loslunesserifilos

Review Parenthood 5x11 - Promises

Hacer promesas es fácil, lo difícil es cumplirlas. Pero lo más complicado de todo es superar la d...



Hacer promesas es fácil, lo difícil es cumplirlas. Pero lo más complicado de todo es superar la decepción ante la promesa incumplida. Deshacerse de la ilusión puesta en unas palabras, en una persona, que finalmente termina por destruir la posibilidad de algo nuevo. ¿Y si se cumplen las promesas? ¿Qué asusta más, la decepción o lo desconocido?
“Promises” inaugura el nuevo año y por lo tanto la segunda mitad de la temporada. Parenthood vuelve continuando donde lo dejó: con el tambaleante matrimonio de Julia y Joel, la indecisión de Sarah, la soledad de Zeek y las románticas aventuras de Drew. En este capítulo se ha echado de menos a los dos grandes ganchos de esta temporada: por un lado, Kristina, y por otro, la pareja Amber-Ryan. Sin embargo, el resurgir de Sarah y el declive de Julia disimulan la ausencia de los anteriores.

Además, todavía se echa en falta a Crosby y Adam, que esta temporada, parecen camuflarse tras otras tramas más interesantes. Del mismo modo, las tan características escenas y tramas corales que implican a toda la familia, se han reducido dando lugar a arcos más individuales. Necesitamos más escenas de locura familiar estilo Braverman.

Sarah ha vuelto con ganas, pero todavía indecisa. Sus sentimientos hacia Hank son más que obvios, pero Carl, el vecino está ganado cada vez más punto. Así, Carl invita a Sarah a una gala benéfica, pero sin implicaciones: nada de sexo, ni cita ni nada, todo muy casual. Sin embargo, Jasmine, como buena cuñada curiosa decide investigarle. Resulta que Carl no es el capullo engreído que creíamos, sino que es un médico que trabaja en una asociación sin ánimo de lucro. Vamos, que es un encanto, ¿a que sí Sarah?

Pero no nos olvidemos de Hank. El fotógrafo se está redescubriendo a sí mismo gracias a su relación con Max. El joven de los Braverman le está haciendo ver a Hank todos los fallos que cometió con Sarah y sus anteriores relaciones. Y como no podía ser de otra forma, este nuevo lado de Hank está llamando la atención de Sarah. Tarde o temprano, hay que tomar una decisión.

Por su lado, Hank tiene que hacer frente a sus propios problemas, que a fin de cuentas son los mismos que los de Max. Sin querer ha roto una promesa, lo cual ha molestado mucho a Max, pero las pobres dotes sociales del fotógrafo le dificultan enmendar la ofensa. Aquí interviene Adam, y le presta un libro a Hank para que entienda mejor la psicología de su hijo. Hank se siente inmediatamente identificado y reconoce el error cometido. Afortunadamente, las emociones de Max son más bien rápidas, y olvida pronto el enfado.

El que se ha metido en un lío interesante, sin siquiera darse cuenta, es Drew. Como recordareis, Amy ha vuelto, despertando así los celos de Natalie, que inmediatamente se ha puesto a marcar su territorio. Pero el inocente de Drew aún está enamorado de su exnovia. Tras acostarse, Amy decide que no quiere regresar a su universidad, así que se queda, a ver qué pasa con Drew. Sin duda, se ha formado un pequeño triángulo amoroso que nos va a dar más de un quebradero de cabeza. Esto supone un hábil movimiento por parte de los guionistas para darle más interés a este personaje, que sin duda es el más prescindible de todos.

Y Zeek continúa haciendo frente a la ausencia de Camille. La ropa sucia abunda por las esquinas de la casa, la leche está caducada y los cereales se han acabado. Zeek no es nadie sin su esposa, se siente solo e inútil. Pero ha hecho un nuevo amigo. En una expedición culinaria, se ha encontrado con Rocky, un viudo veterano de guerra que le da un buen consejo: una esposa no tiene precio, tiene que aprovechar cada momento que pase con ella. Con estas sabías palabras, Zeek le dice a Camille que alargue su estancia en Italia y disfrute.

Por último, asistimos a la destrucción del matrimonio de Julia y Joel. Julia aún no le ha contado a Joel lo que pasó con Ed. Sin embargo, le ha pedido consejo a sus hermanos, que le sugieren que diga la verdad. Pero Julia hace oídos sordos. La cosa se complica, cuando en la subasta benéfica del colegio, Joel ve hablando a Julia y Ed, y como se esperaba, llegan a las manos. La sospecha se ha convertido en certeza, a pesar de Julia se niegue a reconocerlo. ¿Podrá Julia salvar su matrimonio o se dará por vencida? Si algo hemos aprendido tras cinco temporadas, es que los Braverman, ante todo, son luchadores.

“Promises” hace honor a su nombre y nos promete grandes tramas e historias para lo que queda de esta quinta temporada de Parenthood. ¿Serán capaces de cumplir lo que prometen?


Reacciones: 

Related

Series 3498373646988788587

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 81

Archivo del blog

item