obra de Wells, sin duda ésta es la más fiel. El guión de David Duncan, aunque cambia algunos hechos argumentales de la obra original, se mantiene completamente fiel al espíritu de la novela. No así como otras adaptaciones o reinterpretaciones que se han hecho tanto anteriores como posteriores. Especialmente lamentable y deleznable la última adaptación realizada en 2002 por Simon Wells, y que no vale la pena ni comentar.

Es cierto que la película de Pal tiene ciertas licencias discutibles. Por ejemplo, ¿cómo es posible que el protagonista se entienda perfectamente en inglés en un futuro tan lejano? Pero no hay que olvidar que el film en el fondo pretende entretener durante la aproximadamente hora y media de metraje y estas licencias se le pueden perdonar a un film de las características de "El tiempo en sus manos". De hecho, el espectador que asiste a la proyección del film queda atrapado por el poder de la historia y de las imágenes que se nos cuentan, hasta el punto de olvidar la clara inverosimilitud de algunas de las licencias tomadas por Duncan y Pal.

El tiempo como protagonista

No deja de ser interesante que el film sea narrado a modo de flashback. Que una película que habla sobre viajes en el tiempo utilice esta técnica de narración es interesante. El film empieza con los amigos y colegas de profesión del protagonista, reunidos en su casa la noche de fin de año de 1899, esperando a su anfitrión. Cuando éste hace acto de presencia, su aspecto es lamentable. En ese momento, George (Rod Taylor), les narra la increíble aventura que ha vivido durante los ¿últimos? días.

Una semana antes, el personaje de Rod Taylor, apodado únicamente George (¿trasunto de George Wells? ¿de George Pal?) explica el funcionamiento de su máquina a sus colaboradores. Estos, totalmente incrédulos, se burlan de él y no le dan la más mínima posibilidad de éxito. Solo David Filby (Alan Young), el mejor o único amigo auténtico de George, parece creer algo en sus ideas. Decepcionado ante el recibimiento de su invento George decide experimentar él mismo y utiliza la máquina del tiempo para viajar al futuro. Se detiene en diferentes momentos de la historia solo para contemplar el poder de aniquilación de la raza humana. Se detiene durante el transcurso de la Primera Guerra Mundial, durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial y a mediados de los años 60 (ya fechas posteriores a la realización del film) para observar el estallido de una guerra nuclear. Finalmente avanza donde creo (quizás me equivoque) ningún film ha llegado tan lejos, ni más ni menos que al año 802.701.

En esa época las ciudades como tales han desaparecido y la raza humana parece vivir en una especie de ensoñación. Los alimentos no hay que cultivarlos, crecen de sobras para todos, el clima es estupendo y todos los seres humanos son jóvenes y gozan de una salud excelente. ¿Habrá encontrado por fin George una raza humana capaz de vivir en paz y respetarse mutuamente?

Pero la primera decepción del personaje llega cuando uno de los habitantes, Weena, interpretado por la bella Yvette Mimieux, está a punto de ahogarse en el río y a pesar de sus gritos de desesperación nadie intenta ayudarla. Es más, cuando George la salva de una muerte segura, él se convierte en el personaje que se comporta de una manera extraña en aquel entorno, visto con recelo por los demás habitantes.


Los seres humanos, a pesar de su aparente felicidad y despreocupación, parecen adormecidos e inalterables a cualquier atisbo de sentimiento. Son fríos y se comportan sin emociones, igual que máquinas. Mediante la ayuda de la joven a la que ha salvado de morir ahogada, que le observa extrañada por su comportamiento, descubre que la civilización ha despreciado su historia y su cultura. Descubre incluso una biblioteca donde repleta de libros olvidados que se han convertido en polvo. Cuando George decide volver a la máquina para huir de ese falso paraíso, completamente decepcionado, descubre que su máquina ha sido robada y movida de lugar por una raza a la que todavía no ha visto: los morlocks. 




