loslunesserifilos

Semana Goya 2014: Crítica de "El viaje a ninguna parte" (1986), de Fernando Fernán Gómez

Inauguraba el triunfo en las categorías importantes (mejor película, director y guión) de los p...


Inauguraba el triunfo en las categorías importantes (mejor película, director y guión) de los primeros Goya, los del año 1986, esta joya de nuestra filmografía, rodada y guionizada por el propio Fernán Gómez (sin duda una de las más grandes figuras de la historia del cine patrio), a partir de su novela homónima. Tras una fría acogida en el festival de San Sebastián, los Goya hicieron justicia para con esta imperfecta pero imperecedera y emocionante obra de arte.


“El viaje a ninguna parte” narra las aventuras y desventuras de una compañía de cómicos errantes que representaban sus obras, allá por los oscuros años cincuenta, en escenarios improvisados (una taberna, un corral, una cuadra…) alentando fugazmente, por medio de la risa, las grises vidas de los lugañeros de los pueblos de la España profunda y hambrienta. El personaje de Carlos Galván (José Sacristán), ya en su vejez, focaliza el relato a través de sus difusos recuerdos en sus conversaciones con el psicólogo del asilo donde reside, y sus amistades en el recinto.

Estos recuerdos, entrañables, patéticos, siempre imbuidos en un aura de dolor nostálgico, presentan un recorrido por un mundo en decadencia; la sangrante extinción personificada en Carlos, de una forma de vida vigorosa y primitiva, libertina, impregnada de un contagioso vitalismo que entra en contraste en numerosas ocasiones con la mojigatería cruel del catolicismo franquista.

Asistimos, a través del visible ocaso físico y psíquico del protagonista, a la lenta disolución de esa voluntad lastrada por las vicisitudes de una vida demasiado dolorosa para evitar el subterfugio de la mentirosa evasión imaginativa: La irrupción irreconciliable del cine como forma de ocio que sustituye ese reducto puro de comunicación que es el teatro ambulante, la lucha contra el hambre, la terrible pérdida del amor (el único consuelo), de la familia, de la profesión innata… Todo ello siempre unido a una búsqueda de  la dignidad, en la pobreza, en ese hastío vital que les convierte en despojos, concepto éste que ni siquiera los personajes saben muy bien como definir, menos aún como afrontar.

Todo está, sin embargo, imbuido por un humor añejo y genial, sutil, idiosincrásico siendo universal, castizo pero inteligente, que (permítanme la crítica al panorama audiovisual español de nuestros días) huye como de la peste del simploide gag hortera y surca el terreno de la carcajada encajado como un puzzle un entrañable conjunto de extravagantes chistes costumbristas en una historia realista, trascendente y bien construida. Fernán Gómez se recrea con inteligencia en la dualidad esperpento/realismo y dota a los personajes (excelentemente interpretados, destacando a un extraordinario Juan Diego) de un vistoso carisma tragicómico. Destacada así la susodicha dualidad, es en el ingenioso giro de guión del final donde Carlos, este cómico por naturaleza, alcanzará su súmmum trágico, asistiendo él mismo a su propia representación teatral, a su última y triste comedia.


Quizá el único (y pequeño) defecto de esta obra clave de nuestro cine radique en su compleja estructura de flashbacks, en cierta ruptura rítmica un tanto caótica que no desmerece la, en su conjunto inquietante, profunda e impagable visión de la vida de este genial director, guionista e imponente actor que es parte fundamental de la historia cultural de nuestro país, de aquella idiosincrasia irrepetible del cine que hoy, algunos, miramos con nostalgia. 

Nota: 9/10
Reacciones: 

Related

semana goya 2014 1792956150091666697

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item