loslunesserifilos

Crítica: 'Una cuestión de tiempo' (2013), de Richard Curtis

El cine de Hollywood no está falto de comedias románticas. Que le pregunten a la Sandra Bullock ...


El cine de Hollywood no está falto de comedias románticas. Que le pregunten a la Sandra Bullock de los 90 o, si buscamos un ejemplo actual, a Katherine Heighl. Las comedias románticas están faltas de personajes con los que empatizar. Por suerte existe el cine de Richard Curtis para seguir confiando en un género con el que cada día es más difícil conectar.

Si Richard Curtis tuviera la capacidad de viajar en el tiempo al pasado no debería cambiar nada, por lo menos en el terreno profesional. El responsable del guión de 'Cuatro bodas y un funeral' (1994) o 'Notting Hill' (1999) y el director de 'Love actually' (2003) vuelve a demostrar su destreza con el guión en 'Una cuestión de tiempo' (2013). Tim Lake es un chico de 21 años que descubre de boca de su padre que todos los hombres de su familia tienen la capacidad de viajar al pasado. El chico tiene claro que quiere hacer su mundo mejor pero también utilizará este nuevo don para conseguir al amor de su vida. Tim aprenderá que no siempre es posible evitar las tristezas y que arreglar situaciones puede provocar que otras empeoren.


'Una cuestión de tiempo' se mueve además entre diferentes géneros: comedia, drama y ciencia-ficción, que es lo que le otorga el distintivo. Los más puristas con los viajes en el tiempo reconocerán decenas de fallos y paradojas pero deberán deshacerse de ellos. De todas formas, estas parábolas temporales solamente son la excusa para desarrollar la idea de las sobrevaloradas segundas oportunidades y el disfrute las pequeñas cosas de la vida cotidiana.

No se puede hacer otra cosa que rendirse ante todo el reparto. Hay que destacar la actuación de Domhnall Gleeson dando vida al encantador Tim. Su perfil no encaja con el de típico rompecorazones en la gran pantalla pero su aspecto gafapasta y su adorable torpeza encajan como nuevo prototipo de galán. Su actuación ensombrece a la guapísima Rachel McAdams, que cumple su papel al servicio de su compañero. Bill Nighy, un habitual del cine de Curtis, da vida al padre de Tim dando un equilibrio perfecto entre la comedia y el drama.



Aunque el film se haya vendido como una comedia romántica, la película funciona perfectamente como drama sobre la vida. Además, es cierto que en más de una ocasión se juega directamente con las emociones del espectador atacando a los lagrimales sin compasión. Curtis nos quiere dar lecciones de vida pero es demasiado descarado y subraya demasiado su mensaje dejando de lado la visión artística. 

En definitiva, Richard Curtis nos vuelve a introducir en un ambiente ñoño pero gracias al ingenio narrativo y a la magia que desprende, no queda otra que sumergirse en él. Ganadora del premio del público en el último Festival de San Sebastián, 'Una cuestión de tiempo' tiene todos los ingredientes para compartir trono, o incluso arrebatárselo, con 'Love actually', en el podio de mejores comedias románticas.

Nota: 8/10
Reacciones: 

Related

Richard Curtis 4395097404017693733

Síguenos

.

Translate

Ganador en la categoria Cine y TV de los Premios 20 Blogs 2013

Premios 20Blogs

Miembro de la junta de los 'Blogos de Oro'

Con la tecnología de Blogger.

Lo + leído de la semana

+ secciones


Seguidores

Territorio Podcast

ATMÓSFERA CERO PODCAST - EPISODIO 79

Archivo del blog

item