Obligado a quedarse en ese lugar y en ese tiempo, descubre que los morlocks habitan en el subsuelo y que mantienen a los habitantes de la superficie, denominados elois, igual que al ganado. Los ceban y una vez llegan a cierta edad son introducidos en sus galerías subterráneas para....ser alimento de los propios morlocks. Ante este horror, George toma las riendas y exige a los eloi que deben rebelarse contra esta situación. En un combate final contra los monstruos del subsuelo para rescatar al personaje de Weena y recuperar su máquina del tiempo, George consigue su objetivo y usa la máquina para volver a su origen, 1899, justo en la noche de fin de año... Aunque quizás no se quede por mucho tiempo en ese lugar y en ese tiempo...

El cuidado por el detalle

Si de algo se cuidaba bien George Pal en sus films, tanto anteriores y posteriores a éste, es en el cuidado del detalle. Aun tratándose de un film de serie B, los decorados, el vestuario y todo el entorno que envuelve el film están cuidados con precisión. Pal supervisaba todos y cada uno de los detalles que aparecen en sus películas. Un ejemplo claro es el diseño de la famosa máquina del tiempo que aparece en la película. De una sencillez y de un encanto intemporales. De hecho, la misma maqueta que aparece en el film, aparece cada año durante la celebración del Festival de Sitges. Ya que este diseño es el trofeo que se entrega anualmente a diferentes artistas por el trabajo realizado no por un film sino a lo largo de toda una carrera. David Cronenberg y otros tienen este trofeo en sus hogares...

Los efectos especiales, que ganaron el Oscar de aquel año, único galardón del film, también son espectaculares para la época. El uso de stop motion para capturar los movimientos y cambios casi imperceptibles a simple vista, como las aberturas de los pétalos de las flores, fueron revolucionarios para la época. Así como el diseño de decorados y entornos es una demostración palpable de lo que un presupuesto no demasiado holgado, pero usando la imaginación, puede realizar. Aunque algunos de los efectos especiales, a día de hoy, puedan parecer anticuados, no dejan de tener su encanto y quizás sin el uso de tantos maquillajes y maquetas, sustituidos por efectos generados por ordenador, el film no tendría el mismo poder de persuasión y resistencia al tiempo que tiene ahora.

Reflexión sobre la especie humana

Aunque ya está presente en la obra de Wells, ninguna de sus adaptaciones ha sabido desarrollarlo mejor que ésta que nos ocupa. El personaje protagonista está harto que los científicos de su época destinen su talento creativo únicamente a la industria de la guerra (en su época es la guerra de los Bóer) y cree firmemente que el futuro de la especie humana ha de ser cada vez mejor y que algún día las guerras y el derramamiento de sangre quedarán desterrados de la humanidad.

Tan loable confianza en el futuro tiene sus decepciones en las constantes paradas que hace en el futuro, y que hábilmente Pal hace coincidir con las dos grandes guerras del siglo XX, y finalmente con una supuesta guerra nuclear aprovechando la época de la guerra fría en la que está rodado el film. Estas licencias argumentales que se permiten Pal y Duncan en ningún momento colisionan con el espíritu original de la obra de Wells.

Cuando finalmente George llega al supuesto paraíso terrenal, éste resulta ser solo un escenario que oculta el auténtico horror de que la civilización humana ha vuelto al canibalismo para subsistir. No solo eso, sino que la especie humana parece haber olvidado aquello que la hace diferenciarse de las bestias: su curiosidad y su interés en lo que le rodea. Por ello la escena en que Rod Taylor descubre la biblioteca donde los libros son ya únicamente polvo, completamente inutilizados, es bien sintomática de la situación de los eloi, y el punto a partir del cual George toma la determinación de abandonar esa época, a la cual ya no ve ninguna esperanza.




En la línea de "Un mundo feliz" de Aldous Huxley, parece que la humanidad no puede ser feliz viviendo en paz y necesita de su curiosidad para crear cosas maravillosas, pero también para crearse problemas. Parece que la infelicidad y lo trágico va ligado inevitablemente a la especie humana. Resulta paradójico que el personaje de Wells, pacifista recalcitrante y humanista convencido, tenga que liderar a los eloi para levantarlos contra la injusticia. Para ello ha de convertirse él mismo en mariscal de campo y llevarlos a  la batalla y la guerra contra los morlocks. Que no hay que olvidar que aunque caníbales y deformes, no dejan de ser seres humanos.

