loslunesserifilos

Battlestar Galactica. Cylons, humanos, filosofía y el plan de dios.

Los meses de Junio, Julio y Agosto son los meses perfectos para terminar de ver lo que te qued...



Los meses de Junio, Julio y Agosto son los meses perfectos para terminar de ver lo que te queda de la actual temporada, descubrir nuevas series o tachar otras de la siempre perenne lista de “Pendientes”. Mi primer tachón del verano a dicha lista ha sido Battlestar Galactica, un emocionante Sci-fi que ademas tiene uno de los mejores season finale que he visto nunca. Si, a mi me ha gustado y no me ha parecido una tomadura de pelo en ningún momento -He leído de todo por la red-.

A partir de ahora la entrada puede contener Spoilers

Pero volvamos al principio, Battlestar Galactica nos cuenta el tortuoso camino que debe atravesar la humanidad – o lo que queda de ella- para encontrar un nuevo hogar. La historia a priori parece básica: Los humanos construyeron maquinas, las maquinas se revelaron y al final se produjo una guerra entre razas que acabó con las 12 colonias donde vivía la humanidad. Siguiente paso, encontrar un planeta habitable que reza en las escrituras de los dioses con el nombre de tierra.

Como he dicho, a priori puede resultar una historia ya vista otras veces, la rebelión tecnológica. Pero Battlestar Galactica va mucho más allá de todo eso, el confuso camino de los humanos a bordo de una flota estelar presidida por una maestra que eligió un mal momento para meterse en la política, y comandados por el Almirante Adama en la nave Galactica, es solo la excusa para ahondar profundamente en la propia complejidad del ser humano. Sus miedos, sus motivaciones, el azar, el destino, la fe, la esperanza; conceptos que aquí escritos pueden resultar tan importantes como insustanciales, pero que a los largo de 4 temporadas la serie se encarga de explorarlos uno a uno a través de unos personajes perfectamente elaborados. En una palabra, creo que Battlestar Galactica habla de existencialismo, de lo necesario que es mirar hacia adelante y no olvidar lo que dejamos atrás.



Como he dicho en el párrafo anterior, una de las claves de esta ficción es su enorme reparto. Unos personajes principales a cual más complejo que otro, que tanto consciente como inconscientemente están dispuestos a llegar hasta donde haga falta con tal de conseguir lo único que importa, sobrevivir. Y es que, la tensión que se respira durante toda la serie se adhiere al reparto como si de otro personaje más se tratara. El hecho de vivir en un constante peligro otorga a sus protagonistas facilidades para ver las cosas con otra perspectiva, para diferenciar rápidamente entre lo que quieren y deben hacer, y en algunos casos entre el bien y el mal.

Lo único que puedo echarle en cara a Battlestar Galactica es un bajón para mi significativo en su tercera temporada, quizás yo esperaba algo más jugoso tras el fracaso de Nueva Cáprica, pero con el paso de los episodios aquello quedó casi en nada. Quizás el parche en el ojo del Coronel Tigh sea el único elemento que sirve para que no olvidemos lo que había pasado. Ni si quiera el presidente Gaius Baltar fue castigado -Si, tuvo un juicio y tal, pero vamos, una pantomima teniendo en cuenta de lo que se le acusaba-. Tengo que reconocer que todo aquello me molesto mucho, me pareció increíble, pero parece que los guionistas ya entonces tenían claro el final, o al menos, que piezas no podían sacrificar aún.
De todas maneras, lo de Nueva Cáprica solo supuso para mi la gota que colmaba el vaso con respecto a la sensación de que a veces las tramas no avanzaban, o quizás se daban muchas vueltas hasta hacerlas avanzar.

Eva Mitocondrial


Toca hablar del final de la serie. He leído que a muchos les pareció una broma de mal gusto, que la incursión de la temática religiosa en la trama está metida con calzador para conseguir un final demasiado épico. Pues bien, yo digo todo lo contrario. Creo que los tres episodios que componen su season finale son absolutamente fantásticos y que los guionistas consiguieron que cayera rendido y olvidara cualquier fallo que tuviera la serie. Puede que jugar la carta de dios pueda ser un recurso fácil, pero desde mi punto de vista no es cuestión de que tengas un As preparado, sino de que sepas jugarlo con destreza.

Los sueños entre los Cylons y la presidenta Roslin, la repentina vocación de orador de Gaius Baltar, la vuelta de Kara Treiss desde la muerte como si de un ángel se tratara, el motín militar contra el comandante Adama, la “falsa” tierra, la vocación política de Lee, la historia sobre como y porque los Cylons son como son.....había tantas y tantas preguntas por responder que yo estaba casi convencido de que terminaría cabreándome con el final. Pero no, los guionistas decidieron jugársela y responder a todas las incógnitas, aunque a algunos no les fueran a gustar las respuestas.

Además, diría que, los que se empeñan en darle tanta importancia al plan de dios para desmerecer el final o la calidad de la serie en general, es que no se enteraron de nada. La serie contó durante 4 temporadas historias muy duras, complicadas, a veces sin esperanza alguna y fueron sus personajes los que consiguieron hacer que todo saliera hacia adelante. Merecían un final feliz y una recompensa, se ganaron a pulso la “ayudita divina”.

Tras el último plano de Hera, la eva mitocondrial, avanzamos millones de años en el tiempo para descubrir que como en la vida misma, el comienzo y el final no se diferencian en tanto. Al ritmo de All along the watchtower interpretada por Jimi Hendrix despedimos la serie como si del principio de la misma se tratara -los reflejos, entes, emisarios divinos o como queramos llamarlos con la forma de Gaius y Caprica 6 se pierden entre la multitud-, solo nos queda una sensación de nostalgia y una pregunta, ¿Y ahora qué?




Reacciones: 

Related

Series 888822900043397409

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item