The Walking Dead, primeros pasos de la 5T (5x01, 5x02 y 5x03)


 
Os preguntareis dónde está Juanfran (ese chico que hacía unas reviews buenísimas de esta serie que nos compete) y por qué narices no hay reviews de TWD desde el Mesozoico a esta parte. Bueno, a mis oídos ha llegado que tuvo la mala fortuna de coincidir con Carol en el mismo vagón de metro y que ésta lo viera estornudar… Y total, que nos quedamos sin Juanfran y me toca a mi recoger su testigo gustosamente. Sé que no lo haré con la gracia y la calidad global que él tenía pero bueno, estaré esperando a que me digan que soy infumable si así lo parezco o si les valgo. Vamos al ajo que hay 3 capítulos por revisar y un cuarto del que despotricar. Juanfran in memoriam.

Carol es de las personas que juega a los juegos con todos los ajustes en Automático. Nada de Manual.

¿Por dónde estábamos? Cierto, con Rick y su grupo encerrados en un vagón haciendo todos uso de lo que les enseñó McGiver en su juventud, armas con trozos de madera del vagón hechas con cadenas (no sabía que la madera se cortaba tan rápido y fácil), atando con vaya a saber que sogas… En fin, preparando armas para salir como locos del vagón y matar a todo el mundo, como si los otros fueran tontos (aún mas), cuando se ven sorprendidos por un gas lacrimógeno que cae del techo. Glenn, Daryll, Rick y Bob son capturados y llevados a un matadero con otras 4 personas por un escuadrón de hombres cerdo (es mentira, pero habría sido justicia poética). Entre ellos está Sam, el chico en el cual Rick le da su reloj en el episodio 4x04, "Indifference" y luego desaparece mientras su novia acaba siendo devorada por caminantes, lamentablemente se han encontrado en el peor lugar. Una vez degollados todos (y cuando por enésima vez iban a acabar con Glenn para regocijo de Juanfran) aparece Carol indirectamente en escena por el estruendo de una explosión causada por la nueva máquina de matar y sensación en las redes. Porque Carol redujo a un captor de Terminus, Carol llevo a un nivel más alto de sofisticación el disfraz de zombie (y sin subirlo a Instagram, como hicisteis más de uno hace no tanto…), Carol calculó la trayectoria parabólica de su único proyectil de manera automática y sin errores y Carol le dio a la señora Receptora una merecida y celebrada muerte horripilante. 

¿No os recuerda a las salidas del metro?

Carol, en definitiva, hizo sólo confirmar que es la verdadera superviviente del grupo, capaz de hacer lo que hay que hacer cuando es necesario. Me parecería imperdonable no dedicar unas líneas para hablar de la increíble transformación que ha sufrido este personaje con el paso de las temporadas. Estoy seguro de que no entraba en las quinielas de nadie que este sumiso personaje, el cual no era más que una mujer maltratada por su esposo con una hija a la que cuidar, llegara a ser uno de los cinco únicos personajes del reparto original que continuasen a día de hoy en la serie, con una gran importancia en el grupo y con mucho futuro. Retomando, su acción trata de sembrar la discordia y derribar las vallas. Luego sigue un campo de batalla real (que nos retrae a otros escenarios bélicos como la prisión o Woodbury), caminantes y disparos como tanto gustan a todo el mundo. También hemos descubierto que Terminus si fue realmente un santuario antes de la llegada de un grupo de personas, que abusó, violó y mató a la gente de Terminus (Y QUE NO SON LOS SALVADORES DEL COMIC), lo que les hizo convertirse en lo que son ahora, meros carniceros que han aprendido por las malas a no confiar en nadie. Ahora sabemos el por qué de su pardillismo y de sus cara de “hay qué ostia te metía, pintamonas”.

Por último, y como bien está lo que bien acaba, el grupo vuelve a salir indemne y nos encontramos con el final cursi. Rick finalmente encuentra a su hija, Daryl se reúne con Carol y su ballesta, y Sasha encuentra a su hermano (aunque algo más afeminado, si cabe…). Conclusión número 1, explosiones, gore, disparos, caminantes y de todo un poco para sacarnos el mono que tuvimos durante meses, una regreso por la puerta grande.

