loslunesserifilos

Review Parenthood 5x19 – Fraud Alert

Oh, las ilusiones. Esas grandes amigas, y esas terribles enemigas. Hacerse ilusiones es algo innat...


Oh, las ilusiones. Esas grandes amigas, y esas terribles enemigas. Hacerse ilusiones es algo innato al ser humano, pero es un arma de doble filo. Hay que construirlas despacio, con cariño, ansiando su realización, pero son enormemente frágiles, se rompen fácilmente, destrozándonos el corazón.

Otra vez. Lo han vuelto a hacer. Ya no les hacen falta las palabras para emocionarnos, para hacernos ver lo maravilloso de la cotidianidad, para hacernos sentir como en casa, en la comodidad del hogar, entre hermanos, entre padres, entre primos. En definitiva, en familia. Y la clave no está en la música, ni en los planos, ni en los diálogos, que también, si no en personajes cuidadosamente construido a lo largo de cinco emocionantes temporadas. Personajes con historias que contar, con valores que transmitir y con ganas de sentir y hacer sentir.

Por fin, ha regresado. Mark Cyr ha vuelto, pero ¿para quedarse? Tras un encuentro fortuito con la que podría haber sido su hijastra, Mark decide ponerse en contacto con Sarah para ponerse al día, y “hablar”. Aquí entran en juego las ilusiones de Sarah, que piensa que Mark ha vuelto para decirle que se queda, que aún siente algo por ella. Pero desgraciadamente, para ella y para nosotros, no es así. Mark está comprometido y ha pasado página. Entonces, ¿eso deja a Sarah con Hank?...

Por su parte, Hank, que sigue visitando al psicólogo, ha aceptado el hecho de que Sara y él sólo son amigos y compañeros de trabajo. Hay que seguir adelante, quizá allá alguien por ahí dispuesto a aceptarle tal y como es. Pero las buenas nuevas de Mark, le han devuelto las ilusiones. Cuidado, Hank, que son frágiles.

Al mismo tiempo, Drew y Amber, envueltos en una fantástica y renovada relación hermanal que no hace otra cosa que hacer crecer a estos dos personajes, se encargan de transmitir su experiencia y sabiduría a sus primos pequeños. Sydney y Victor se están viendo afectados por la situación marital de sus progenitores, y se encuentran en un profundo estado de apatía y desanimo. Pero lo que no saben, es que se tienen el uno al otro, para todo, como les ocurrió en su día a Amber y Drew. Así, entre primos, se enseñan a ver el lado bueno de las cosas.

Igualmente, Zeek ha renunciado a agarrarse al pasado y ya ha tomado la importante decisión. No sin antes darse un homenaje. Así, Crosby y él se embarcan en un road trip en busca de la última pieza necesaria para terminar el coche en el que está trabajando. Motos, waffles, cerveza y perritos calientes. Pero detrás de todo esto, está el miedo. El miedo de Zeek a hacerse viejo, a envejecer y a ser olvidado, que para él se ve representado en la venta de la casa. Crosby le hace ver que esto no es así y que todavía le quedan muchas cosas por hacer, ya sea en su casa de toda la vida o en una nueva. Eso sí, se vuelven con una moto.

Por el contrario, los que no ven nada positivo en esta situación son Julia y Joel. Tras recibir una llamada del banco sobre un importante cargo en la tarjeta, Julia acude a su marido pidiendo explicaciones. El importe corresponde a una “cena de negocios” con Peet. Ante esto, naturalmente, Julia quiere saber si se han acostado, y por extensión, si Joel tiene intenciones de recuperar su antigua vida. Tras unos dolorosos reproches, la respuesta es no. Las ilusiones y el corazón de Julia, y otra vez las nuestras, se rompen en mil pedazos. Así, Julia protagoniza el descorazonador cliffhanger, reuniéndose con Ed en una cita.

Por último, Adam y Kristina siguen luchando contra la administración del colegio para que solucione la situación de Max. Pero esta vez han perdido, sin poder hacer nada para remediarlo. Max ya no volverá al colegio, y le toca estudiar en casa. Sin embargo, Adam no puede evitar el intentar hacerle olvidar todo el asunto. Por ello, a pesar de que debería estudiar, Max y él se van a la playa, a aprender a surfear, a aprender a vivir.

Fantástica trama y magníficos personajes. No hacen falta palabras, tan sólo una mirada entre Adam y Kristina y nuestro corazón se encoje. Sólo nos hace falta conocer su historia y todo lo que han sufrido y vivido. Cabe destacar los importantes valores que transmite esta historia, que retrata un sistema educativo mal diseñado e hipócrita, que no admite las diferencias ni se preocupa por el desarrollo individual. Y es aquí donde reside el tremendo valor de Parenthood, en la cotidianidad, en lo sencillo, en lo familiar.

Capítulos como estos son los que colocan a Parenthood entre lo mejor de la televisión, aunque poca gente se dé cuenta. Así nos adentramos en el final de la temporada, que promete grandes cosas, y sobre todo grandes emociones. De una cosa podemos estar seguros, nuestras ilusiones no se romperán.


Reacciones: 

Related

Series 8447716466773117013

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item