loslunesserifilos

Especial Halloween: "Shutter", de Banjong Pisanthanakun y Parkpoom Wongpoom.

La noche de Halloween se acerca y sentimos la necesidad apremiante de sentarnos frente a la p...


La noche de Halloween se acerca y sentimos la necesidad apremiante de sentarnos frente a la pantalla del televisor a sufrir con el visionado de una buena película de terror. “Sufrimiento” es probablemente el sustantivo que mejor define nuestro estado de ánimo mientras nos sumergimos en el mundo oscuro y terrorífico de un buen filme de miedo, pero el nuestro es un sufrimiento agradable. Y es que, como escribió Edmund Burke en su A Philosophical Enquiry into the Origin of our Ideas of the Sublime and Beautiful (1756), “cuando el peligro o el dolor acosan demasiado, no pueden  dar  ningún  deleite,  y  son  sencillamente terribles; pero, a ciertas distancias y con ligeras modificaciones, pueden ser y son deliciosos”. 




Hoy hablaremos de Shutter, la historia que los directores tailandeses Banjong Pisanthanakun y Parkpoom Wongpoom llevaron a la gran pantalla en el año 2004. Shutter es el perfecto ejemplo de nuestra capacidad de disfrutar lo tenebroso, de permanecer soldados al asiento más de una hora y media sin poder retirar la mirada de las escalofriantes imágenes que se suceden ante nuestros ojos.

Aquellos que no hayan visto la cinta pueden continuar leyendo: el texto no contiene spoilers.



Sinopsis.  La película nos presenta a Jane (Natthaweeranuch Thongmee) y Tun (Ananda Everingham), una joven pareja que se da a la fuga después de atropellar a alguien durante un viaje nocturno por carretera. Ambos continúan su vida intentado huir de los remordimientos, hasta que un día empiezan a suceder a su alrededor extraños fenómenos: Tun empieza a ver que en sus fotografías aparecen figuras espectrales, mientras que Jane sufre terribles pesadillas. Las visiones sólo van en aumento, y la pareja decide volver al lugar del atropello para enfrentarse al acto atroz que llevaron a cabo. Sin embargo, descubren que no hay rastro del cadáver ni ninguna noticia sobre la desaparición de una persona aquella noche…

Como podemos deducir tras un acercamiento previo a su argumento, la originalidad de la trama no es lo que convierte a Shutter en la estupenda película de terror que es. La historia es sencilla y bastante recurrente en el cine de este género: una pareja joven comete un acto de auténtica crueldad (abandonar a una persona a su suerte tras haberla dejado moribunda) y son acosados por una fuerza paranormal que pretende hacerles pagar por ello. El verdadero punto fuerte reside en la maestría de sus directores para ir haciendo crecer, gradualmente, la tensión y la angustia –de personajes y espectadores- durante el desarrollo de la película. A partir del minuto veinte empieza la carrera contrarreloj de Tan y Jane, que tratan de salvar sus vidas y las de sus seres queridos. 






La cámara fotográfica como medio para captar imágenes que no pertenecen al mundo terrenal es también otro elemento muy utilizado en este género. Las cámaras son aquí un excelente vehículo de transmisión del terror que sienten los personajes, y consiguen crear un clima estremecedor. A diferencia de lo que sucede en otras películas, en las que el público siente miedo cuando ve a la criatura fantasmagórica en pantalla, en Shutter el espectador vive temiendo lo que no ve pero sabe que está ahí, y que sólo la cámara podrá revelar. Las fotografías introducen, así, al espectador en una doble parálisis: la suya propia, congelado en el asiento, y la de la escalofriante imagen del ente paranormal.

El uso de la oscuridad, empleada en su justa medida, es otro de los elementos a tener en cuenta: Pisanthanakun y Wongpoom siguen a la perfección el consejo de Burke cuando realzan o ponen  “cosas terribles, si se me permite la expresión, más en evidencia, mediante una oscuridad acertada”. Aunque en ocasiones recurren a sustos efectistas muy en la línea de Ringu (Kōji Suzuki, 1998), La maldición (Takashi Shimizu, 2002) o El grito (Takashi Shimizu, 2004), Shutter es una película muy superior a éstas en la mayoría de sus aspectos. Los directores juegan con la profundidad psicológica de sus personajes (algo que no suele ser muy frecuente en las películas de terror) e introducen al espectador  en el vórtice de desesperación y pánico en el que se van sumergiendo poco a poco Tan y Jane. 





Pero si algo es especialmente reseñable de la cinta es su final. A fin de cuentas, la última impresión de una película de terror es fundamental, y muchas veces determina nuestra valoración positiva o negativa del conjunto. Porque, ¿cuántas veces nos hemos sentido decepcionados con una buena película de miedo cuando sus últimos minutos son mediocres? 
Shutter cuenta, probablemente, con uno de los mejores finales de los filmes de terror asiáticos. Cuando los títulos de crédito aparecen, el espectador casi no puede articular palabra. Pero no desvelaremos aquí la sorpresa. No vamos a dar siquiera una pista: disfrútenlo –y juzguen-  ustedes mismos. 

Reacciones: 

Related

Tailandia 1799271635816888549

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item