loslunesserifilos

Review Nashville 2x20- "Your good girl´s gonna go bad"

Después de un parón de casi un mes que a mí personalmente se me ha hecho largo, Nashville vuelve...


Después de un parón de casi un mes que a mí personalmente se me ha hecho largo, Nashville vuelve para comenzar la recta final de su segunda (y esperemos que no última) temporada. “Your good girl´s gonna go bad” ha sido un buen episodio, aunque esperaba un retorno con algo más de fuerza. No obstante, ha tenido varias cosas que comentar, así que pongámonos manos a la obra.


Ha sido un capítulo centrado principalmente en Scarlett. El colapso que la chica sufre en el escenario, debido a la mezcla entre pastillas, alcohol y su madre, hace que Avery tenga que sacarla rápidamente de allí y la metan en el jet de Juliette rumbo a Nashville lo más rápidamente posible. Una vez allí, todo el mundo se vuelca en ella, ya sean Avery, Rayna, Deacon o la loca de su madre. Y Juliette, con su actitud habitual, se siente desplazada, marginada y sin nadie que la comprenda. Pero dejemos esto para más tarde.


Scarlett es ingresada en una clínica privada en la que lo primero que tiene que hacer es depurar su organismo, que bastante perjudicado debe tenerlo. Lo segundo, despertarse y ver que su madre sigue ahí haciendo de los suyas, es decir, lo que sea menos hacer algo que sea beneficioso para su hija. En serio, no le pongo pegas al trabajo de Dana Wheeler Nicholson, más bien todo lo contrario, pero casi me alegro que se marche tras este episodio (o eso parece de momento), porque me estresa mucho su personaje y resulta inaguantable, que supongo que era el objetivo. Su visita era necesaria para conocer ciertas cosas, pero si tiene que volver o seguir, que sea en pequeñas dosis, por favor.

Madre aparte, el principal problema que tiene Scarlett es que no es capaz de reconocer lo que le ha pasado en el escenario. Cree que es todo un error, que todo el mundo exagera y que está lista para volver al trabajo. De hecho, culpa a Juliette de lo ocurrido por obligarla a subir en el escenario (no vamos a negarlo, seguro que si hubiera sabido el estado real de Scarlett no lo hubiera hecho, pero Barnes tiene buena parte de la culpa en esto) y tilda a lo suyo de un simple problemilla. Claro, eso es porque realmente no recuerda lo que pasó, pero cuando ve el vídeo y es consciente de lo que ocurrió en realidad, se le cae el mundo encima. Suerte que Zoey ha decidido intentar superar los problemas que tenían y apoyarla, pero Scarlett no comprende que es lo que la ha llevado a estar en esa situación.


Realmente, ha sido un cúmulo de malas decisiones lo que la ha llevado hasta ese punto. Si, podemos hablar de la mala influencia de su madre, las pastillas y el alcohol, los problemas sentimentales con Gunnar, Avery (aunque el chico ha sido de los pocos apoyos que ha mantenido) y Liam… muchas cosas, aunque creo que podríamos remontarnos más atrás. Seguramente, desde la etapa inicial de Scarlett en Highway 65. Al final Deacon tenía razón (algo que pasa más veces de lo que parece) y Scarlett no está hecha para ese ritmo y estilo de vida. Si quiere volver a ser la que era, tiene que ir deshaciendo sus malas decisiones, las que al fin y al cabo la han puesto ahí, y recomponerse a sí misma. Y para empezar, ha reconocido ante Rayna que aunque no sabe que es lo que quiere o lo que va a hacer, si sabe que es lo que no quiere: ese mundo de giras, espectáculos, fiestas, compromisos publicitarios, noches fuera en un autobús y conciertos multitudinarios. Y también necesita alejar a su madre de su vida (cuando Beverly menciona lo de mudarse a Nashville a quien casi le da un colapso es a mi).

También hemos podido saber más acerca de la complicada relación de Beverly y Deacon, hermanos en un hogar de padre maltratador y borracho y una madre con la que al parecer no se podía contar. Beverly culpa a Deacon de lo mal que le ha tratado la vida. Es costumbre de Beverly echarle la culpa a todo el mundo, pero por lo que vemos fue ella quien se lo buscó. Y encima culpa a su hija de haberle arruinado su carrera musical cuando en realidad decidió quedarse y después se quedo embarazada… con madres así quien necesita enemigos.

Rayna no ha tenido mucho que hacer en este capítulo, más allá de estar preocupada por Scarlett y en un segundo plano (aunque ahora va a pasar a ser primer plano), por Highway 65. Y es que viendo el estado de Scarlett y con la chica admitiendo por fin que eso no es lo suyo, Rayna decide hacer lo mejor para Scarlett y la libera de su contrato con la discográfica. Que le espera ahora a Scarlett es de momento un misterio. Lo que está claro es que sin Scarlett, con un Evan Ryder (al que aún no conocemos) que no está listo todavía para dar beneficios y con una Juliette en horas bajas y que siempre resulta impredecible, Rayna se juega el futuro de Highway 65 a todo o nada con el lanzamiento de su disco, que además va a coincidir con el de Will.



