loslunesserifilos

7 interesantes biopics (y no demasiado conocidos)

El biopic es un género cinematográfico que adapta –más o menos fielmente- la biografía de un person...

El biopic es un género cinematográfico que adapta –más o menos fielmente- la biografía de un personaje célebre. Cuando escuchamos la palabra biopic aparecen rápidamente en nuestra mente una serie de títulos que han hecho mella en la historia del celuloide: Amadeus (Milos Forman, 1984), Ed Wood (Tim Burton, 1994), Toro Salvaje (Martin Scorsese, 1980), La lista de Schindler (Steven Spilberg, 1993),  En la cuerda floja (James Mangold, 2005), Mi nombre es Harvey Milk (Gus Van Sant, 2008), Una mente maravillosa (Ron Howard, 2001), y un largo etcétera.

Hoy me he propuesto hacer una lista con siete biopics más que destacables pero, por unas razones u otras, menos conocidos para el gran público. 
Una vez más, no se preocupen si no han visto aún las cintas: los textos no contienen spoilers.






Beyond the sea, de Kevin Spacey (2004).

Beyond the sea supuso la segunda incursión –y última hasta la fecha- como director de Kevin Spacey, que ya se había estrenado en 1996 con la irregular Albino Alligator. La cinta narra la historia de Bobby Darin, un cantante neoyorkino que cosechó un éxito más que notable en las décadas de los cincuenta y sesenta. Darin (interpretado por el propio Spacey) fue un niño enfermizo que logró superar los obstáculos que su propia naturaleza le había impuesto y se hizo un hueco en la industria musical y cinematográfica de mediados del siglo XX. Su relación con la actriz Sandra Dee (Kate Bosworth) y su carrera se vieron afectadas por la ambición desmedida de Darin, que no supo asimilar adecuadamente su fama inesperada.
Dicen los mentideros que la productora quería que Bobby Darin fuera encarnado por Leonardo DiCaprio, quince años más joven que Spacey y ya consolidado como gran estrella en ese momento. Demos gracias entonces por la insistencia de Spacey, que cantó, bailó y realizó uno de los mejores papeles de su carrera –a la altura, si me lo permiten, del magistral Lester Burnham de American Beauty










Chaplin, de Richard Attenborough (1992).

La cinta cuenta los difíciles comienzos en la industria del cine de Charles Chaplin (Robert Downey Junior), su agitada vida amorosa y su marcha a Europa tras haber sido llamado a declarar por el Comité de Actividades Antiamericanas. Es, por lo tanto, la narración del sendero que siguió Chaplin hacia su conversión en el gran mito del celuloide que es hoy en día.
No es, quizá, la mejor película sobre el polifacético actor, pero sí es una interesante y emotiva visión sobre la persona y el personaje. Atención a la interpretación de un entonces poco conocido Robert Downey Junior, que le valió su primera nominación al Oscar.









Hunger, de Steve McQueen (2008).

Hunger fue el primero de los tres largometrajes que Steve McQueen (Shame, Doce años de esclavitud) cuenta en su haber y el inicio de su meteórica carrera. La película, dura y dolorosa, sitúa al espectador en el interior de la Maze Prision, una cárcel de máxima seguridad de Irlanda del Norte, en la que Bobby Sands (Michael Fassbender), uno de los líderes del IRA a finales de los setenta, ha iniciado una huelga de hambre.
Los noventa y dos minutos del filme retratan fielmente las tres huelgas que los presos del IRA llevaron a cabo entre 1978 y 1981: la huelga sucia, que utilizaron para reivindicar su status de presos políticos; la fracasada primera huelga de hambre de los siete presos; y la segunda huelga de hambre, a la que se suma Bobby Sands y que desemboca en su elección como representante en la Cámara de los Comunes.
McQueen, con pulso firme y emoción contenida, nos hace partícipes del desarrollo de uno de los acontecimientos más desgarradores de la historia irlandesa del siglo pasado. La interpretación de Fassbender, al igual que la de la mayor parte de los secundarios, es espectacular. 
Especial atención a los diecisiete minutos en los que la cámara, fija, recoge un diálogo entre Sands y el Padre Dominic Moran (un estupendo Liam Cunningham). El espectador tendrá el privilegio de asistir a una escena sencillamente magistral.








