loslunesserifilos

The Killing - 4ª Temporada; fantasmas del pasado, presente y futuro.

Lo que empezó hace cuatro años como una remake de la danesa “The forbrydelsen” , ha terminado s...


Lo que empezó hace cuatro años como una remake de la danesa “The forbrydelsen”, ha terminado siendo una serie totalmente autónoma e independiente. Los detectives Linden y Holder, gracias a Netflix, ha tenido una despedida más que digna. Aunque ha sido una mini-temporada de 6 episodios 6 horas, que han sido más que suficientes para dar un buen final a la serie, pero sobre todo a estos dos personajes. (Se hablará de la 4ªTemporada y habrá spoilers).



La cuarta temporada empieza instantes después de que Sarah Linden ejecute a Skinner tras no aguantar la verdad, de que él ha sido el asesino de decenas de niñas/jóvenes mientras era su amante. A partir de aquí los miedos, temores y dudas se infundirán en los dos detectives. Ocultar un crimen que les puede arruinar su vida, y ese el “leitmotiv” de esta cuarta temporada; ¿El fin justifica los medios?

El caso de la familia Stansbury es el eje que estructura esta última temporada. La familia ha sido terriblemente asesinada con un solo superviviente, el hijo varón que está muy relacionado con una estricta academia militar. El coronel Rayne que lleva con mano dura la academia y que será la principal sospechosa. Este caso reabrirá viejas heridas que los harán viajar de nuevo a los infiernos. El viaje introspectivo será el pilar central, ya que como pasó en la temporada anterior la “investigación” no es lo más importante ni lo que mejor está. Así que este viaje hacia los fantasmas del pasado, presente y futuro es lo realmente importante Solo al final el caso central se pone más interesante, pero es quizás por la presión que hay sobre Sarah y Holder por la sombra del caso Skinner.


Como si un cuento de navidad se tratara los fantasmas de presente, pasado y futuro regresan por igual a los dos protagonistas. La tela tejida por Skinner en la vida de Sarah es amplia y profunda atrapando por completo el pasado y presente de la policía. Su único anclaje para no caer en los infiernos es la poca relación que tiene con su hijo. Mientras Holder se encuentra con una paternidad inesperada en la que se ve superado, y amenazado con la posible cárcel por encubrir el asesinato de Skinner por parte de Sarah. Este viaje se completa con una vuelta al pasado cuando se droga debido a la presión de los acontecimientos. Así los dos personajes se encuentran en un estado crítico y límite en la que la relación entre los dos se verá afectada por la sospecha y la desconfianza. De este viaje introspectivo es testigo de nuevo la ciudad lluviosa y grisácea de Seattle, convirtiéndose en un personaje más.

Este trayecto perturbador y desesperanzador acaba en un último episodio que da un final digno a una serie, que ha resucitado más que el “Ave Fénix”. Realmente se producen dos finales: Uno en el que Linden y Sarah acaban en el estado más crítico de su relación donde les ha pasado factura las cuatro temporadas (con la resolución del caso y de lo de Skinner), pero sobre todo por haberse “fallado” entre ellos mismos. Un segundo, que entraría los fantasmas del “futuro”, donde los personajes se encuentran unos años después, encontrándose en otras etapas de su vida.


Merece resaltar el segundo final, ya que es el “happy ending” para mi más que merecido para esta serie, pero sobre todo para Sarah y Holder. Un final emotivo para dos personaje que necesitaban encontrarse el uno al otro, y después de un tiempo darse cuenta que se echan de menos. En estos últimos minutos de la serie vemos la sonrisa más sincera de Sarah Linden que emociona a cualquiera. Y es que una de las características más destacables de la serie es la empatía que se produce con estos dos personajes. Gran culpa la tienen el gran trabajo de Mireille Enos y de Kinnaman. The Killing se convierte así es una serie inolvidable por su ambientación, por sus protagonistas y su capacidad para tocarnos el corazón.

También encontramos imágenes que nos evocan directamente a la primera temporada, y es difícil no trasladarse al caso de Rosie Larsen. Así que esta temporada ha sido un homenaje a los fans y a la propia serie.


Llegando al final del análisis me viene a la cabeza la imagen más simbólica de las últimas escenas de The Killing, a parte de la sonrisa de Sarah, es cuando ella va por la ciudad de Seattle en coche y vemos como el sol rompe esa estética perturbadora, gris y lluviosa de las cuatro temporadas. Es por lo tanto también un final para la ciudad dando la sensación que Seattle descansa por un rato


¡Hasta Siempre Sarah, Holder y Seattle! 
 

Ya como colofón final voy a subir unas instantaneas que creo que merecen la pena recordar de este último episodio:

Reacciones: 

Related

USA 5537417566835931819

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item