loslunesserifilos

Review Mad Men 7x07 - Waterloo

Y hasta aquí ha llegado la 1º de las dos mitades en las que se divide la séptima y última temp...


Y hasta aquí ha llegado la 1º de las dos mitades en las que se divide la séptima y última temporada de Mad Men. El nivel mostrado hasta el momento ha sido intenso, irónicamente mediante una sútil exhibición de la elegancia y guión con mensaje a los que nos acostumbró la serie en sus mejores tiempos.

El carácter documental de Mad Men está siempre presente, en cada esquina de cada fotograma de cada episodio. Pero hay hechos narrados que sirven para chasquear los dedos ante nuestras atribuladas narices y darnos cuenta realmente de en que época estamos. Así ha sido en esta ocasión, con la absorbente llegada del hombre a la Luna que (aun si más si cabe) congrega a todos y cada uno de los intérpretes frente al televisor, anonadados. Prácticamente las esperadas pisadas de Armstrong en la superficie lunar nos acompañan como telón de fondo en todo este viaje de semi-despedida de una de las series que irónicamente dejarán más huella no en medio del polvo lunar sino en nuestros corazones.

Tras una 6º temporada algo criticada, toda la expectación se centraba en la 7º y última. Para un seriéfilo, es realmente una mala noticia la grandísima temporada que está ejecutando Mad Men hasta el momento. Porque cuando termine, no sentirás indiferencia ante tal hecho. Y esa pérdida nos acompañará  siempre, porque nunca encontraremos una serie con esa temática concreta, brillante guión y puesta en escena y que albergue un casting tan bien seleccionado. Parece que todos los astros se alinearon el día en que AMC decidió emprender esta serie y parece que nunca podremos ver algo siquiera similar o parecido.

El despegue del cohete con destino a la Luna copa el inicio del capítulo. Dicho hecho histórico será utilizado como casual nexo de unión con el desapego y la falta de motivación de Ted hacia su trabajo. Mientras tanto, Cutler contrato en mano trata de despedir a Don, pero su intento muere en la orilla ante el apoyo que Draper recibe. Por su parte, Sally se reencuentra con la adolescencia y la actriz Kiernan Shipka ya no sabe si hacer señales de humo para pedir a gritos un rol más importante y protagonista en otra producción que aproveche su innegable talento y atrayente apariencia.

El juego que practican los guionistas (sobre todo los de series, pues tienen una mayor extensión de terreno fértil representado por las emociones de las personas que explotar a largo plazo) es el del malabarismo con nuestros sentimientos emotivos. Nos enseñan que un día puedes estar en lo más alto y al siguiente puedes estar cayendo en picado hacia lo más bajo. Nada es eterno, y en Mad Men y concretamente en la inestable vida de Don, esa máxima dicta cada segundo de su vida. Todo parecía ir bien cuando los dejamos en el último capítulo.  De repente, Don se halla al borde del despido y en el precipicio sentimental por una abrupta ruptura telefónica con Megan ("El matrimonio es un fraude", dice Peter  Campbell amargado porque el pasó por lo mismo). Por si el clímax escénico no fuese suficiente, Elisabeth Moss lo vuelve a hacer y aparte de protagonizar algunas de las escenas más cómplices con Don se hace con el auditorio y la cuenta de Burguer Chef pronunciando un grandísimo discurso. Si ella o Hamm se presentasen para ser elegidos en algún cargo público (ahora que el Podemos de Pablo Iglesias es trending) su oratoria podría llevarles a la mismísima Casa Blanca recostados en la glamurosa alfombra roja.

Morir es difícil. No para tí si eres el afortunado fallecido, sino por el recuerdo que dejarás en los demás sobre tu persona. Tú ya no tienes que reaccionar ante la noticia de tu propia muerte, sino que le dejas lidiar egoístamente con ello a los que permanecen vivos. Uno de los personajes más secundarios de Mad Men como era Bertram Cooper fallece. Las reacciones son dispares: Cutler es el típico carroñero que aun con el cadáver caliente saca la calculadora y comienza a echar cuentas. Sterling se encuentra internamente en un profundo pesar. Y Draper huye de lo convencional, lo inhumano, del discurso prefabricado y frío que no sirve para calentar de nuevo su pecho e insuflarle esperanzas renovadas. La última escena del episodio es tan indescriptible como inesperada y magnífica: un primer y último acto musical para despedir a Cooper y dejar a solas a Don con sus pensamientos y a nosotros con la mirada puesta en el calendario a la espera del regreso de Mad Men.

PD: Ah, y la agencia Sterling Cooper será absorbida por McCann para volver a relanzar la situación económica de la empresa y sus socios. Pero eso no es importante, ¿o si? ¿No son más increíbles las sensaciones que pueden despertar tras una larga hibernación series como Mad Men? Lo emotivo traspasa la pequeña pantalla y permanece  con nosotros mientras la prescindible trama se torna en una inocente peonza en manos de las emociones. Como diría Cooper: Bravo.
Reacciones: 

Related

waterloo 8750932941855106615

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item