loslunesserifilos

Review Shameless 4x02: My Oldest Daughter

Volvemos una semana más a la vida de los Gallagher, que siguen sobreviviendo como pueden, aunqu...


Volvemos una semana más a la vida de los Gallagher, que siguen sobreviviendo como pueden, aunque últimamente les va algo mejor. Al menos a unos pocos. En este capítulo seguimos sentando algunas de las bases de la temporada y además, nos regalan una revelación de lo más inesperada, que va a dar mucho juego.


Voy a empezar hablando de Lip, que anda totalmente desubicado en la universidad. Ha pasado de ser el genio del barrio a uno más en la lista. Aquí ya no es el chico que destaca, más bien todo lo contrario y al pobre le está costando aceptarlo. Ni siquiera tiene éxito con las chicas que él quiere (aunque viendo como intenta ligar con algunas entiendo que pasen de él, sinceramente). Lo que le pasa a Lip es que tiene que esforzarse por estudiar por primera vez en su vida y no sabe como hacerlo. Puede que en el instituto cutre y lleno de cafres al que iba fuera el rey del mambo, pero en la universidad se reúnen cientos de genios que le dan mil vueltas. También es la primera vez que está separado de su familia y sabemos que Lip adora a sus hermanos. Como a muchos universitarios cuando se marchan de casa, le cuesta adaptarse y acostumbrarse a estar sin ellos. Debe ser raro vivir sin el caos de la familia Gallagher a tu alrededor.
Insisto en que me molestaría bastante que Lip fracasara en su paso por la universidad, sobre todo si es porque no es capaz de madurar, esforzarse y centrarse (aún queda pendiente que se descubra el lío que armó Ian para marcharse y seguramente eso será una razón más que inevitable para que tenga que dejarlo). 


Mientras tanto, en la Casa Gallagher, a Fiona le van bastante bien las cosas, con un buen trabajo que por primera vez le permite tener un seguro médico. Gracias a eso, sus hermanos y ella estarán mucho mejor cuidados. Resulta que el pobre Liam tiene algún problemilla y hasta ahora nadie se había dado cuenta, o no les habían atendido como es debido. Ah, el sistema de salud americano, ese horror. También tiene un novio que parece ser perfecto y quizás es lo que a ella le molesta, porque parece que las cosas entre ellos dos no acaban de funcionar. Quizás esa es la razón por la que ella no puede ser del todo sincera con él cuando mete la pata por insultar a otro conductor y este le destroza el coche de empresa. Lo cierto es que me parece absurdo que Fiona no le haya dicho la verdad, porque la reacción del dichoso conductor no es ni medio normal por un corte de mangas. El caso, que no es culpa de Fiona, pero ella aún así decide mentirle. Y eso a él no le gusta, no quiere ni una sola mentira en su relación. Es más, es muy insistente con el asunto de sincerarse o cumplir las cosas que dices que vas a hacer. Hasta un punto un poco cansino, todo hay que decirlo. Pero sí que es cierto que se ve que él está mucho más implicado en la relación que Fiona. Al menos ella acaba prometiendo que tratará de ser más sincera y confiar en él ¿Acabará funcionando esto, o se irá al traste? Si ocurre lo segundo va a ser muy difícil que ambos estén cómodos en el trabajo y ya sabemos quien tendría más papeletas para irse primero. Desde luego si la cosa se pone fea, Fiona se va a ver en una situación muy complicada.


A estas preocupaciones amorosas, hay que sumar que dos de sus hermanos han entrado de lleno en la adolescencia y parece que la cosa no va a ser fácil. Primero Debbie, que anda con un pavo tremendo y ya no le cuenta nada a su hermana (parece mentira, con lo unidas que estaban antes), solo habla con sus amigas guarrillas del barrio. Además, está saliendo con el chico que conoció en los recreativos, que era un poco mayor que ella. ERA. Se suponía que él tenía 16 años. No es para tanto de 13 a 16, pero resulta que el chico tiene 20 y la cosa ya no es tan sencilla, a lo mejor es llegar demasiado lejos. Que al muchacho en cuestión no le importe que Debbie tenga 13 años es un poco siniestro y raro, la verdad. Por mucho maquillaje y tacones que se ponga, Debbie no deja de ser una niña. Veremos hasta donde llegan con esta historia.
Y luego tenemos a Carl, que está viviendo su despertar sexual y, además, ya es totalmente consciente de que su padre está hecho una mierda. Sin embargo, sigue teniendo esa ilusión, bastante infantil, de que todo se puede solucionar de forma más o menos fácil. ¿Que Frank necesita un hígado? Pues él se lo conseguirá. Veremos si finalmente Carl se da de bruces con la realidad (no es nada fácil conseguir un trasplante de hígado y menos alguien con el historial de Frank) o de verdad consigue ayudar a su padre. De momento ha descubierto que sus hermanos podrían ayudarle, pero el caso es que quieran hacerlo.


Hablando de Frank, está alcanzando records en lo que a dar asco se refiere. Me refiero físicamente, porque en cuanto a sus actos seguramente aún pueda hacer cosas más horribles, que queda mucha temporada. El caso es que, por su aspecto, vemos que el líder del clan está hecho una mierda, hablando en plata. Su hígado está fallando y sus métodos para ingerir alcohol también pasan factura. El panorama pinta muy negro para Frank. Carl ofrece una solución: que alguno de sus hermanos donde parte de su hígado. El problema es que los únicos que pueden son los mayores de edad y ninguno está muy por la labor. Yo entiendo que estén enfadados con Frank y que estén hartos de él, pero no sé hasta cuando van a hacer como si nada e ignorar que su padre está realmente fastidiado. Quizás aún no se han dado cuenta de que esta vez es serio de verdad. Aunque imagino que Fiona acabará reaccionando y le ayudará. O no, mejor que lo haga Samantha.
¿Que quien es Samantha? Pues al parecer la hija mayor de Frank. Una chica que nosotros no conocemos y que parece que Fiona tampoco. ¿Una hija secreta de Frank? ¿Como será? ¿Será toda una Gallagher, o tendrá otro tipo de vida? Seguramente la veremos en los próximos episodios y lo cierto es que me muero de ganas de ver como será este personaje.


Y por último tenemos a Kev y Veronica, que cada vez tienen más problemas. Si el capítulo anterior descubríamos que Vero está embarazada, en este nos enteramos (y ella también) de que espera trillizos. ¿Queríais bebés? Pues tomad tres tazas, más una cuarta que es el retoño que espera la madre de Vero. A eso sumemos que Kev ha heredado el bar y resulta que está casi en la ruina. Cuatro bocas que alimentar y un antro que no da dinero, así, de golpe. Estos dos necesitan un milagro.

Esto es lo que nos deja este 4x02 de Shameless, con un interrogante sobre esta tal Samantha y con algunos líos ya servidos. Seguimos sin saber qué es de Ian, espero que en los próximos capítulos nos aclaren algo. Y lo mismo digo por Jimmy, no creo que simplemente le hagan desaparecer y punto, aunque el actor que lo interpretaba ya no vaya a aparecer en la serie.
De momento Shameless sigue bien, tan loca y divertida como siempre y abriendo paso a unas tramas que seguramente en los próximos capítulos darán mucho juego.

P.D: He echado de menos a Sheila.





Reacciones: 

Related

showtime 4054087636029694419

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 79

Archivo del blog

item