Normal, si te salva la cabeza como no te vas a disculpar y abrazarla.

El segundo lo podríamos titular “De TheWire al Servicio”, con nuestro amigo el cura cobarde de oscuro pasado y el negrito feliz ex alcohólico como protagonistas principales del capítulo (y de las situaciones estúpidas). El señor cura cobarde de oscuro pasado (Gabriel para los amigos) es un tipo que no cae bien ni inspira confianza, pero sabes que en el fondo es buena gente y que tiene que tener un par de cojones para lograr ser cura negro en el sur de USA. El grupo de Rick se apropia bien pronto de su iglesia, la cual piensan usar cual boxes para pasar unos días de colecta de comida y recursos antes de seguir camino a Washington (por aquello que dice el cara de nada Eugene y su rarísima cura del fuego con fuego).

¿Cuántos echan de menos a Ellis Carver?

Más criticable sin embargo es nuestro amigo Bob el negrito feliz que, en un copia pega del cómic mal llevado, pierde su vida intentando ver qué había bajo unas misteriosas burbujas en el agua. Convencido ya de que sumergido no se encontraba una caja de caramelitos felices, termina descubriendo que Sasha y la zombie de gafas (¿En serio tenía que llevar las gafas después de a saber cuánto tiempo y revolcadas en el agua?) no iban a ser las últimas en hincarle el diente, ese privilegio lo ostentarían los amigos caníbales de Terminus (o los “joder qué ostia os metía”), los cuales han tenido la cortesía de escoltar a los protagonistas desde la caída de su santuario delicatesen. Conclusión número 2, el capítulo ha empezado lento pero con paso firme, y ha terminado con una sorpresa final que nos ha dejado a más de uno con la boca abierta. 

 Bob podría consolarse sabiendo que estaba más bueno de lo que creía.

Y ya en el tercero, que podríamos titular “Si no sabéis, inútiles!!!”, se han centrado la atención casi exclusivamente en la agonía de Bob y el ahora ya inexistente grupo de Terminus. Bob les hace saber a los captores que han comido carne contaminada y es devuelto a la iglesia para locura e histeria de Sasha, que increpa a nuestro amigo el cura cobarde hasta hacerle contar ese oscuro pasado por el que le condenaron a arder, resulta que prefirió ignorar los lloros de sus feligreses mientras intentaban entrar a la iglesia huyendo de una horda... pobres feligreses, la cosa hubiera sido diferente ahora que tenemos el doble check azul.

El conflicto entre Rick y Abraham por ver quién la tiene más grande (con perdón de la expresión) termina con éste último llevando a su gente al autobús, teniendo que intervenir Glenn para que se queden un rato más. El plan ahora es el siguiente, dejar como unos estúpidos a los de la terminal haciéndoles creer que se marchaban para que mordiesen el anzuelo y entrasen a la iglesia a por los más débiles. “La estupidez también es un don de Dios, pero no hay que abusar de ella”, rezaba un cartel de la ermita de Gabriel, presagiando  que Rick y compañía terminarían de hacer los deberes en la mismita casa del Señor para horror del cura, mostrando los monstruos sin escrúpulos en los que se han convertido. 

Veréis más de una referencia al comic. Avisados estáis.

Al capítulo le quedaba la despedida emotiva de Bob, su machacamiento de cráneo de rigor (llevada a cabo por Tyresse, el Androide 16 de esta serie) y la aparición de Daryll final con su correspondiente cliffhanger.

En definitiva, una vuelta digna de la serie que ha conseguido quitar un poco el mal sabor de boca que dejó el final de la anterior temporada, esta historia de los caníbales (mejor o peor llevada) ha sido la adaptación de una mini trama del cómic creada con el objetivo de mostrar al público la evolución de unos personajes los cuales están perdiendo su humanidad como precio por su supervivencia. Aunque de una manera mucho más light que en el cómic (que ya es decir) bajo mi punto de vista lo han conseguido, habrá que ver la evolución durante la temporada y a dónde nos termina llevando la historia de Beth de la que hablaremos en el 5x04 y el viaje de Abraham con Glenn y cia. en el 5x05. 

Y luego el foco se centra en la carita de Eugene. Claro guiño.

Un saludo y gracias por llegar hasta aquí.

COMENTARIOS