loslunesserifilos

Semana Oscar 2014: Crítica "El silencio de los corderos" (1991), de Jonathan Demme

El silencio de los corderos es una película a la que hay que agradecer muchas cosas. Nos hiz...



El silencio de los corderos es una película a la que hay que agradecer muchas cosas. Nos hizo volver a creer en el cine de suspense, que se encontraba en una etapa en la que no destacaban grandes películas. Aún no hay nadie que pueda acercarse al buen hacer de Alfred Hitchcok pero parece que sus conocimientos sirvieron para que Jonathan Demme filmara una de las películas a destacar de la historia del cine reciente y convirtiera el film en una película de culto casi al instante.

Un asesino llamado Buffalo Bill ha vuelto loco a todo el equipo del FBI. Los policías ya no saben que hacer para el secuestrador y asesino de adolescentes así que recurren a Clarice Starling (Jodie Foster), una recién licenciada que aspira a un puesto en el FBI. Su jefe la envía a la cárcel a visitar al Doctor Hannibal Lecter (Anthony Hopkins), un psicoanalista conocido principalmente por su gusto por la carne humana. Entre los dos surgirá una intensa relación para buscar una pauta en el comportamiento de Buffalo Bill para permitir capturarlo.

La película es Hannibal Lecter, el villano perfectamente interpretado por Anthony Hopkins. El actor podía haber caído en una interpretación caricaturesca dados los rasgos del personaje pero ahora es difícil pensar en Lecter en la piel de otra persona. El magnetismo de Hopkins hacía que nos sintiéramos totalmente atraídos por un personaje asquerosamente violento. Era difícil no sentirse atrapado por una persona que escuchaba música clásica y a la vez se podía comer una oreja humana.



Jodie Foster no se queda atrás en elogios interpretativos ante el monstruo Anthony Hopkins. La actriz asume el papel de una frágil aspirante al FBI, atormentada por su pasado. Foster le da naturalidad al personaje y nos traslada el miedo y la tensión que siente cada vez que está cerca del doctor. Michelle Pfeiffer, Meg Ryan y Melanie Griffith rechazaron el papel porque decían que podía generar controversia. Sé de algunas que aún deben estar tirándose de los pelos.

Jonathan Demme, además, sabe encontrarle el ritmo adecuado a la película convirtiéndolo en una maravilla por si solo. De escenas capaces de ponerte el corazón a mil a escenas frías. Los Oscars de 1992 reconciliaron a la Academia con los thrillers otorgándole cinco de los siete premios a los que aspiraba: mejor película, mejor actor, mejor actriz, mejor director y mejor guión adaptado.

Lo mejor: La química entre Anthony Hopkins y Jodie Foster.

Lo peor: Si se hace un visionado ahora, puede parecer que no aporta nada al género.

Puntuación: 10/10
Reacciones: 

Related

Thriller psicológico 7350181439355630695

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 79

Archivo del blog

item