La idea de una civilización futura dividida en dos estratos ya forma parte habitual de la literatura y cinematografía del género. Uno de los casos más famosos es el "Metrópolis" de Fritz Lang, donde la humanidad también está dividida en dos grandes bloques y al igual que en la obra de Pal, una parte vive en la superficie y la otra en los subsuelos. Aunque en la película de Lang son los habitantes del exterior los que se aprovechan del esfuerzo de la clase inferior que vive y trabaja bajo tierra en condiciones infrahumanas.

Un canto a la amistad

Uno de los aciertos del film también es la oda a la amistad auténtica que hacen Pal y Duncan a lo largo del film. Sin resultar nada empalagosa, la relación entre el personaje de George y el de David Filby, resulta emotiva por momentos. Es el único personaje que parece creer, aunque duda, en las teorías de su amigo. Posteriormente, ya cuando George se detiene en 1940 para ver los bombardeos nazis sobre Londres, descubre un monumento que su amigo le erigió en su honor a pesar de su extraña desaparición una noche de fin de año de 1899.



Al final del film, cuando ya George tiene decidido volver al futuro para ayudar a construir una civilización humana basada en la paz, se despide de David con un "gracias por ser mi amigo...siempre". Sin duda aciertos de guión que no están en la obra original pero que enriquecen la obra sin tergiversar la idea original. 

Mencionar también que la relación de pareja entre el personaje de George y el de Yvette Mimieux, que podría resultar muy forzada según como se hubiera contado, no aparece así en el film. Es más el personaje femenino es totalmente necesario para la trama, ya que es el que permite ahondar a George en la forma de vida que le espera a la humanidad en el futuro y de paso, que el espectador también descubra al mismo tiempo que George la realidad de la situación.


Algunas curiosidades del film

Aunque Rod Taylor está excelente en la película, era su primer papel protagonista, no fue la primera opción barajada. Se intentó contratar a Paul Scofield primero. 

Yvette Mimieux era menor de edad al inicio del rodaje de la película (cumplió los 18 años durante el rodaje), pero fue aprendiendo el trabajo de actriz a medida que avanzaba la película, de forma tal que a la finalización del rodaje George Pal decidió volver a rodar las escenas con la actriz, ahora ya mucho más preparada.

La máquina del tiempo original se dio por perdida durante mucho tiempo, hasta que finalmente se encontró en una casa de subastas y fue adquirida por un coleccionista particular.

El día que llega el personaje de Rod Taylor al año 802.701 es precisamente el 12 de octubre, el mismo día que otros viajeros hicieron descubrieron otros nuevos mundos.

Años más tarde, en 1993, Rod Taylor presentaría un documental muy interesante sobre el film, titulado "Time machine: the journey is back".

Una conclusión

"El tiempo en sus manos" consta de grandes momentos que no serán olvidados nunca por los que hayan visto el film, especialmente si ha sido visto durante su infancia. Por ejemplo, los libros convirtiéndose en polvo entre las manos de George, los cambios temporales pasados a cámara rápida (como los caracoles avanzando a gran velocidad), el diseño de la máquina del tiempo, o el detalle final de que no sabremos nunca qué tres libros se ha llevado George al futuro. "¿Qué tres libros se habría llevado usted?" dice Filby.

El film de George Pal ha marcado a varias generaciones, especialmente aquellos interesados en el género fantástico y de ciencia-ficción. Y es que la historia que nos narra el film continúa siendo válida, a pesar de que algunos detalles como los efectos especiales hayan quedado superados. Pero no olvidemos que no se trata de un film sustentado únicamente en los efectos especiales. Es por ello que la película sigue cobrando fuerza y adeptos con el paso el tiempo. Una historia harto repetida en el mundo del cine pero pocas veces con una sencillez y fidelidad a la obra original como en esta ocasión.



Reacciones: 

Related

Viajes en el Tiempo 5254126833274260316

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item