Gunnar ha tenido cosas que hacer en este capítulo. Finalmente se compró la casa que vio en el capítulo anterior, su primer gran capricho gracias a los royalties de las canciones, y no duda en enseñársela a Zoey (sin presiones, en absoluto). La felicidad le dura poco cuando se entera de lo que le ha ocurrido a Scarlett, y dado que el no puede ir a ver que tal se encuentra después de todo lo que ha ocurrido entre ellos, convence a Zoey para que deje a un lado las rencillas con su amiga. Además, el también tiene planes: ha quedado para jugar al golf, quien le ofrece un suculento trato si entra a formar parte de la nueva división de compositores que Jeff está preparando para Edgehill. Ganaría mucho más y con más derechos de autor, pero Jeff la caga al tildar a Scarlett de lunática. Lo siguiente que hace es componer una canción que habla de Scarlett (no sé, yo en el lugar de Zoey me mosquearía un poco si encuentro a mi pareja al amanecer en el salón, medio llorando mientras toca una canción dedicada a su ex) y lo último... presenciar algo que le pone en una situación comprometida.

Mientras tanto, a Will y Layla, mi pareja favorita de la serie (notese la ironía) les ofrecen hacer un reality sobre su vida diaria para demostrar lo duro que tienen que trabajar para llegar a donde están. En principio serían todo ventajas con toda la publicidad que supondría, pero las razones por las que a Will no le hace demasiada gracia la idea son las mismas que a Jeff: con cámaras siguiéndole todo el día es más fácil que su verdadera orientación sexual salga a la luz. No obstante, basta con que a Jeff le parezca mala idea por las razones que los dos saben para que Will acepte. La que nos espera...



Y finalmente, vamos con Juliette, porque hija mía, te has lucido. El desplazamiento al que se ve sometida en favor de Scarlett y que indirectamente (o directamente) la culpen de lo que le ha pasado, ya la tiene bastante enfadada. Al menos espera encontrar el apoyo de Avery, pero él también está demasiado ocupado preocupándose por Scarlett. A esto reacciona con sus habituales rabietas, pero cuando va a pedirle disculpas a su novio y comprueba que este, en vez de pasar la noche con ella o en su casa la ha pasado en el hospital con Scarlett, es la gota que colma el vaso. Y más después de escuchar las palabras que Avery le dedica a Scarlett. Eso le hace creer a Juliette que aún sigue enamorado de ella.

Una persona madura quizá hubiera hablado con Avery, preguntándole si aún siente algo por Scarlett, y se hubiera convencido de que no es así. Pero Juliette no es una persona madura. Entiendo perfectamente que se sienta molesta porque Avery la ha descuidado en favor de Scarlett (cierto es que Avery tampoco se ha comportado a la perfección), pero todo el ego y rabia que Juliette acumula cuando se le presentan problemas así (y más siendo la primera vez que tiene una relación seria que puede funcionar, lo que hace que se autodestruya con mayor facilidad) hacen que siempre actúe de la misma manera cuando llega el momento: se emborracha y la lía parda. Y esta no iba a ser la excepción.

"Te acompaño a la fiesta" dice Emily (que muchas veces conoce a Juliette mejor que ella misma). "No necesito niñera" responde Juliette. "Y una mierda" pensamos nosotros. Porque sabemos que Juliette va a liarla de alguna manera. Es imposible que en ese estado no lo hiciera. Incluso se me pasó por la cabeza antes de que ocurriera que le pondría los cuernos a Avery. Pero en serio chica... ¿Jeff Fordham? ¿El mismo Jeff Fordham que te insultó, que te dijo que eras una paleta sin talento, que te echó a patadas de Edgehill y que no te tiene el más mínimo respeto? ¿Ese Jeff Fordham? La has liado pero bien, Juliette. Ya no solo por haber sido infiel, sino con quien lo has sido. 

Porque Jeff será un cabrón y un gilipollas, pero es muy listo. Y jugando bien sus cartas puede sacar petroleo de esto. ¿Quien dice que no puede utilizar esto en contra de Juliette, para por ejemplo, chantajearla con contárselo a Avery si no vuelve a Edgehill? De Jeff me lo espero todo. Y de Juliette también. Porque ya puedes arrepentirte todo lo que quieras que el mal ya está hecho, ahora a ver como lo afrontas (siempre pensé que esta pareja se rompería antes por culpa de Avery que de Juliette, porque pensaba que la rubia había madurado en ciertos aspectos, pero ya veo que no). Pero lo que ni Jeff ni Juliette saben es que Gunnar estaba en modo ventana indiscreta y si no es tonto perdido se ha dado cuenta de que dos y dos son cuatro, metiéndose el mismo en una situación comprometida. Solo quedan dos capítulos y mucha tela que cortar todavía.





Reacciones: 

Related

Your good girl´s gonna go bad 4457031515276278579

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item