Review Dracula 1x05 - The Devil´s Waltz


El vampiro original ha regresado de las tinieblas, y se abre paso entre los muertos, condenado a caminar bajo la oscuridad, pero siempre con el corazón iluminado por la promesa de un amor eterno. ¿A quién ama Alexander Grayson?

Ya en el ecuador de la temporada, a Drácula aún le queda mucho camino por recorrer y muchos objetivos que alcanzar. La venganza todavía nos parece lejana, pues por mucho que avancen los capítulos y nos adentremos en la segunda mitad de la temporada, la trama se ha quedado estancada. Todo apunta a que esto continuará así hasta que en el último episodio se concentren todos los desenlaces atropellados. Sin embargo, el capítulo de esta semana ha plantado la semilla de la duda, la sospecha y el desamor.

“The Devil´s Waltz” ofrece todo lo que su título promete: sangre, demonios y bailes. Alexander Grayson se corona como el perfecto anfitrión al llevar a cabo la fiesta de compromiso de Harker y Mina en su grandiosa mansión. Pero sus pensamientos está ocupados por mil cosas a la vez: Renfield ha desaparecido, los experimentos de Van Helsing no avanzan, y la investigación del General Shawn continúa.

Mientras Lucy y Mina se centran en los preparativos de la fiesta, Harker profundiza en la búsqueda de los oscuros secretos de Shawn. Tras un duro trabajo, descubre que éste recibió sobornos y cayó en la corrupción de la mano de la Orden del Dragón. Pero la nueva vida de Jonathan, por muy excitante que sea,  no termina de contentar a Mina, que teme haber perdido al antiguo Harker.

Por su parte, Van Helsing continúa trabajando en la cura para conseguir que Drácula pueda caminar bajo la luz del sol. Tras probar la nueva mezcla en una desbocada vampiresa, el intento da resultado pero los efectos se agotan rápidamente. A Drácula se le acaba el tiempo, pues la gente comienza a sospechar de su predilección por la vida nocturna.

Por su lado, Lord Davenport sigue torturando y maltratando a Renfield, fiel escudero de Drácula, para que confiese quién es el amor de su patrón. A pesar de las sangrientas, crueles y excesivas técnicas interrogatorias a las que se ve sometido, el lacayo no suelta prenda. La única pregunta que se le formula es ¿A quién ama Alexander Grayson? Sin duda, detrás de estas palabras se encuentra el dolor de un padre tras el suicidio de su hijo. La intención de Davenport no es otra que pagar a Alexander con su misma moneda.

La preocupación y la impaciencia se apoderan del vampiro que sospecha sobre las circunstancias en las que se encuentra su amigo. Por ello, él mismo decide emprender la búsqueda, y gracias a su sobrenatural sentido del olfato, encuentra el paradero de Renfield. Tras cortar un par de cabeza y derramar litros de sangre, Drácula libera a su amigo, justo a tiempo para presidir la fiesta de compromiso de Mina. Sin embargo, el olor del raptor de Renfield se le ha quedado grabado en la memoria.

A la fiesta acude la flor y nata de la sociedad londinense, entre los que por supuesto se encuentran los líderes de la Orden del Dragón. Acompañado de Lady Jayne, Alexander hace el obligado pasamanos, enfrentándose en un cara a cara con los que hace años le arrebataron lo que más quería. Pero esto, le ha permitido captar la esencia del que ha torturado a Renfield. Lord Davenport no tardará en caer.

Como en toda fiesta que se precie, hay un baile. Harker, agradecido por la amabilidad de Alexander, le cede el primer vals con Mina. En el centro de la sala, fundidos en un abrazo, Drácula y Mina se trasladan a otro lugar y a otro tiempo. A un pasado que ella desconoce, pero que él vive como si fuera el presente. Ambos se convierten en el centro de atención, y aunque están ensimismados el uno con el otro, a su alrededor se suceden un sinfín de miradas. Harker percibe que los sentimientos de Mina hacia Alexander traspasan las fronteras de la amistad;  a Lucy se le rompe el corazón ante la dura realidad de un amor imposible, y Lady Jayne se da cuenta que Grayson solo tiene hueco en su corazón para una mujer.

Drácula no es el único que guarda un as en la manga. La Orden del Dragón está llevando a cabo sus propias investigaciones, pues sospecha que la llegada de vampiros y las recientes muertes guardan relación con el americano y sus negocios. Además, con la intención de debilitar a Grayson, Mr. Browning ha puesto el ojo en Harker para reclutarle.

Aunque este es ya el quinto capítulo de Dracula, todavía se percibe la sensación de que la verdadera trama no ha arrancado y que la acción está por llegar. Los conflictos avanzan lentos y sin rumbo fijo. Confiemos en que esto se corrija en los próximos capítulos. “The Devil´s Waltz” nos abre las puertas de un pentágono amoroso que terminará con sangre. Si hay algo más fuerte que el dolor y la venganza, es el amor y el deseo.


COMENTARIOS