Last days, de Gus Van Sant (2005).

El Last days de Van Sant no es un biopic al uso, a diferencia de su posterior Mi nombre es Harvey Milk (2008). Cuenta los últimos días de Blake, un artista introspectivo que se siente incapaz de afrontar todo lo que la fama conlleva. Vive refugiado en una gran mansión casi en ruinas, escondiéndose de todos los que le buscan: sus amigos, los directivos de la compañía discográfica para la que trabaja y un detective privado. Blake busca a la musa que ha dejado de susurrarle al oído en el interior del espeso bosque que rodea la casa. Pero su desesperación sólo va en aumento.
Es fácil reconocer la inspiración real de esta historia: los últimos días de cantante Kurt Cobain, líder del grupo Nirvana. Cuentan que Van Sant prefirió utilizar un seudónimo para evitar una posible demanda de Courtney Love, y evidentemente la historia recoge muchos acontecimientos no reales. Más que un biopic en el sentido más estricto de la palabra, es una recreación de lo que pudieron ser las últimas horas de la gran figura del movimiento grunge, los últimos momentos de desesperación de un hombre complejo, solitario y abrumado por la fama.
La cinta fue amada y odiada a partes iguales y dividió a la crítica, que la calificó indistintamente de “cansina” o de “auténtica genialidad”. 

Juzguen ustedes mismos.







The Girl, de Julian Harrold (2012).

La reciente The Girl, producida para la televisión por la cadena HBO, suscitó una gran polémica: presenta al archiconocido director Alfred Hitchcock (Vértigo, Sospecha o Psicosis, entre otras) como un ser morboso y despiadado. Cuenta la obsesión del genio (interpretado por Toby Jones)  por la actriz Tippi Hedren (Sienna Miller), que se puso a sus órdenes en Los pájaros y Marnie, la ladrona.
En 2012 se estrenó también Hitchcock, esta vez en la gran pantalla, que supone una visión completamente opuesta –edulcorada, mucho más amable- sobre el director. Protagonizada por Anthony Hopkins, Helen Mirren y Scarlett Johansson, cuenta la lucha de Hitchcock por reinventarse para superar las malas críticas que estaba recibiendo, por ser capaz de demostrar que todavía era capaz de crear nuevo material a la altura de sus grandes obras.

Llámame Peter, Stephen Hopkins (2004).
Producida para la televisión, de nuevo por HBO, la cinta afronta el relato de la biografía Peter Sellers (interpretado por un excelente Geoffrey Rush). Lo más interesante de sus ciento veintidós minutos es, quizá, la contraposición entre la cara pública del prolífico cómico -el personaje- y su atormentada vida privada –la persona.
A pesar de lo que pudiera parecer si nos dejamos guiar por la desafortunada traducción al castellano del título (el original es The Life and Death of Peter Sellers), es ésta una película interesante. Geoffrey Rush trata con respeto a su personaje, atormentado por un ego casi infantil, y aleja su actuación de efectismos baratos o simplistas. Charlize Theron y Emily Watson, por su parte, están más que correctas en su papel de dos de las grandes figuras femeninas que acompañaron al cómico a lo largo de su carrera.









Nowhere Boy, de Sam Taylor-Wood (2009).

Finalizamos nuestro repaso con el biopic que la directora inglesa realizó sobre la vida de John Lennon antes de la formación de los Beatles. Muestra la infancia y adolescencia del artista, marcadas por la inestabilidad familiar y la ausencia de su padre. Lennon encuentra en el joven Paul McCartney un compañero de camino, una persona que ama la música intensamente, como él, y que ve el rock como la única vía de escape para una existencia conflictiva. 
La cinta pretende mostrar la cara desconocida del mito, los difíciles comienzos de una personalidad sensible que encuentra en la música el sentido de su existencia. Aunque a veces se acerca demasiado al melodrama, Nowhere boy es un interesante acercamiento a los inicios de la conformación de un mito.

Reacciones: 

Related

The girl 1783290002327974497

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item