loslunesserifilos

Review Orphan Black 2x03 - "Mingling is own Nature with it"

Orphan Black nos trae un nuevo capítulo, en el que continuaremos averiguando detalles sobre el ...


Orphan Black nos trae un nuevo capítulo, en el que continuaremos averiguando detalles sobre el pasado de Sarah Mannings y la concepción de Kira. Por otro lado, parece más un capítulo de transición, sin demasiadas sorpresas hasta su intrigante última escena… ¡Comencemos!
En esta ocasión, el prólogo viene delimitado por los mismos personajes que acabaron el anterior capítulo: Félix, Sarah y Kira. Félix da muestras de que no está preparado para la vida rural y fugitiva, y que precisamente la idiosincrasia de su personaje, necesita volver a un ambiente urbano (o en otras palabras, con Alison), para hacer avanzar la trama de esta temporada. Además, tenemos la matanza perpetrada por la “Señora S” en el caserón de los “observadores de aves”. Para realizar el “control de daños”, cual Ray Donovan, aparecen en la escena del crimen, el Proleteano y su misterioso padrastro, que en este capítulo, descubrimos que se llama Hank (diminutivo de Henrik). Como estos fanáticos beben directamente de la Inquisición, y no les interesa que trascienda lo que allí ha ocurrido ¿Qué solución adoptan? Pues quemarlos.

Cuando comienza el capítulo, Sarah y su hermanastro utilizan a Kira para robar en una estación de servicio. Esta reprochable estrategia, consiste en hacer creer al tendero que la propia Kira es la ladrona. Así, mientras le echa la bronca y aparece (¡qué casualidad!) su madre, Félix aprovecha para cometer el verdadero robo. Aquí encontramos un recurso de “siembra y cosecha” a nivel de guión. Esto significa que una escena, que quizá parece ya completa de sentido, tendrá repercusión en el futuro, e incluso ayuda a la cohesión interna del guión y a que la historia funcione. Por tanto, este simple robo tendrá consecuencias casi al final del capítulo.

Y vamos con Alison. Evidentemente, el desengaño que se llevó al descubrir que su marido era su “observador” fue un golpe muy duro para ella, así que le hace la “guerra sucia” que tan bien sabe llevar a cabo una esposa cabreada: no se acuesta contigo, no te habla, te despierta pasando el aspirador mientras duermes en el sofá y lo mejor de todo, no tiene por qué darte explicaciones de ello. ¿Pero qué es lo que sí hace Alison cuando se encuentra nerviosa o deprimida? Seguro que ya saben la respuesta: refugiarse en el alcohol. Tras un último ensayo, Alison conoce en el párking a una nueva amiga. Pero una Alison paranoica y que ya no confía en nadie le cerrará en las narices la posibilidad amistosa. Su nueva “amiga” no es otra que Angie (la compañera policía de Art), caracterizada como la “Spice Girl deportista”, a la que le sale el tiro por la culata. Pero esta nueva versión de Alison, en “Días de vino y rosas” tendrá consecuencias fatales: emborracharse antes de la gran función y poniéndose en ridículo delante de todos, olvidarse del papel, y caerse del escenario, pegándose en la cabeza un golpe de campeonato, ante la atenta mirada de un Félix cosmopolita que ya ha vuelto a la ciudad para ver a su amiga en “Guantes de sangre”.

¿Y Cosima? Cosima está como una niña con zapatos nuevos. O con laboratorio nuevo, como ustedes prefieran. Delphine le muestra algo: los vídeos de Jennifer Fitzsimmons, un nuevo clon de Sarah Mannings en estado terminal. La vida de Jennifer es la de una profesora de natación con una pareja estable y una vida maravillosa. Maravillosa, hasta que comienza la degeneración de sus órganos, como ya le ocurrió a Katja Obbinjer (la clon alemana), y como en poco tiempo le ocurrirá a Cosima. La posibilidad de ver una réplica suya, experimentando todos los síntomas que vivirá poco a poco en sus propias carnes, desarrolla un vínculo entre Cosima y Jennifer, haciendo que la primera no pueda dejar de seguir las cintas en las que la segunda, ha grabado la totalidad de sus últimos días. Delphine, aunque sufre, se los muestra, ya que encaja en la política de transparencia (que veremos si no tiene dobleces), que actualmente se está siguiendo con Cosima. Pero como conocer al ser humano no era suficiente, el siguiente paso es Delphine y Cosima en la morgue, para la autopsia de Jennifer.

Art, al igual que su compañera Angie, continúa trabajando para descubrir quién sacó a Helena del hospital. En este capítulo vemos muy poco a Helena y los extremistas religiosos, pero no se preocupen porque en el próximo episodio seguro que darán mucho que hablar. Art llega al lugar donde retiene a Helena y comienza a tomar fotografías al efecto. Hank y su hijastro, ya tienen claro, que al haber perdido a Sarah y Kira, su única opción es hacer procrear a la clon rubia. Y Grace, la hija de Hank y la pelirroja que siempre le lleva la comida a Helena está desarrollando unos celos muy preocupantes, ante la excesiva atención y cuidados que está mostrando su familia para con su nueva hermana.

Volvemos con Sarah y Kira, sobre las que versa la mayoría del capítulo. Nuestra protagonista se ve en la necesidad de que su hija duerma en una cama de verdad y llegan a una cabaña. Al principio, parece que está abandonada, la sorpresa llegará después cuando aparezca el dueño. Porque el dueño, aparte de llamarse Cal y de ser un hombre muy guapo al que ya vimos flirtear con Connie Britton en “Nashville”, es el padre de Kira. Sarah siempre supo que él era el padre pero eso, no significaba que tuviera que decir la verdad sobre ello. Gracias a un buen guión, descubrimos, utilizando sus conversaciones como vehículo (por eso es un buen guión), que Sarah vivió con él en aquella cabaña durante un tiempo, le estafó y posteriormente desapareció cuando estaba embarazada. Pero claro, donde hubo fuego, siempre hay cenizas y por tanto, vuelven a acostarse juntos. La buena de Sarah se parece cada día más a una versión femenina de James Bond: en la clandestinidad, besa y mata.

Para entonces, el sheriff de turno, que además es amigo de Cal, ya ha encontrado la camioneta abandonada de Sarah, por lo que decide visitar a su ermitaño amigo, sin consecuencias fatales para Sarah y su hijo. Para entonces también, el misterioso hombre de Dyad, que primero era abogado, y luego un simple perseguidor y asesino, ya ha llegado a la estación de servicio, que el “trío calavera” robó al principio del episodio. Aquí están las consecuencias del robo y la justificación para que el misterioso hombre encuentre a Sarah (y familia.). El sheriff le detiene al sicario, camino de la cabaña y le dejará marchar con un simple aviso, pero no se fiará de este y le seguirá, lo que le llevará a la muerte. El sicario de Dyad coge por el brazo a Kira pero un grito alerta a su madre, que se intercambiará por ella. El sicario extrae de su bolsillo la foto del “Proyecto Leda” con la “Señora S” de joven, y la emplaza a que suba al coche y conduzca, acabando el capítulo con una impresionante colisión contra ellos. Además también encontramos en este final una escalofriante escena donde los extremistas religiosos hacen una especie de ritual que acaba con Hank llevándose a Helena en brazos, para, como ella misma dirá en el siguiente capítulo, "robarle algo".


Mañana, volveremos con Orphan Black 2x04, si quieren estar al tanto de todo, ya saben, síganme (@DirtyHarryyy) ¡y no dejen que sus clones se lo cuenten!
Reacciones: 

Related

two fingers 1806324237161346178

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item