loslunesserifilos

Review Once upon a time 3x21- "Snow drifts" y 3x22- "There´s no place like home" (Season finale)

Damas y caballeros, tomen aire, quítense los guantes y canten conmigo: “Let it goooooo, let it g...


Damas y caballeros, tomen aire, quítense los guantes y canten conmigo: “Let it goooooo, let it goooooo…” Porque al menos eso es lo que he hecho yo nada más han aparecido los créditos que ponían fin a la finale. De hecho, tengo la canción puesta de fondo mientras estoy tecleando esto. Los que seáis fans de Frozen habréis quedado encantados con la aparición final. Yo no lo soy especialmente, me parece una película entretenida y correcta, pero la veo sobrevalorada. Pero acepto a Elsa como animal de compañía. No obstante, no es momento de hablar de Frozen (para eso creo que ya tendremos tiempo la temporada que viene), y además estoy empezando la casa por el tejado, así que mejor empezar por el principio. Bueno, solo una cosa más: guionistas, ¿le tenéis manía a Regina o algo? Pobre mujer.

La verdad es que he terminado la finale con una sensación extraña, sin saber bien si me había gustado o no. Aunque sí que es cierto que según voy escribiendo y pensando en los capítulos, me va convenciendo más. Lo que hemos visto durante la mayor parte de los dos episodios no se acoplaba demasiado a lo que yo tenía en mente para un final de temporada (aunque bueno, realmente no se que esperaba, teniendo en cuenta que jamás veo las promos ni nada que se le parezca). Desde siempre les he tenido mucha manía a los Charming y eso influye, porque revisar su pasado, que ya nos conocemos de memoria, por mucho que haya cambiado la manera de llegar a él, se me ha hecho un poco cuesta arriba en algunos momentos. Pero bueno, que todo este viajecito en el tiempo lo hayan protagonizado Emma y Garfio ha ayudado. Esta pareja me gusta. De hecho, creo que es la única pareja de la serie que me convence, más o menos.


Empezamos el  capítulo con una Emma de supuestamente 11 o 12 años (esa es la edad que se supone que tendría que tener Emma si retrocedemos 18 años, y con la chica que han puesto para hacer de Emma en ese mini-flashback no se lo creen ni ellos), viendo como se siguen marchando niños del orfanato mientras ella sigue allí. Posteriormente se escaparía de allí, buscando su propio hogar, porque si un tema ha predominado en esta finale ha sido precisamente ese, el hogar. Su concepto y su búsqueda por parte de Emma, que lo identifica como “el sitio que echará de menos cuando se vaya de él”. Y ese sitio, al menos en ese momento, no es Storybrooke.

No obstante, el estado de felicidad que embargaba al pueblo, pendiente únicamente de la “coronación” del hijo de Snow y David (con referencias de Emma al Rey León incluida. No ha sido la única, también las hemos tenido de Star Wars y Regreso al futuro) se ve alterado cuando se dan cuenta de que el portal de Zelena ha vuelto a abrirse. Parece que la bruja sí que murió finalmente (Rumple se libra modificando las cámaras), y que fue la magia restante que quedaba en el colgante la que cumplió su objetivo y activó el portal. Nadie quiere acercarse por lo que pueda pasar, pero Emma y Garfio, quien si no, si que deciden hacerlo, y como no podría ser de otra manera acaban succionados con el portal, que les lleva al bosque encantado en el momento en que Snow aún estaba en busca y captura por Regina (si se activa cumpliendo el objetivo de Zelena, ¿no debería haberles llevado a la época en la que Cora la abandonó?)

Por mucho que Garfio intenta explicárselo, parece que Emma no termina de entender el concepto de no intervenir en los hechos ocurridos en el pasado. Primero, intentando salvar a una mujer apresada por Regina, y segundo, arruinando el encuentro original de sus padres, provocando que no se conozcan en ese momento. Se les acumula la faena y ahora ya tienen dos cosas por hacer: arreglar el estropicio que Emma ha montado y volver a su tiempo. Para ambas cosas deciden pedir ayuda a Rumple, que se cree rápidamente lo de que vienen el futuro. Me resulta curioso que solo acepte algo de información sobre su hijo, que ni siquiera sabe si es totalmente cierta, a cambio de ayudar a la pareja, cuando Rumple siempre ha sido el señor de los tratos. En fin, mientras Rumple se dedica a intentar volver a abrir el portal, Emma y Garfio deben arreglar lo de Snow y David. Dado que el encuentro original se produjo cuando Snow robó la alianza de boda de David, la manera más rápida es reproducir ese encuentro, que en esta ocasión deberá producirse en el castillo del rey Midas. Pero antes, tienen que conseguir que Snow vaya allí a robar el anillo.


