loslunesserifilos

Review Revenge 3x18 – Blood

Dicen que los lazos más fuertes, los que nunca se romperán, los que nos acompañarán siempre, son l...


Dicen que los lazos más fuertes, los que nunca se romperán, los que nos acompañarán siempre, son los que crea la sangre. Sin embargo, los que crean el odio, la muerte y la venganza, aunque fundados en el dolor, pueden llegar a ser eternos.

A estas alturas, con tres temporadas a nuestras espaldas, sabemos que en Revenge son expertos en eso de rizar el rizo, para al final, acabar cómo empezábamos. Para ejemplo, un botón. “Blood” no quiere ser menos y nos presenta líos de camas, falsas muertes, viajes a la campiña inglesa y recaídas en la adicción. Y un juego de pistas, que no se nos olvide.

Revenge se ha convertido últimamente en una carrera de obstáculos, o en una gymkana estilo Código DaVinci. ¡Quién sabe dónde acabaremos! De momento, las pistas nos han llevado hasta la Gran Bretaña, a casa de Aiden, dónde además de descubrir el lado sensible, romántico, y aún más sexy del inglés, encontramos un nombre. Otro más. A seguir tirando del hilo, total, cómo no hay prisa por resolver la trama de la serie….

La notita escrita a mano por Pascal, contenía las siglas del padre de Aiden. Una vez allí, además de reconectar con su adorada madre, y sincerarse con el tema de la hermana, encontramos la siguiente pieza del rompecabezas: un nombre de un periodista. Quién es y qué esconde, es algo que averiguaremos más adelante, si Mason Tradewell no nos engaña.

Pues sí, Mason ha vuelto a la carga. Y cómo no, jugando a dos bandas. La Reina en persona le ha hecho una visita en la cárcel, con la intención de sonsacarle toda la información relativa a Emily. Éste, astuto cómo es él, se hace de rogar, y le pide a Vicky que le saque de allí o nada. Esto llega a oídos de Emily, que mueve hilos, y manda a su nueva aliada Stevie, para que haga de abogada del diablo.

Mientras tanto, Conrad y Pascal siguen a la gresca con sus líos empresariales. Pero esta vez es algo personal, pues el francés, una vez que ha reconquistado el corazón de Victoria, le da la patada a Grayson. Éste, dolido, se venga, frustrando los planes del empresario de ampliar sus negocios. Así, Conrad, cuya intención es convertirse en el William Randolph Hearst de los Hamptons, le hunde el acuerdo que tenía entre manos.

Y de tal palo, tal astilla, pues Daniel, con el rabo entre las piernas y la cabeza gacha ha vuelto a Voulez, con varios objetivos. El primero, malmeter contra el que pille por delante, cosa que se le está dando bastante bien de momento. Y el otro, cortejar a Margaux. Esto último no se sabe muy bien si es sincero o guarda más intereses detrás. Con estas, el joven Grayson está haciendo todo lo posible por separar a la francesa y a Jack, haciéndole ver que el corazón del camarero pertenece a la vecina de al lado. Y parece que el mensaje está calando.

Por su parte, Charlotte, que de casta le viene al galgo, además de intimar con Javier, ha decidido sonsacarle información al descubrir que éste está ayudando a Nolan y Jack, que a su vez están ayudando a Emily. Pues eso, otro de estos capítulos rebuscados, en los que uno se pierde entre tanto personaje y tanta motivación maléfica y maliciosa. Resulta gracioso y curioso, que los Grayson, cada uno a su cruel manera, están todos detrás de Emily. A ver si hacen una cena familiar o algo parecido, y comparten información. Acabarían antes ¿no?

Y de regreso del “viaje romántico”, Emily ayudada por su fiel escudero, aceptan el trato de Mason, no sin antes gastarle una broma. Matándole momentáneamente, como a Romeo, le sacan de la cárcel y le dan un billete de avión a las Maldivas, no sin antes preguntare por Oscar Chapman. ¿Qué esconde este nombre? Eso sí, las consecuencias de esto, llevan a Stevie a recaer en el vodka, y a Jack a devolverla a la clínica de desintoxicación. Otra que viene, la lía, y se pira. En fin…

“Blood” nos deja confusos, con la cabeza dando vueltas, y agotados con tantas idas y venidas. Lo importante es que Daniel y Margaux están poniéndose ojitos. Que Jack empieza a caer en la cuenta que puede ser que esté enamorado de Emily, ¡a buenas horas! Que Pascal no tiene pinta de irse en un futuro cercano. Y que Aiden is back! Y en plena forma ¿a que sí, Emily? Y así, soñando con el regreso del rotulador rojo, las cruces, el doble infinito y la epifanía de Charlotte, nos quedamos recordando la tremenda escena del beso. Oh, Aiden…




Reacciones: 

Related

victoria grayson 8870087766506655257

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item