Crítica: 'El quinto poder' (2013), de Bill Condon


Hay historias que nada más conocer sabes que van a ser llevadas a la gran pantalla. La turbia historia de Wikileks y su enigmático líder Julian Assange ya forman parte de este grupo. La parte mala es que también entra en el grupo de películas irrelevantes y decepcionantes, ya que la historia podía haber dado para mucho más que un thriller insulso y sin carácter.

La filmografía de Bill Condon como director no es muy amplia. Hay que destacar 'Kinsey' (2004), 'Dreamgirls' (2006), 'Amanecer: Parte I' (2011) y 'Amanecer: Parte II' (2012) de la saga Crepúsculo. Sí, estas últimas también había que destacarlas. De su faceta como guionista destaca principalmente su trabajo en 'Chicago' (2002), premiado con el Oscar al mejor guión. Con estos antecedentes, era difícil prever que podíamos esperar de 'El quinto poder' (2013).

La película se centra en la relación entre Julian Assange y Daniel Berg, creador y propulsor del proyecto Wikileaks. El guión está inspirado en dos libros: 'Inside Wikileaks', escrito por el propio Berg, y 'Assange', narrado por periodistas del periódico The Guardian. Las dos novelas se centran en el carácter ególatra y la oscura personalidad del protagonista y donde queda marcado como un villano.



Podríamos decir que el conflicto del film radica en si es necesario tener un acceso completo a la verdad o si se pueden proteger ciertos aspectos para salvar la vida de ciertas personas. Un dilema en el que se enfrentan Assange y Berg interpretados por Benedict Cumberbatch y Daniel Brühl, respectivamente que hacen una digna labor con el guión sobre el que trabajan. Un flashback nos enseña cómo se conocieron y cómo, poco a poco, Berg va conociendo detalles de su compañero de trabajo. Posiblemente, ésta sería una de las tramas más interesantes si no fuera por la incompetencia a la hora de plasmarla en la pantalla.



El resto de tramas secundarias quedan totalmente borrosas y algunas de ellas, como la novia de Daniel, no aportan nada a la historia. El resto de personajes quedan desperdiciados, más aún cuando les dan vida Stanley Tucci y Laura Linney, dos actores capaces de muchísimo más. Se nota el esfuerzo por convertir la historia en un thriller tenso pero acaba siendo aburrido por la frivolidad con la que se explica. Al estar basado en unos libretos que toman una clara posición frente al protagonista, el relato parece inacabado o poco documentado.

El público tampoco ha respaldado 'El quinto poder' en la taquilla. La crítica especializada no ha sido benevolente, el reparto no es un llamamiento para acudir a las salas y la suspuesta polémica que iba a crear no existe. "Falsa, oportunista y horrible" son los adjetivos que ha dedicado Assange al film y la verdad es que no puedo estar más de acuerdo.

Nota: 3/10

COMENTARIOS