Para ello, Garfio tiene que suplantar a su yo del pasado y ofrecerle a Snow un pasaje en su barco a cambio del robo. Para asegurar que todo va bién, además, Emma y Garfio se hacen pasar por unos príncipes (lo de princesa Leia tengo que reconocer que me ha hecho gracia) para supervisar la operación. Al principio va todo bien, con Snow consiguiendo robar el anillo. Pero Emma es detenida por ayudar a escapar a su madre (curioso que la detengan a ella por empujar a un guardia y Garfio se vaya tan tranquilo cargándose a cuatro) y es llevada a las mazmorras del castillo de Regina, donde se encuentra a la mujer que había intentado salvar previamente. No tarda en mucho en liberarse de la celda, desluciendo un poco el rescate que habían elaborado Garfio, Red y David, y llevándose también a la chica. Lo que ninguno de ellos se imaginaba es que Snow se colaría en el castillo para intentar cargarse a Regina, que fracasaría y que Regina la llevaría a la hoguera cual tribunal de la inquisición.

No obstante, dado que Emma no desaparece, deducen que Snow sigue viva. Y así es, habiendo conseguido usar el polvo de hadas para convertirse en insecto (esto queda muy cogido por los pelos, puesto que parece que lo gasta todo cuando se lo intenta tirar a Regina, y aunque no haya sido así, ¿cómo ha conseguido usarlo en ella misma teniendo los brazos tapados, la cara cubierta y antes de que la bola de fuego de Regina la quemara?). Una vez Snow es devuelta a su forma humana con ayuda del hada azul, la historia ya es casi idéntica a lo que ocurrió en el pasado original, puente de los trolls incluido. El momento en el que ha comprobado que su madre seguía  viva, y que ella no la reconociera, le ha hecho darse cuenta a Emma de que su hogar está en Storybrooke junto a su familia.


Para ello, vuelven al castillo de Rumple (llevándose de paso a la chica de la mazmorra, a la que quieren  llevar a Storybrooke para evitar así las consecuencias que pueda tener haberla salvado) para ver si este ha conseguido abrir el portal, cosa que no ha logrado, aún teniendo la varita apropiada. Además, va a tomarse una poción para olvidar todo lo ocurrido, y encierra a Emma y Garfio en la cripta donde guarda todos los artilugios peligrosos y que no visita ni él. Allí, Emma consigue recuperar su magia y abrir el portal gracias a su deseo de volver con su familia. Antes de volver, Emma se ve obligada a contarle todo lo relacionado con Neal a Rumple, que finalmente la deja marchar y se toma la poción del olvido.

De vuelta en Storybrooke, Emma se reencuentra con sus padres y hace pública su decisión de quedarse a vivir en Storybrooke, para alegría de Henry. Los Charming también hacen público el nombre del bebé, que finalmente se llamará Neal, homenajeando al caído hijo de Rumple. Todo parece encaminarse hacia un final feliz para todos. Los Charming disfrutando de su retoño, Rumple y Bella celebrando su boda, Emma cayendo finalmente rendida ante Garfio cuando este le cuenta que cambió su barco para poder ir a buscarla, Regina feliz con Hood y Roland… (Ha sido aquí cuando he caído en la cuenta de quién era la chica que habían traído Emma y Garfio). Pero no les puede ir bien a todos los personajes a la vez, y la elegida para sufrir ha sido de nuevo Regina, algo que no me ha hecho gracia en absoluto. Con lo bien que habían llevado al personaje hasta este punto… y es que la chica del pasado resulta ser Marian, la difunta mujer de Hood (ahora ya no tan difunta, claro está) Y Hood, pese a declarar que ya lo había superado, no duda en echarse a los brazos de su mujer en las narices de Regina. De tal palo, tal astilla, y Emma ha actuado de manera muy parecida a la de su madre, con la misma consecuencia: aún sin muerte de por medio, Regina se queda sin su persona amada. ¿Afrontará está renovada Regina todo esto de diferente forma a lo que lo haría la antigua?


Mira que tienen mala ostia los guionistas. Regina es de lejos mi personaje favorito y esto no me gusta un pelo. Espero que ahora no les dé por arruinar lo que habían construido hasta ahora con el personaje. Y la idea de un posible triángulo amoroso entre Regina, Robin Hood y esa especie de paradoja temporal que es ahora mismo Marian no me seduce demasiado, precisamente. Y para colmo, no es lo único que ha venido desde el pasado, puesto que desde una urna sale cual Terminator malo de “Terminator 2”, la reina de las nieves de Frozen. Inteligente jugada de los guionistas en cualquier caso, que buscarán aprovecharse del tirón de la película. Yo mientras no me metan al muñeco de nieve no me quejaré.

Y esto es lo que ha dado de sí la finale y la tercera temporada de “Once upon a time”, que ha contado con una estructura dividida en dos arcos argumentales que no le ha sentado nada mal (desde luego, mejor temporada que la segunda sí ha sido). Ha sido un placer encargarme de la temporada, y aunque el listón estaba alto, espero no haberos aburrido mucho. Muchas gracias a todos los que habéis estado siguiendo las reviews, y nos leemos en septiembre con la cuarta temporada.


Reacciones: 

Related

There´s no place like home 8525444711059384913

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item