loslunesserifilos

Penny Dreadful: Piloto

El éxito cosechado por FX con su apuesta de los últimos años “American Horror Story” (en toda...



El éxito cosechado por FX con su apuesta de los últimos años “American Horror Story” (en todas sus temporadas) ha dado lugar a la primavera de series de misterio y ocultismo que se agolpan hoy en nuestras pantallas: “Drácula”, “Rosemary,s Baby” o la que nos ocupa, “Penny Dreadful”

“Penny Dreadful” era el nombre con el que se conocían las historietas que se vendían por el precio de un penique en la Inglaterra victoriana, allá por el siglo XIX. Estas historietas con viñetas se basaban en las muchas figuras misteriosas de la literatura, aunando a Frankenstein, “Jack el destripador”, “Dr. Jekill y Mr. Hyde”, “el hombre invisible” o “Drácula”. Hoy en día se han convertido en un ambicioso proyecto de Showtime que cuenta con grandes actores para darle lustre, como Josh Hurnett, Eva Green o el recuperado Timothy Dalton, y que ha hecho sentarse en la silla del realizador, nada más y menos que a Juan Antonio Bayona (“Lo Imposible”) para dirigir su piloto. Touché.

La factura y el acabado de la serie es genial, contando con un gran trabajo de dirección artística y documentación, aunque quizá le falten algunos de esos elementos “pulp” de los que tanto se favorecieron las historietas impresas. No obstante, el piloto es un “in crescendo” ingeniosamente rodado, que mantiene la tensión y nos deja con ganas de más…

Comenzamos, cómo no, con una escena de máxima tensión, que nos dejará entrever lo que nos espera, a lo largo de este sombrío viaje. Una mujer se levanta al baño en plena noche ante la insistencia del silbido del viento que se cuela por una ventana. Coge un candil y Bayona la filma en el típico travelling de espaldas para que la sigamos. Cuando por fin se sienta en el “trono”… mejor véanlo.
Acto seguido, su hija, preocupada, se levantará a buscarla. Sus ojos divisan una escena tan aterradora (fuera de campo), que la ahoga en un grito, para pasar a los créditos.

Esta niña será el elemento principal o el McGuffin que todo lo justifique. Porque cuando volvemos, ya han pasado muchos años, y vemos a una dama victoriana rezar en latín el “Padrenuestro” frente a un crucifijo. 
De repente, surge de esta cruz una araña, que al igual que en la recientemente estrenada película “Enemy” (donde tanto juego da la condenada araña), simboliza el mal, el miedo, el demonio. Esta araña pasa de deambular sobre el crucifijo al brazo de Eva Green (a la que vimos como mala malísima en “300: El origen de un imperio”), que transmite serenidad y frialdad a partes iguales. Y con el demonio encima… una excelente escena de posesiones, que cuenta con una gran metáfora visual, el cuerpo poseído de Eva Green se incorpora de manera que no podemos ver el crucifijo ya que estamos detrás de ella.

Y es el momento de encontrar al héroe, y hacer las delicias femeninas por lo guapo que es Josh Hartnett. Es un rufián que se aprovecha de su gran puntería para deslumbrar a los presentes en el circo. Tarea que adereza con mentiras y patrañas. Esto, a parte de la escena sexual en la que le dice a una chica que “la recordará”, aunque ni siquiera sabe su nombre, nos deja a las claras su carácter: Un escéptico del ocultismo empeñado en vivir el “carpe diem”.

Pero este carácter, como en toda serie que se precie, estará sujeto a sufrir modificaciones, que le obligarán a abandonar su escepticismo y creer. Así, el misterioso personaje femenino va a buscarlo y le ofrece un trabajo criminal, a pesar de sus reservas ya que el circo continúa su curso hacia París.

En la cita acordada, varios protagonistas se unen. Y además se unen también con el exquisito actor Timothy Dalton (el James Bond de “Licencia para matar”), del que descubrimos que es el padre de la niña rubia que gritaba en el prólogo, Sir Malcolm. En el lúgubre sótano, Bayona vuelve a utilizar sus travelling de seguimiento, haciendo crecer la tensión, ya que nos acercamos a unos hombres que parecen vampiros. Las diferencias desencadenan una lucha donde el padre enfurecido, acaba con una extraña criatura clavándole su bastón por la retaguardia. Una vez eliminados los enemigos, los tres protagonistas buscan si la hija de aquel hombre puede estar entre ese harén de personas mordidas. Para su alivio, no lo está. La criatura muerta durante la lucha es llevada para examinar por un joven doctor. Éste, que al principio rehúsa ayudar a nuestros protagonistas, acaba fascinado por el hallazgo que han hecho: esa criatura guarda jeroglíficos bajo su piel. 

