loslunesserifilos

Crítica: "Begin Again" (2014), de John Carney

"Un ejercicio de frescura y vitalidad que sirve al mismo tiempo como homenaje a la música y ...


"Un ejercicio de frescura y vitalidad que sirve al mismo tiempo como homenaje a la música y a la ciudad de Nueva York".

John Carney, director que ya cautivó en el 2006 con "Once", nos traslada esta vez a Nueva York para ofrecernos una historia de superación, de sentimientos y llena de valores donde la música tiene un gran protagonismo. Tal y como el director define a la película: una carta de amor a la ciudad de Nueva York, escrita por un irlandés que vive en Dublín.

A partir de aquí el artículo puede contener Spoilers.

Seducida por sus sueños, Gretta (Keira Knightley) y su novio Dave (Adam Levine) viajan a Nueva York para perseguir su pasión por la música. Ella se queda con el corazón roto cuando su chico salta a la fama y ve como la abandona. Su mundo se viene abajo, hasta que un día un productor de discos Dan (Mark Ruffalo) se topa con ella en un bar local donde Gretta actúa, e inmediatamente es cautivado por su talento. ¿Será la última oportunidad para que ambos cambien sus vidas? En algún lugar entre la amistad y su amor por la música, los dos desconocidos capturan los corazones de todos los que están a su alrededor, lo que demuestra que cada gran historia tiene su propia banda sonora.

Ni unos simios evolucionados en plena guerra, ni unos alienígenas mecánicos que llegan por cuarta vez, ni siquiera unos guardianes salidos de Marvel son el fenómeno cinematográfico del verano, sino esta película sencilla, sin pretensiones y llena de energía. Un film que nos muestra cómo la música puede llegar a tener mucha influencia en nuestro día a día y como puede inspirar y conectar con nuestra propia vida.



Todo el film es un canto a la propia vida, una aventura en la que vale la pena arriesgarse, en definitiva: Carpe Diem. Continuamente se nos quiere transmitir el mensaje de que vivimos pasando de largo y que hay que pararse de vez en cuando para apreciar esos pequeños momentos que hacen que un día sea mágico.

Una de las cosas que más llama la atención de este film es la gran cantidad de escenas rodadas en exteriores, reflejando una ciudad que aunque ya es por todos conocida John Carney consigue retratarla de una manera diferente, con un trabajo de fotografía formidable mostrándonos lugares mundanos pero a la vez preciosos, como la esquina de cualquier calle, un banco en el parque o un Bar cualquiera. Una buena manera para sentirnos más cercanos a los personajes de la historia y el ambiente por donde se mueven. 

La narración no sucede en una única linea temporal sino que parte desde el punto donde los dos protagonistas, Keira Knightley y Mark Ruffalo, se encuentran por primera vez y desde ahí se suceden distintas escenas en flashback donde se nos cuenta todo lo que ha desencadenado que estos personajes se encuentren en ese punto de partida para luego seguir la narración desde dicho punto. Una forma curiosa de empezar un film que lejos de descolocar al espectador le hace más partícipe de la historia consiguiendo que empatice enseguida con estos personajes y no perdiendo en ningún momento el ritmo de la narración.

Muchas veces hace falta películas así, sencillas, sin pretensiones que no quieran abarcar más de lo que pueden, que no solo sirvan como mero entretenimiento sino que transmitan una idea concreta y fácil pero eficaz. Esas cosas son las que hacen que recuerdes más un film, más que cualquiera de las grandes superproducciones de Hollywood a las que estamos acostumbrados y que al hacerlo la sonrisa sea espontánea.

Fijándonos ahora en los actores, lo primero que hay que decir es que suponen un empujón más para que el film termine de ser redondo. La química que hay entre los dos protagonistas, Keira Knightley y Mark Ruffalo, es muy palpable regalándonos escenas absorbentes llenas de vitalidad y enseñanza. Disfrutan con lo que hacen y eso tiene como resultado una interpretación muy notable. Los actores secundarios no se quedan atrás y lejos de servir como complemento a los dos protagonistas consiguen tener su hueco especial dentro de la película, sobre todo el personaje de Steve interpretado por James Corden. El único que se descuelga un poco es Adam Levine que aunque en las escenas de música es donde se luce de verdad, en el resto del metraje se queda bastante corto, cierto es que es su debut en el cine y habrá que tenerlo un poco en cuenta.

La otra gran protagonista de este film es la música. Todos los temas han sido compuestos para esta historia entre otros por el propio director John Carney, Gregg Alexander (New Radicals), Danielle Brisebois, Nick Lashley, Nick Southwood y Rick Nowels. Cada canción, que son interpretadas por los actores, tiene su momento y lugar en la película, potenciando más la escena y consiguiendo que el acto más cotidiano tenga un significado especial. Cada nota derrocha optimismo, todo es profundamente poético y sutil al mismo tiempo, acompañado por las instantáneas de un Nueva York con rincones todavía por explorar. Una auténtica celebración de la vida moderna entrelazado con la música.

Aquí lo más significativo son los personajes, lo que sienten en cada momento y lo que desean ya que el mensaje más importante que se pueden aprender de ellos es que aunque haya obstáculos en el camino de la vida esta vale la pena vivirla, donde tenemos que aprender a sortear dichos obstáculos y volver a empezar de nuevo, tal y como reza el título de la película. Es la forma en que se retratan los pequeños detalles lo que convierte a la película en algo especial.



Así pues concluyendo, estamos ante una de las películas del verano y de este año, una historia dulce y tierna pero que no llega a ser empalagosa y con la que se puede volver a tener esperanza en el ser humano. Un film sincero que trata por todos los medios de contagiar su espíritu de superación, rodeado de un reparto de calidad y con un final convincente, creíble y muy real.

Lo mejor: un film lleno de vitalidad y sencillo, la forma en que se retrata a Nueva York, Keira Knightley, Mark Ruffalo, los actores secundarios, la música y la forma en que está integrada en la película, la sutileza en los pequeños detalles.

Lo peor: Adam Levine, puede que caiga en algún tópico.

Calificación: 9/10
Reacciones: 

Related

Opinion 6013229919998152182

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item