Crítica: Ocho Apellidos Vascos (2014), de Emilio Martínez-Lázaro


Mi intención con este post no es hacer un comentario más sobre la última película de Emilio Martínez Lázaro ("Las trece rosas", "La voz de su amo", "Carreteras secundarias", "Los peores años de nuestra vida"...) sino que me gustaría generar un debate sobre lo que cada uno buscamos en el cine.


La mayoría de los sesudos críticos cinematográficos y gran parte de los cinéfilos empedernidos abogan por un cine técnico e intimista en el que predomina más el lado artístico que el comercial. El gran público, al que toda la industria trata de rescatar para que acuda a las salas, responde en taquilla ante un cine más de entretenimiento y evasión. Es obvio que lo ideal sería combinar ambos aspectos, pero a veces los puristas no toleran ni siquiera esa posibilidad.


La historia de un sevillano que se enamora de una vasca y se va a Euskadi en su busca cuando nunca había pasado de Despeñaperros, está muy bien interpretada por Dani Rovira (excelente debut en la gran pantalla), Clara Lago, Carmen Machi y, sobre todo, Karra Elejalde al que le han escrito un personaje a medida.


Los guionistas, Borja Cobeaga y Diego San José juegan llevando al extremo las peculiaridades y clichés de ambas comunidades autónomas, provocando situaciones muy divertidas a pesar de que puedan parecer previsibles. Desconozco cómo lo habrán encajado los espectadores de ambos lugares, pero no hay nada más antiguo y más sano a la vez que reírse de uno mismo.

"Ocho apellidos vascos" es una comedia sin pretensiones que consigue hacer pasar un buen rato y provocar más de una carcajada. Seguramente no pasará a la historia del cine por su calidad técnica, nadie la considerará una obra maestra, no va a suponer una revolución en el Séptimo Arte, pero lleva dos fines de semana siendo la película más taquillera en nuestro país, está consiguiendo que vayan a las salas personas que reducen el visionado de películas al salón de su casa y, ¡qué coño! pasas hora y media con la sonrisa en la boca.

Por todo esto os pregunto, ¿qué buscáis en el cine? ¿En qué creéis que consiste este mundo? ¿No os parece que la gente está cansada de tanto drama y busca desesperadamente algún motivo para reir y evadirse de la espantosa realidad que estamos viviendo?

Lo mejor: Haber llegado a tanta gente.

Lo peor: Que no pasará a la historia. 

Nota:7

COMENTARIOS