loslunesserifilos

Review Nashville 2x12- "Just for what I am"

El acoso y derribo contra Juliette continúa. A las protestas y a las quemas de discos se une aho...


El acoso y derribo contra Juliette continúa. A las protestas y a las quemas de discos se une ahora la cancelación de conciertos por parte de los organizadores que tenían contrato con ella, bien sea por amenazas externas, por devolución de entradas, o porque simplemente no quieren relacionarse con ella. Además, Juliette se ve obligada a cerrar su cuenta de twitter y cambiar su móvil (por lo que no escuchó el mensaje de Avery) y e-mail. Ante este panorama, no le queda otra que volver a Nashville, pero allí tampoco va a estar tranquila, ya que Jeff llega bastante cabreado para cantarle las cuarenta a su artista.


Y es que, aunque hace unos capítulos vimos que advertía a Layla de que no le convenía atacar a Juliette, Jeff es por encima de todo un hombre de negocios. Siempre y cuando no afecte a la discográfica, dudo que le importe lo que hagan sus artistas. Pero la bola que ha hecho el problema de Juliette está afectando ya directamente a Edgehill, y eso no lo va a tolerar. Así que tras decirle una serie de lindezas (desde que es una maleducada con poco talento a que no se merece lo que tiene) le dice bien claro que va a suplicar perdón por lo que ha hecho.

Avery, que no sabía bien qué hacer y dudaba sobre si ir o no a ver a Juliette, finalmente acude a su casa. Y es entonces cuando engañan a Bo, engañan a Avery y al menos me engañan a mí, ya que cuando el guardaespaldas se ve obligado a abrir la puerta del dormitorio de Juliette porque esta no contesta, y se la encuentran en la cama, ya me pensaba que tendríamos la tópica trama de intento de suicidio. Por suerte, tanto el personaje como los guionistas están por encima de eso, y Juliette simplemente está borracha como una cuba. Tras vomitar y sentirse un poco mejor, una charla con Avery (con quien si no) revela que, además de plantearse si se merece llegar a donde a llegado, le preocupa la pérdida de identidad que supondría para ella el quedarse sin nada. Viendo la falta de confianza en si misma que tiene Juliette (algo que nunca le ha faltado), y teniendo en cuenta que únicamente con palabras no va a conseguir nada, Avery decide pasar a la acción.

Así que ni corto ni perezoso, disfraza a Juliette con un gorro, unas gafas y una peluca morena y se la lleva al centro de Nashville para cantar una canción en plena calle, como si estuviera empezando realmente de cero. La intención de Avery es demostrarle a Juliette que ella puede seguir viviendo y disfrutando de la música pase lo que pase (un "siempre te quedará la música" en toda regla), ya que, al fin y al cabo, la gente que les aplaude al final de la actuación no aclama a la figura de Juliette Barnes, sino a ella misma, por lo que es. Con las pilas un poco más cargadas, vemos a Juliette entrar en una iglesia a rezar. Por un momento pensé que iba a ponerse a cantar con el coro de una iglesia para redimirse (antecedentes tenemos), pero Juliette es mucha Juliette. Parece que ha tomado la decisión de seguir en sus trece y plantarle cara a Jeff y a los que van en su contra, así que como si fuera un deja-vu de hace dos capítulos, se presenta en la puerta del apartamento de Avery y le dice que prepare la guitarra, que van a componer. A saber que sale de esta.

Si su idea es seguir dando guerra, Jeff no creo que tarde en intentar quitársela de encima, así que la mejor opción de Juliette va a ser marcharse (o que la despidan) de Edgehill. Y en ese caso, todos sabemos que muy probablemente acabe en la discográfica de Rayna, lo cual sería divertido cuanto menos.


Deacon, mientras tanto, descubre que el mundo de los contratos en solitario es actualmente una mierda, seas quien seas y hayas tocado con quien hayas tocado. Por eso, duda en aceptar lo que le ofrecen desde Belcourt. Sin embargo, pronto le surge una oportunidad que le puede venir bien para mejorar su caché: Rayna, que sigue intentado componer el single que de el pistoletazo de salida a su nuevo disco, y que decide recurrir a la magia de Deacon para ello. Ambos rememoran viejos tiempo componiendo la nueva canción, aunque la cercanía que notan en ese momento (y un rapapolvo de Scarlett a su jefa), les hace ver que es mejor que no lo repitan. Deacon finalmente decide emprender su aventura en solitario y acepta la oferta de Belcourt.

Rayna, además de la composición de la canción, tiene dudas sobre si hacer pública la relación que mantiene con Luke Wheeler. La estrella masculina del country parece dispuesto a hacerlo, pero Rayna no está tan segura. Pero al final del capítulo parece que poco a poco empieza a cambiar de opinión (muy buena la escena en la que se ríen de los nombres combinados de parejas, algo que yo tampoco entiendo), y, como primer paso, decide presentar a Luke a sus hijas.


Scarlett es otra que no lo está pasando bien últimamente. A su alejamiento de Gunnar y Zoey, se suma su nueva ruptura con Avery, a que va de concierto en concierto y de evento publicitario en evento publicitario, sin tener tiempo para descansar, y para colmo, va a tener que acudir a la fiesta que le dan a Gunnar por haber escrito el último numero uno de Rayna y Luke (está claro que a la gente de Nashville les encantan las fiestas, pero, ¿en serio un número uno en i-tunes ya es motivo de celebración?. Resulta curioso). 

Allí obviamente las cosas no mejoran. Quería evitar a Gunnar en la fiesta, pero no lo consigue. Y además, mientras que ella reconoce que sintió algo cuando cantaron delante de Kelly Clarkson, Gunnar dice que el no sintió nada. Y para terminar, critica a Rayna por la relación que mantiene con su tío. Los problemas con su jefa no van más allá, ya que Rayna le pide que vaya a casa para tener una charla seria con ella, donde le deja las cosas claras. Si quiere seguir progresando en el mundo de la música, va a tener que acostumbrarse a todo lo que eso supone, es decir, que siempre va a tener muchas cosas que hacer, con poco tiempo para ella, y tragándose sus sentimientos en muchas ocasiones. Por lo tanto, va a tener que valorar lo que le ofrecen los escenarios por encima de las desventajas. Scarlett, que ni siquiera buscaba el éxito que tiene ahora, se da cuenta que ya ha hecho suya la sensación de estar en un escenario y cantar delante del público, así que continua adelante.

Gunnar ha tenido problemas con Zoey, ya que se encuentra con un famoso cantante que le pide componer con el, lo que provoca que no pueda quedar para conocer a los amigos de su novia. La mecánica al final acaba siendo simple: Zoey al principio no le dice nada, luego si, Gunnar la caga, Zoey se enfada, Gunnar pide disculpas, todo se arregla y acaba conociendo a los amigos. Por último, Teddy descubre que la familia del hombre que mató a Peggy ha contratado a una abogada para que investigue la muerte del susodicho, abogada que como no podía ser de otra manera es la novia de Deacon. Además, y como se veía venir, descubre una conexión entre el asesino y Lamar: había trabajado para una de las empresas del grupo del padre de Rayna. Así que Teddy seguirá tirando del hilo en esa dirección.

Otro buen capítulo de Nashville, que al igual que en la primera temporada, tiene mejor nivel a estas alturas que el que tenía al principio. Aunque me gustó un poco más el anterior, ha estado bastante bien.



  

Reacciones: 

Related

Series 7486690713617365012

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 79

Archivo del blog

item