Así, al día siguiente Sir Malcolm (el padre de la desaparecida), invitará al joven doctor, al elitista salón de los exploradores, para convencerle de que trabaje para él, de manera que ya vamos ensamblando las piezas.

Entretanto, dos personajes que son detectives y que seguro, serán patéticos se asombran por el "gore" de un asesinato. El asesino no es otro que “Jack el Destripador”, que como bien sabe Bayona, nos lo muestra tres veces para que nos enteremos: el propio asesinato, los murmullos de la gente hablando de él, y los periódicos que se venden, como los “Penny Dredful” de la realidad y que anuncian el retorno de Jack. Como “Depredador” la amenaza está latente, aunque no es visible. En este sentido, Penny Dreadful está muy acertada, ya que aunque no nos muestra a las claras a todos los personajes, sí que nos deja indicios para que los vayamos descubriendo. En este sentido, también tiene lugar una escena definitoria de dos personajes. El Señor Chandler (el asesino contratado) y la Señora Ives (misteriosa dama poseída), tienen una interesante conversación que plantea misterios sobre el pasado y presente de ambos. Chandler (que ya veremos si no es “Jack el Destripador”…), está a punto de abandonar la misión previo pago, pero Ives lo convence y le emplaza a sacar una carta de su baraja: “Los amantes”.

Tras el descubrimiento del jeroglífico, Sir Malcolm decide visitar a un peculiar experto en jeroglíficos, que le invita a una fiesta en su casa ese mismo viernes (lo que seguramente veamos en el capítulo 2), para posteriormente volver a su casa. Este es el momento en el que empieza el “crescendo” del que hablaba al principio. Bayona realiza su particular homenaje al cine de terror, con una escena que ya vimos en la primera temporada de “American Horror Story” y esa “Luz de Gas” (Thorold Dickinson, 1940) parpadeante, que anuncia el mal. La luz parpadea cuando Sir Malcolm escucha sollozar a su hija, la cual ve en la habitación, una ventana se abre violentamente, y frente a él, su hija ya no es su adorada Mina, sino el mismísimo diablo, haciendo que la luz mencionada sea más potente que nunca e incluso explote. Tan traumática situación, obliga a Sir Malcolm a compartirlo con su confidente, la Señora Ives. Una conversación muy reveladora donde nos enteramos que su hija Mina y Ives tenían relación, y que además, tanto la muchacha como el “padre enfurecido” cargan con la culpa de algo. A continuación, viene la escena más estremecedora (al menos para mi) del capítulo: Ives vuelve a rezar en latín, el plano es justo el contrario al de la otra vez, esta vez la vemos de frente. De repente, las veras a su espalda, se desploman y el crucifijo está girado, emanando miles de arañas de él.

Llegamos al final del capítulo. El joven doctor llega a su guarida, donde vemos que está manipulando a una especie de humano al que le hizo la autopsia y después volvió a coser. Y como “Showtime” no se corta ni un pelo, desnudo integral al canto. Cuando le vemos, conectado a unos postes eléctricos y con la cabeza y torso cosidos, comenzamos a intuir quién es el joven doctor… ¡Viktor Frankenstein!


Sin duda, “Penny Dreadful” cuenta con un gran guión y la elección de Bayona tras las cámaras lo ha convertido en un producto incendiario en lo que a audiencias se refiere. No sólo eso, sino que cuenta con grandes interpretaciones que hacen más creíble la historia. Además, el tono elegido le viene como anillo al dedo, apoyado sobre todo en un gran trabajo de fotografía de Xavi Giménez y la música de Abel Korzeniowski. Quizá le ha faltado algo de humor en este piloto, pero seguro que los dos detectives nos harán esbozar la sonrisa más tarde o más temprano, al igual que el traductor de jeroglíficos.

En definitiva, una serie muy apetecible, que sugiere más que muestra y de la que podrán seguir sus reviews con nosotros cada miércoles. Esta semana, nos damos un homenaje y mañana mismo tendrán la review del episodio 2, donde quizá conozcamos a Dorian Gray o al hombre invisible.


Ya saben, miren debajo de la cama antes de dormir, no recen en arameo y si les ha gustado, recuerden mi nombre: @Dirtyharryyy.
Reacciones: 

Related

showtime 8726981594774697964

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item